Tiros al aire

Llevo horas aquí agazapado. Qué rollo. Ningún ave a la vista. Esto de la posta no va conmigo.
Nada a lo que disparar. Nada a lo que mirar. Nada. Nada que hacer más que pensar. Pensar. No es que me disguste, no, pero es que yo vine a disparar. Y no disparo, pienso. Pienso que no disparo.
¿Y si doy un tiro al aire? No creo que nadie diga nada. Siempre puedo decir que se me escapó. Soy novato. Si, disparo, y al menos habré soltado algo de adrenalina. Aprieto el gatillo... Ya.
Han sonado dos tiros, no puede ser. No hay ningún pájaro a la vista. Me duele, me duele la espalda.
¡Mierda! no me oigo gritar. Me duele, me duele. Me voy a desmayar... ¿A quién se le habrá escapado este puto tiro? ¿A quién?

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista