Desde La Linea

En Cádiz, al fin de vacaciones. El clima está siendo benigno, aunque hoy el viento de Poniente sopla fuerte (posiblemente nos arruinará la tarde de playa). Desde el viernes no he estado conectado y apenas he leído la prensa, pero me ha llamado profundamente la atención el suceso de los huelguistas en El Prat.
¿Por qué se manifestaron de una manera tan brutal, y hasta crual, los trabajadores de tierra de Iberia si las empresas concesionarias han dicho que garantizarían los puestos de trabajo?
Sólo se me ocurre una respuesta: no se lo creen... Y no se lo creen porque se han vivido sucesos similares antes y han terminado con reducciones de personal. Además, como vieja empresa pública, Iberia fue acumulando personal, del que se ha estado deshaciendo en los últimos tiempos. Aparte, no es lo mismo trabajar para Iberia que para cualquier otra. Es comprensible, hasta se pueden compartir sus temores pero lo que no tiene ningún tipo de excusa es la forma y el tiempo en el que han llevado a cabo su protesta.
Qué quieren que les diga. Creo que han logrado la animadversión de los usuarios de avión, que somos muchos y que habrá quién después de haber estado tirado en el suelo de la terminal por dos días esté deseando que los despidan en masa.

Comentarios

  1. Hola...vine a saludar y agradecer la visita y también a leer un tema que tenías hace un tiempo atrás: sobre los inmigrantes.

    No lo encontre, si lo tienes por ahí me cuentas donde.

    Un saludo desde Chile

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea