Sobre la marcha [Relato]

No corras, espera. Ven. ¿Por qué quieres irte ya? ¿No te apetece descansar?
¿Por qué me miras así? Acabamos de compartir nuestros cuerpos, ¿acaso te ha disgustado tanto que quieres salir huyendo? ¿O es que temes que te diga que te quiero?
Tranquilo, sólo te deseo, o te deseaba. De momento no hay nada más y no sé si lo podrá haber. Has sido un polvo de los que yo llamo sobre la marcha. Nada importante, sólo sexo.
¿Te extraña? ¿Creías que los hombres teneis el monopolio del sexo sin amor? Me vas a perdonar, pero me parece un tanto presuntuoso.
Bueno, vete si quieres, tranquilo, no te lo menionaré nunca. Huye despacio, no vayas a tropezar. Lo mismo algún día, sobre la marcha, lo hablamos. Adios.

¿Qué te pasa? ¿Ya no quieres irte? No hay quien entienda a los hombres.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista