¿Existe el cambio climatico?

Hace ya más de un año comentaba un artículo de Crichton en liberalismo.org, no sé si en esta bitácora o en otra. La cosa es que en aquel momento salió el contable que llevo dentro y opté por la opción del principio de la prudencia valorativa, algo así como un "ponte siempre en lo peor". Hoy, he vuelto a visitar esa página y me he encontrado con una conferencia del mismo autor traducida al castellano. En esta conferencia aporta nuevas y más devastadoras críticas sobre la influencia del aumento del CO2 sobre el cambio climático. Algunas tienen sentido, pero otras, sinceramente, adolecen de cierta dosis de demagogia. Y es curioso lo que sucede a veces, ya que justo hace unos días que me ponía a leer los resultados del denominado Informe Stern, en el que se utiliza como fuente de partida la información del Panel Internacional de Expertos sobre el cambio climático de la ONU. En dicho informe se hace una evaluación de los costes de la inacción y se ponen en relación con los beneficios futuros. Y la actuación sale bastante a cuenta. Crichton se pregunta qué cosas se mantendrán en 2100, cuáles de ellas habrán cambiado tanto que muchos de nuestros presupuestos actuales estarán desfasados. Y yo no puedo por menos que preguntarme y preguntarle, ¿cuánto de lo que está usted diciendo no es el fruto de una confianza ciega en el progreso tecnológico? ¿Será una excusa, en el caso de que los científicos defensores del cambio climático tengan razón, el decir que no les hicimos caso porque su rango de error era inaceptable? Posiblemente, señor Crichton, yo seré un cobarde, pero prefiero pecar de ello que pecar de demasiado optimista, y rozar la negligencia en un tema que puede resultar tan serio. Hay pruebas y evidencias de colapsos de civilizaciones antiguas por culpa, entre otras causas del deterioro medioambiental inducido por ellos mismos, imagino que muchos de ellos desoyeron las voces que les decían "vamos por mal camino". Supongo que la mayor parte de esas sociedades pensaron, el consenso científico no garantiza la verdad de los planteamientos (pero tampoco los deja fuera de juego –véase lo que se ha escrito sobre el tema de la evidencia sobre cambio climático según Google académico–)
Por último, no puedo dejar de sorprenderme uno de los argumentos en los que defiende que se plantean actuaciones de cara a los próximos 100 años y se obvian los problemas actuales de hambre en el mundo. ¿Acaso son cuestiones excluyentes? ¿Acaso no son los gobiernos de los países desarrollados los que se están pasando por el forro sus propios acuerdos relacionados con los objetivos del milenio?

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista