El Clan del Oso Cavernario


Estoy de vacaciones. Así que ahora tengo tiempo para leer algo distinto a los tratados de economía o de historia económica. Este verano he decidido dedicarle un tiempo a la novela de Jean M. Auel. Hacía años que la tenía en el punto de mira, pero primero fue una manía febril por la novela sudamericana y luego la falta de tiempo. Esta semana, por fin, me he desquitado.
Me ha perecido increible que se me hubiera resistido hasta ahora, básicamente porque la evolución humana es uno de mis temas favoritos, leo casi todo lo que a este respecto cae en mi mano. La novela en sí es entretenida, y deja entrever muchas de las diferencias entre las dos especies humanas de la época. Sin embargo, hay algunas cosas que no terminan de cuadrarme, una es la posibilidad de híbridos entre neandertales y cromañones, lo que no tengo demasiado claro que fuera posible. Además, estoy convencido de que una buena explicación para la desaparición de los primeros es la facilidad innata de los sapiens sapiens para la violencia. Otra es la posibilidad del recuerdo de especie de los neandertales: me cuesta creerlo.
Le doy un 6 sobre 10, y las gracias por haberme lanzado a la lectura de un libro que compré el pasado invierno sobre la evolución humana.

Comentarios

  1. Hola...

    Espero que salven tus vacaciones y regreses con las pilas puestas.

    Te escribo asi, en lenguaje coloquial, para que de verdad te olvides de la academaia.

    Saludos desde Chile

    ResponderEliminar
  2. Gracias. Bueno, pues las vacaciones se me han terminado :-( . A partir de hoy vuelvo a la carga. Nos leemos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea