Sobre las ventajas de las bodas gay

Desde hoy los homosexuales españoles dejan de ser ciudadanos de 2ª. Por fin podrán casarse, como el resto de los habitantes de este país. Si todos somos iguales ante la ley, nos guste o no, debemos serlo, y no sólo los que parecen normales.
A este respecto, me parece que se han lanzado proclamas desde la trinchera contraria (cada vez más trinchera) injustas o, simplemente, estúpidas. Una de ellas es que no debería llamarse matrimonio. Que el matrimonio es sólo entre hombre y mujer, tal y cómo lo refleja el diccionario de la RAE. Sin embargo, olvidan que el lenguaje es un ser vivo, que se transforma y que se adapta a las realidades cambiantes. O sea, que aunque hasta ahora no se haya planteado la nueva definición, no quiere decir que ésta no llegue. ¿Acaso no se han incorporado nuevas definiciones y nuevos significados en los últimos meses? Por otro lado, nadie está diciendo que la Iglesia los acepte. Que los obispos hagan lo que quieran.
Aunque, no me negarán que es una estupidez de su parte desde el punto de vista económico. Si tenemos en cuenta que los sacerdotes suelen pedir una "voluntad tasada" por la ceremonia (en torno a 60 euros), que tienen acuerdos con floristerías y, en algunos casos, con los músicos y cantantes, el flujo de ingresos al que están renunciando es sustanciosa.
Finalmente, en cuanto a lo de la adopción, el argumento preferido ha sido lanzar la pregunta:
¿Tiene derecho el bebé a tener padre y madre?

Evidentemente, es una pregunta trampa, porque tener padre y madre no garantiza una buena vida para el bebé. Se puede tener un padre o una madre hijos de puta y sufrir una infancia triste. Aparte de que esto excluiría a las familias monoparentales, cosa que a día de hoy es obviamente una estupidez solemne, pero una estupidez al fin y al cabo.
Por tanto la pregunta debería ser: ¿Tiene derecho un bebé a ser criado en un ambiente de cariño y de estabilidad emocional? Si se hace así la pregunta, a lo mejor las respuestas nos llevarían a plantearnos muchos supuestos principios "inamovibles".

Comentarios

  1. De hecho, si se sigue la premisa de "¿tiene derecho el bebé a tener padre y madre?" hasta sus últimas consecuencias, se llegaría al absurdo de retirar la custodia a un cónyuge que quede viudo ¿no?

    De todas formas, con aquello de que el matrimonio entre homosexuales es lo peor que le ha pasado a la sociedad en 2.000 años ya se han cubierto suficientemente de gloria... señor, señor...

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, al lado de esto, las dos guerras mundiales, las pestes de la edad media, las hambrunas de África, etc., etc. son pecata minuta. Si es que...

    ResponderEliminar
  3. Paciolo9:11 p. m.

    EN EL REGISTRO CIVIL...

    - "Siguiente..."

    - "Buenos días, quería pedir una licencia de matrimonio"

    - "¿Nombres?"

    - "Antonio y Juan Jiménez Seisdedos"

    - "¿Jiménez Seisdedos? ¿Son familiares?"

    - "Si, somos hermanos"

    - "¿Hermanos? No pueden casarse"

    - "¿Por qué no? ¿No están dando licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo?"

    - "Si, a miles. Pero no a hermanos. ¡Eso es incesto! No me importa que sean Uds. homosexuales, pero sí que sean hermanos"

    - "¿Homosexuales? No, nosotros no somos homosexuales"

    - "¿No son gays? ¿Entonces por que quieren casarse?"

    - "Por los beneficios fiscales que reporta, por supuesto. Y además nos queremos. Por otro lado, no tenemos mas pretendientes"

    - "Pero estamos dando licencias de matrimonio a parejas de gays y lesbianas a las que les ha sido denegada una protección equitativa ante la ley. Si no sois gays, podéis casaros con una mujer"

    - "Un momento. Un gay tiene el mismo derecho a casarse con una mujer que yo. Pero sólo porque yo no soy gay no significa que me quiera casar con una mujer. Yo me quiero casar con Juan, ¿Es que nos va a discriminar porque no somos gays?"

    - "De acuerdo, de acuerdo, aquí tiene su licencia. Siguiente"


    - "Hola. Estamos aquí porque queremos casarnos"

    - "¿Nombres?"

    - "Abelardo Espinete, Jaime Porras, Elena Espárrago y Matilde Cabeza de Vaca"

    - "¿Y quien se quiere casar con quien"

    - "Todos nos queremos casar con todos"

    - "¡Pero si sois cuatro!"

    - "Correcto. Verá, es que somos bisexuales. Yo amo a Jaime y Elena, Jaime me quiere a mi y a Elena, Elena quiere me quiere a mi y a Matilde y Matilde quiere a Jaime y a Elena. Casarnos todos juntos es la única manera que tenemos para expresar nuestras preferencias sexuales en el matrimonio"

    - "Lo siento, solo estamos dando licencias a parejas de gays y lesbianas"

    - "O sea, que están discriminando a los bisexuales"

    - "No, lo que ocurre es que la idea tradicional es que el matrimonio es para parejas"

    - "¿Desde cuando están ustedes siguiendo la tradición?"

    - "Bueno, en algún sitio tiene que estar el límite..."

    - "¿Quién lo dice? No hay razón para limitar el matrimonio a las parejas. Cuantos más, mejor. Además, ¡exigimos nuestros derechos! El PSOE dice que la constitución garantiza la misma protección para todos bajo la ley.

    - ¡Dénos nuestra licencia de matrimonio!"

    - "De acuerdo, de acuerdo, aquí la tiene. Siguiente."


    - "Hola, quería una licencia de matrimonio"

    - "¿A qué nombres, por favor?"

    - "Facundo Sarasa"

    - "¿Y el otro?"

    - "Solo soy yo. Me quiero casar conmigo"

    - "¿Casarte contigo? ¿Qué quieres decir?"

    - "Bueno, mi psiquiatra dice que tengo personalidad doble, de modo que quiero que se casen mis dos "yos". Quizá entonces me rebajen los impuestos al hacer la declaración conjunta"

    - "...Señor qué día llevo..."

    ResponderEliminar
  4. :-)
    Será cuestión de que estas minorías hagan oir su voz y que los legisladores se manifiesten al respecto. De todas formas, Paciolo, el sistema de llevar las cosas al extremo no es un buen argumento. Según eso, ¿por qué no voy a poder operar yo que no soy médico, pero que disfrutaba jugando a los médicos de pequeño? No dejarme hacerlo es coartar mi libertad personal... Mal asunto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista