Efecto llamada o llamada de efecto

Atención, noticia bomba: en España hay entre 800.000 y 1.000.000 de residentes extranejeros ilegales. O eso parece, a tenor de los datos de población hechos públicos ayer por el INE. Como era de esperar, esta mañana han vuelto los comentarios sobre el efecto llamada. Según este supuesto efecto, las legalizaciones masivas actúan como un elemento de atracción para los miles de extranjeros que cada año "asaltan" nuestras fronteras. Sin embargo, los tozudos hechos no lo dejan tan claro. En primer lugar porque se ha producido una clara desaceleración en el número de extranjeros empadronados. Y, en segundo lugar, porque el verdadero efecto llamada es la diferencia de renta entre los países emisores y España, el fortísimo proceso de creación de empleo poco cualificado que se ha producido en este país y nuestra situación como puerta de Europa, que provoca que España sea una mera estación de tránsito para muchos inmigrantes.
Por tanto, no creo que la legislación tega mucho que ver. Y si así fuera, el famoso SIVE o los acuerdos con los países emisores debieran actuar como "efecto" rechazo. Y, está claro, que la gente prefiere enfrentarse a un trayecto inseguro y peligroso, en el que pone en juego su vida antes que quedarse en su lugar de origen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista