Soy libre

Al fin. Apenas podía creérmelo. Ya no dependo de Telefónica (o Telefonica), desde ahora tendré que bregar con Jazztel que, de momento, ha tardado más de lo prometido en principio y de los 20 megas apenas llega a 4, que es más de lo que me ofrecía el antiguo monopolista por el mismo precio (512 Kb, llamadas aparte). Vamos, que estoy contento y que me pregunto cómo es posible que siga siendo el operador dominante. No me lo explico, porque mira que llegan a ser mantas.
Pues eso, que brindo por el nuevo año y por el fin de los monopolios.

(A ver para cuando el de Iberia en el Aeropuerto de Almería)

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista