Otra vez en la crónica negra... :(

Hoy aparece en algunos medios nacionales una triste pregunta: ¿otro caso Almería?
Nuestra sociedad es especialista en crear mosntruos, pero éstos son más terribles cuando ostentan algún tipo de poder legal sobre los ciudadanos.
Sin entrar a valorar el grado de violencia necesario para reducir a una persona, en este caso hay al menos un par de situaciones que resultan sospechosas. La primera es meramente numérica, cuatro contra uno. O el tipo era algo así como Hulk, o los 4 guardias son muy poquita cosa. La segunda es la existencia en las dependencias de la guardia civil de material no autorizado.
Supongo que todos podríamos el grito en el cielo si descubriéramos en el disco duro del ordenador del juzgado de menores, imágenes de pedofilia. Pues me parece que la segunda situación arriba mencionada es prácticamente lo mismo.
También supongo que no hay que dejarse llevar por las primeras impresiones, que a lo mejor se está acusando a estos agentes sin razón. Por ello, la propia Guardia Civil debería ser la primera interesada en un rápido esclarecimiento de los hechos, de forma que se tomen medidas tanto en el caso de que se confirme la supuesta tortura, como si resultara finalmente un fatídico accidente.

Comentarios

  1. Me autocomento. Esta mañana en la SER, el abogado de los guardias civiles explicada la diferencia entre material no reglamentario y material prohibido. Estamos ante el primero de los casos y el arma en cuestión es un "chisme" eléctrico de defensa que en otras secciones de la Guardia Civil si que se contempla como equipo reglamentario.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista