21 años de conversación

Hace ya 21 años que mantengo una larga conversación con 4 de mis amigos de infancia. Es una charla un tanto especial, que se celebra una vez al año, el día de mi cumpeaños (25 de diciembre, para más señas) y que abarca cada vez una par de horas o tres. El tema apenas varía de año en año: nuestras vidas.
Unas vidas que en estos 21 años han variado notablemente. Comenzamos siendo estudiantes, fuimos parados, trabajadores, autónomos, profesores, novios, maridos, padres... Hemos pasado enfermedades, largas y dolorosas convalecencias, se nos han muerto familiares cercanos y alguno incluso ha dejado de vivir en contradicción consigo mismo. Poco a poco, el cumpleaños de alquel postadolescente que fui se ha ido transformando en una reunión de treintaytantones que se acercan a la cuarentena y que siguen manteniendo algo de lo que me siento especialmente orgulloso y agradecido: la amistad que nos unió hace ya tanto tiempo.
Cuando este 25 de diciembre pasado fui consciente de que nuestras reuniones comenzaron en la Navidad de 1985, tomé plena conciencia de lo que les quiero y de lo que ellos me quieren y, aunque puedan pensar que se lo dije "de boquilla", no puedo más que afirmar que el mejor regalo de cumpleaños, el que espero con ansiedad durante 365, es que vuelvan a venir a casa de mis padres cada día de navidad, y que ahora lo hagan con sus familias. Gracias Juan Carlos. Gracias Andrés. Gracias Marcos. Gracias Javi.

Comentarios

  1. Anónimo9:23 p. m.

    Algunos somos testigos privilegiados de esta tradicion que ha arraigado en nuestras vidas como un acontecimiento mas de las fiestas navideñas. No hay Navidad sin la merienda del cumple de David en casa de sus padres. Y aunque las circunstancias personales hayan ido modificandose, alli siempre hemos procurado estar. Nunca ha faltado la invitacion telefonica a modo de saludo y recordatorio. Nuestras conversaciones y puesta al dia de las novedades vitales de estos 5 compañeros de colegio son siempre un cumulo de anecdotas que difieren poco de la realidad social que vivimos. Pero que puestas con nombres y apellidos se ven y valoran de una forma muy diferente. Pero ciertamente cuando le tienes que explicar a alguien cercano a ti esta tradicion, pone cara de asombro jejeje no es facil encontrar a 5 tios cercanos a los 40 (aunque me pese mas a mi que a ninguno de los demas porque soy el mayor) de una quinta del 68 que con espiritu de libertad y solidaridad entrañable espera cada año poder a volver a reunirse juntos en torno a nuestro amigo David... y que sea por muchos años esta invitacion porque viviremos sin el Corte Ingles, ni Papa Noel ni las luces y villancicos, pero sin el cumple de David no hay Navidad,,,, con cariño de siempre Marcos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea