El secreto de la pirámide

Escrito aprisa y corriendo a petición de La Voz para explicar por qué pasan una y otra vez los casos Forum Filatélico y afinsa.

De vez en cuando nos asalta desde las primeras páginas de los periódicos o desde los titulares de radio y televisión una nueva estafa piramidal. Un tipo de estafa que debe ser tan antigua como la de la estampita pero que es, a tenor de las cantidades de afectados y de los millones de euros sustraídos, mucho más eficaz.

En funcionamiento es sencillo: cójase a un panoli (al que para la ocasión se le denomina cliente, o impositor, o inversor, o lo que sea que suene bien y legal). Se le vende un bien de inversión (acciones, obligaciones, sellos, cuadros, o ladrillos del partenón, algo que suene bien o incluso racional) y se le garantiza al cliente que su inversión se revalorizará como mínimo un X% con total garantía, siempre por encima de los intereses aportados por los bancos, para que el cliente se arriesgue a confiar en los timadores atraído por el beneficio extra.

Una vez embaucado al primero, hay que encontrar algún otro que esté dispuesto a comprar el mismo activo o parte de él, o un nuevo, con la promesa de una revalorización segura. Los nuevos compradores generan ingresos suficientes para pagar al primer cliente sus intereses y para obtener un buen beneficio. Luego habrá que encontrar una nueva hornada de panolis que abonen los intereses de los primeros y segundos. Mientras haya “clientes” en abundancia habrá beneficios para los estafadores.

Pero todas estas estafas están abocadas al desastre, por su propia naturaleza. Cada vez se necesita más gente para cubrir las inversiones de los primeros. Como en una pirámide que se comenzara desde arriba, para cada nuevo escalón cada vez necesitaríamos más ladrillos. Todo tiene un límite, incluso el número de almas crédulas que hay en el mundo, así que finalmente llegará el día en el que los primeros escalones de la pirámide no puedan cobrar y es entonces cuando estalla el escándalo.

Como medida cautelar siempre hay que desconfiar de los valores seguros y de elevada rentabilidad, ya que una de las reglas básicas del mercado es que el riesgo es caro y la seguridad barata. A veces es difícil, muy difícil, ya que hay una finísima diferencia entre lo legal y lo aparentemente legal. Otra pista puede ser considerar que es difícil encontrar algún tipo de activo que suba y suba y suba, siempre lo haga en la misma cuantía. Los mercados tienen a ser bastante volátiles. Para consuelo de los afectado por el Forum, es difícil pensar que una empresa tramposa va a gastarse dinero en esponsorizar un equipo de baloncesto de la élite nacional durante años...

Comentarios

  1. Evidentemente, la pirámide hace referencia al caso Afinsa / Forum Filatélico

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea