Un disparo entre las cejas de Microsoft

Google lleva tiempo apuntando a la cabeza del gigante de Redmon. Pero era un objetivo muy difícil, con una base instalada de software impresionante en el mundo y con su Windows y Office ejerciendo de estándares de hecho en los mercados mundiales. ¿Qué curso de ofimática que se precie no es en realidad un curso de MS Office?
Independientemente de lo simpático que a uno le caiga Bill Gates, hay que reconocer que tanto Word como Excel con muy buenos programas. Incluso Outlook en PC y Enourage en Mac hacen de manera ejemplar su función, por eso son usados por gran número de personas en el mundo.
La estrategia del nuevo Gran Hermano es clara: Internet, internet y más internet. ¿Se imaginan que no haga falta llevar encima el ordenador para acceder a tu escritorio personal, desde cualquier plataforma, desde cualquier punto del mundo? Tentador, ¿verdad? Tembién potencialmente inseguro, aunque los numerosos agujeros de windows no son precisamente la panacea de la seguridad.
A lo que iba, Google acaba de sacar al mercado (¿sacar al mercado?) la beta de su nueva hoja de cálculo. De momento una beta que aún no permite generar gráficos pero que puede ser modificada online por más de una persona a la vez. Antes ya había comprado Writely, un procesador de textos online perfectamente operativo. Poco a poco, las piezas de la pistola de google se van armando y es posible que a medio plazo sea capaz de disparar una bala lo suficientemente grande como para hacerle daño a la multinacional de las ventanas. En el fondo, a día de hoy lo único que le falta a Google (después de haber llegado a un acuerdo con la fundación Mozilla) es una aplicación de base de datos. MS Access no es precisamente un dechado de virtudes y, desde luego, no es nada amigables de cara al usuario, lo que explica el avance de FileMaker Pro. En cualquier caso, de cara al usuario de hogar y al escolar, la oferta comienza a ser muy atractiva, sobre todo si tenemos en cuenta su relación calidad/precio, tendente a infinito, dado que el precio a priori es cero...
Con todo, esta partida la juegan al menos dos, con permiso de Apple y Yahoo, y Microsoft está tardando más de la cuenta en su nuevo Windows Vista... ¿Vendrá con sorpresa?

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea