El jodido niño [Relato]

– No lo hagas. No tires el cochecito...
El niño hizo caso omiso de las peticiones de su padre y tiró la preciosa miniatura del porsche plateado. El padre llegó al borde de la terraza a tiempo para ver cómo el cochecito se hacía añicos contra la acera. En ese mismo instante el padre tuvo la fugaz idea de mandar al niño tras el coche. Está justificado, se dijo, era un porsche.
El padre cogió al niño por los brazos, de forma que le hizo daño y le acercó a la barandilla. El niño miró hacia abajo y comenzó a llorar... Lo ves, se ha roto, ya no podrás jugar con él nunca más. Y luego le dio un beso en la frente y lo dejó en el suelo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea