El Mac se convierte en una navaja suiza [Tec]

Apple decidió el pasado año migrar toda su gama de ordenadores hacia los procesadores Intel. Muchos pensaron que tal decisión era un error, ya que con ello desaparecía una de las principales diferencias de la marca con respecto a la competencia.
Ciertamente que la apuesta era muy arriesgada, pero la situación de atasco en la evolución de los chips de IBM precisaba decisiones arriesgadas. Un año después de comenzar, la transición de procesadores ha terminado: toda la gama tiene el corazón modificado.
Evidentemente, tener el mismo chip que los PC suponía que era teóricamente posible que en ellos se pudiera correr windows. Y a la inversa (que era mi apuesta), que en los PC se pudiera correr MacOS X.
Primero fueron los usuarios quienes enfrentaron el reto de arrancar Windows en el Mac, para lo cual se organizó un concurso. Pero luego fue la propia empresa de la manzana la que sacó una aplicación que permitía la instalación de Windows en una partición distinta y dejaba elegir al usuario con qué sistema arrancaba: BootCamp. Posteriormente, la empresa Parallels dio un paso más y sacó al mercado Parallels Desktop, que permitía arrancar windows, linux o cualquier otro sistema nativo de la arquitectura Intel sin necesidad de volver a arrancar el ordenador, tal y como si fuera una aplicación más del MacOS X.
Ahora, Codeweavers ha dado un paso más allá, al publicar la primera beta de Crossover Mac, que permite arrancar aplicaciones elaboradas para Windows directamente sobre el Mac. O sea, sin necesidad de instalar el Windows.
Por tanto, cuando uno compra un ordenador Apple, en realidad está comprando una navaja suiza multisistema :-)

Comentarios

  1. Y con los nuevos iMacs que acaban de salir, te pillas un 24" y tienes una navaja suiza multisitema/centro de ocio multimedia de diseño por un precio más que razonable. Óle.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista