Cabo Trafalgar [Libro]

Antes de comenzar, dos cuestiones previas: uno, no me gustan las efemérides y, dos, Arturo Pérez-Reverte no es santo de mi devoción. Respecto a la primera apreciación, odio que me pongan fechas para leer, bastante tengo con los estrechos plazos de los trabajos que son el objeto de mi ámbito laboral. Con respecto al segundo, le prefiero en la distancia corta, cortísima, de los artículos de opinión. En ellos, su eterno cabreo encuentra asiento y no aburre. En las distancias largas, no termina de gustarme. no puedo concretar por qué, pero no me termina de llenar.
Cabo Trafalgar es el relato de la batalla de Trafalgar, acaecida el 21 de octubre de 1805 entre la escuadra combinada de Carlos IV de España y el por entonces emperador, Napoleón, y la flota inglesa comandada por el almirante Nelson.
La batalla es narrada con la crueldad propia del cine actual, en el que no se le ahorra al lector ni un centímetro cúbico de hemoglobina, y que refleja perfectamente el caos, la furia y la barbarie de lo que debieron ser aquellas batallas. Además, en esta ocasión, la pose de cabreado con el mundo de Pérez-Reverte viene al dedo, sobre todo cuando responsabiliza del desastre a los desmanes de los poderosos del país, que primero dejaron morir la armada española presa de la desidia y la burocracia y, segundo, extendieron una alfonbra roja para que el ejército napoleónico atravesara los Pirineos.
Reverte introduce algunos anacronismos que ayudan al lector a entender los sentimientos de los personajes y una maldad que, leída por primera vez en estas fechas, parece más una crueldad: la referencia a Rocío Jurado.
En líneas generales me ha gustado, y me recuerda al Reverte de Territorio Comanche, que me encantó. Tanto es así, que me he atrevido a comprar El pintor de batallas, su última novela hasta la fecha. Debe ser que me gustan las historias de perdedores.
Le doy un 7,5 sobre 10.
Enlace interesante sobre la batalla de Trafalgar: www.batalladetrafalgar.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea