viernes, junio 30, 2006

Más y más

La Unión sonaba en mi iPod: cabalgando en la pasión; deseo más y más, vamos nena hasta el final...
Entonces mis ojos se cruzaron con los suyos. El vaivén del vagón nos había obligado a mirarnos esa primera vez.
Luego, cada pocos segundos, yo volvía a mirarla, y ella seguía observandome, desnudándome con sus pupilas, pensé. Ella se bajó en García Noblejas y yo seguí hasta Pitis. Cuando, al llegar a casa, Ana me dio el beso de costumbre, mis labios aprovecharon la ocasión y resbalaron hasta su cuello, bajaron por sus brazos y volvieron a su boca. Ana, sorprendida, respondió clavando sus uñas en mi espalda.
Yo seguía viendo aquellas pupilas que se me cruzaron en el metro...

jueves, junio 29, 2006

El Plan Nacional de Reformas

Este es un artículo preparado a toda prisa para el suplemento de economía de Ideal: Expectativas.

Hace unos días tuve la fortuna de asistir a una presentación del Programa Nacional de Reformas que está elaborando el gobierno. Lo primero que tengo que reconocer es que afortunadamente hay gente que se dedica a pensar en los problemas de nuestra economía, cosa que había comenzado a dudar, ante el conformismo que me parecía detectar con nuestra actual tasa de crecimiento y la forma a través de la cual llegamos a ella.
El diagnóstico, lejos de las fanfarrias con las que se adornan estas cosas por parte de las administraciones (sean del color que sean), es coincidente con el conjunto de los analistas del país, incluso es inusualmente crudo en algunos aspectos. Por ejemplo, se comenta que el crecimiento de nuestro PIB ha sido muy superior al de la UE. Sin embargo, también se reconoce que ese crecimiento diferencial no se ha trasladado completamente a la convergencia real, ya que nuestra población ha crecido también muy deprisa, por lo que la diferencia en términos de PIB por habitante ha sido mucho más discreta (concretamente el diferencial de 1,4 puntos en tasa de crecimiento del PIB en el período 2000-2005 se ve limitado a sólo 3 décimas cuando se pone en relación con el número de habitantes).
En dicho diagnóstico se concluye que el problema principal de nuestra economía es la productividad, menor que la media europea, y que tiene reflejo en nuestra competitividad exterior, el crecimiento económico o en la calidad de vida de los españoles. Productividad que, de no haber divergido con respecto a la europea, nos hubiera permitido lograr la convergencia con la media de la UE-25, incluso podríamos haberla sobrepasado con nuestro actual nivel de ocupación. Por tanto, nuestro patrón de desarrollo ha estado centrado en la movilización de recursos humanos dedicados a labores de baja productividad, que nos han permitido crecer (en la medida que usábamos más cantidad de factor trabajo) pero que tiene un máximo físico (el pleno empleo). Es decir, en el momento en el que la disponibilidad de trabajadores se convierta en un problema, la economía española podría frenarse bruscamente.
Otro de los problemas que nos aquejan en mayor medida es el de nuestra especialización geográfica. Nuestra exportaciones se dirigen mayoritariamente hacia aquellos mercados internacionales que menos dinamismo demuestran, mientras que a zonas como América del Norte o Asia enviamos el 11% de nuestras ventas al extranjero, siendo éstos los responsables del 69% del crecimiento económico mundial. Y, para finalizar el panorama de nuestros males, se demuestra por enésima vez nuestra especialización productiva en bienes de intensidad tecnológica media-baja.
A partir de este diagnóstico, los técnicos del ministerio plantean dos grandes objetivos para la economía española:
  • Lograr la convergencia plena con la UE-25 en 2010 (actualmente estamos en el 98,7%).
  • Alcanzar una tasa de empleo del 66% en 2010 (por encima del actual nivel de la UE-25).
Hasta aquí todo correcto, aunque probablemente los objetivos podrían haber sido algo más ambiciosos, ya que prácticamente han disparado sobre seguro. No obstante me preocupa la parte de las soluciones. Si he de ser sincero, muchas de ellas las comparto al 120%, pero la impresión general que me queda es que se han limitado a reescribir programas que ya estaban en marcha. A ver si me explico mejor, me da la impresión de que, de lo que se trata es de buscar una justificación ex post a cuestiones que ya estaban sobre la mesa.
Para que se hagan una idea, el Gobierno plantea siete ejes en su Plan Nacional de Reformas (los enumero en la misma forma y orden que aparecen en el documento de presentación):
  1. Refuerzo de la estabilidad macroeconómica y presupuestaria (en realidad, un plan para reducir nuestra deuda pública de cara al futuro de la SS).
  2. Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte (PEIT) y programa Agua (ambos proyectos de arranque de la legislatura).
  3. Aumento y mejora del capital humano (éste si que influirá de forma relevante, aunque se centra en la reducción de la tasa de abandono escolar).
  4. Estrategia I+D+i (programa Ingenio 2010, también relevante en la solución de los problemas que nos aquejan).
  5. Más competencia, mejor regulación, eficiencia de las administraciones públicas y competitividad. (No se plantea abiertamente una reforma de la administración pública, aunque se incluyen medidas ya tomadas –liberalización del transporte ferroviario de mercancías– y otras que de tomarse mejorarían el funcionamiento de nuestros mercados.
  6. Mercado de trabajo y diálogo social (con objetivos ya marcados hace tiempo: reducción de la temporalidad, aumento de la empleabilidad de los jóvenes, aumento de la ocupación femenina, etc.).
  7. Plan de Fomento Empresarial, que incluye medidas tales como la reducción del impuesto de sociedades, bonificaciones en las cuotas de la seguridad social, facilidades para los jóvenes que creen empresas, etc.)

miércoles, junio 28, 2006

España eliminada. Qué alivio....

Debo ser uno de los pocos españoles que anoche, tras ver el partido se alegró de la eliminación de nuestra selección. Y no es que sea un ultranacionalista vasco, o catalán, o gallego, o andaluz, o madrileño; es que odio el escándalo que forman mis vecinos los días de partido. Qué le vamos a hacer, me gusta el silencio, siempre que no sea un silencio maltratador, claro.
¿Qué es un silencio maltratador? Ese que se ejerce con la clara voluntad de hacer daño al que lo escucha (¿se puede escuchar el silencio?). Ese que se plantea como un muro de desprecio, ese que se escenifica sin previo aviso. Ese, en fin, que no es buscado, sino inducido por otros para doler (¿puede doler el silencio? Si).
Al final España perdió 3-1 contra Francia, contra una ilustre nómina de jugadores que lo han sido todo y que posiblemente no vuelvan a jugar un mundial, contra un equipo que dejó claro que el ímpetu de la juventud a veces resulta desordenado y, por tanto, improductivo frente a la veteranía y la experiencia (¿se me nota que me acerco a los 40?).

martes, junio 27, 2006

Se busca mono

Para los que no me lean desde España, la empresa VolksWagen ha lanzado una campaña publicitaria de su nuevo Polo, protagonizada por un mono astronauta que roba el coche a un par de jóvenes. En anuncio de televisión es bastante divertido y tiene una secuela en la que los policías paran a un polo rojo en el que no va el mono, sino dos chicas. También en la radio se emiten anuncios en los que las autoridades tranquilizan a la población ante la amenaza del mono conduciendo el Polo (si condice naves espaciales, debe ser capaz de conducir un coche). Y hoy me he topado con una nueva pieza del rompecabezas publicitario: la página sebuscamono.com.

En la web están los anuncios que he comentado, pero, sobretodo, expanden el mensaje a través de noticias, comentarios de la gente, etc. Desde el punto de vista del marketing me da la impresión de que Internet es lo más parecido que tenemos a la interrelación directa con el público target de la campaña, lo que obligará a las agencias a contratar a personal capacitado y conocedor del nuevo y potente medio de comunicación, en el que la máxima de llamar la atención es vital, ante el panorama de millones y millones de páginas distintas.

Cosas como ésta ahondan en mi impresión de que los cambios que está introduciendo Internet en nuestras vidas, y que serán más profundos de lo que imaginamos al principio.

lunes, junio 26, 2006

Restando minutos

Diez. Apenas me queda tiempo. Y no estoy preparado, nadie está preparado para algo así. Bueno, tal vez alguno de esos santos de los que me hablaban los salesianos. Es demasiado poco, y tanto lo que me queda por hacer.
Nueve. El reloj avanza demasiado deprisa, y mi corazón se ha sumado a la fiesta provicándome un copioso sudor: ¡Párate, maldito segundero! No sigas, dame más tiempo. Quiero más tiempo. Necetito más tiempo.
Ocho. Es inútil, ya es demasiado tarde para mi. No hay salida, me fulminarán. Espero que al menos sea rápido. ¡Maldito reloj! ¡Maldito tiempo perdido! Ahora me acuerdo de ti.
Cinco. Ya han entrado, nos miran con desprecio, les estamos fastidiando una estupenda mañana de playa. Querrán volver rápido a casa. Querrán estar con los suyos aprovechar su tiempo, ellos que tendrán todo el del mundo...
Tres. Han repartido los folios. El sudor ha desaparecido. Ya no hay vuelta atrás. El examen comienza.
Cero. Leo las preguntas. Estoy muerto.

viernes, junio 23, 2006

La palabra maldita

– Dime que me quieres.
– ¿Por qué?
– Porque lo sientes... Si es que lo sientes.
– Lo siento...
La expresión esperanzada dio lugar a la deseperanza.
Y ella se marchó.

jueves, junio 22, 2006

Resultado de la prueba

Pues si, resulta que introducir una cadena de caracteres de moda en Google parece impulsar las visitas. Hace unos días escribí una entrada titulada "Yo escribí el Código Davinchi". La idea era comprobar si esas palabras podrían hacer por si mismas que el número de visitas de la página se disparase, cosa que ha sucedido.

Si visualizais mis estadísticas, podreis comprobar cómo entre finales de mayo y primeros de junio, las visitas a la Bitácora se multiplicaron, llegando incluso a batir el récord absoluto de entradas diarias. Comprobada la cosa, empiezo a pensar en cúantas páginas del mundo no estarán llenas de textos insensatos, con el fin de salir bien parados en los
buscadores y poder lograr ingresos por anuncios o bien lograr engordar eso que se llama vanidad y que es una de las monedas más poderosas que existen en el mundo. "El alago debilita", que diría un insigne amigo.

El valor del medioambiente

Recuerdo que cuando impartía clases de Economía Mundial en la licenciatura de Dirección y Administración de Empresas y llegaba al tema de la pobreza, antes de meterme en materia, les contaba a mis alumnos las limitaciones del Producto Nacional Bruto como indicador de desarrollo. Y es que hay muchas cosas que no se tienen en cuenta a la hora de calcularlo. Por ejemplo, si yo contrato una asistenta, su trabajo se computa en el producto, pero si me caso con ella y dejo de pagarle el sueldo, entonces ya no se computa. Y, sin embargo, el trabajo se sigue haciendo.
Hoy, seguramente, añadiría un nuevo ejemplo, hecho pregunta: ¿por qué la tala de un árbol se computa en el PNB, pero su mantenimiento no? El árbol cortado nos ofrece muebles, palillos de dientes, artículos de artesanía, puertas, etc. Pero, sin cortar purifica el aire, sostiene el suelo fértil en su lugar, interviene en el ciclo del agua (tan importante para nosotros) y un largo etcétera que puede llegar a ser sorprendente. Y es que tendemos a dar de lado al medioambiente en nuestros cálculos económicos, ya sea porque nos resulta demasiado complicado hacer valoraciones sobre bienes y servicios que no suelen tener mercado, ya sea porque, simplemente no lo consideramos suficientemente importante, o porque desconocemos muchos de los bienes y servicios que nos provee el medioambiente.
Y, sin embargo, ya hay evidencias de diversas crisis ecológicas provocadas por el hombre que tienen consecuencias desastrosas sobre su nivel de desarrollo. A casi todo el mundo le suena el caso de los antiguos habitantes de la isla de Pascua, pero hay serios indicios que apuntan a una crisis de esta naturaleza podría explicar el colapso de la civilización maya. Recientemente he leído un informe elaborado por Le Monde Diplomatique, que pone de relieve la situación del planeta en muy diversos aspectos, desde los meramente económicos, a los relacionados con la salud o con el medio ambiente. Y, en este capítulo, el panorama es enormemente sombrío. Nuestra voracidad tiende a minimizar los riesgos a largo plazo, desplazados por los beneficios a corto. Los economistas llamamos a eso preferencia por la liquidez, una preferencia que encaja perfectamente en la estructura de pensamiento del homo economicus, pero que a veces se da de bruces contra el más mínimo sentido de la prudencia.
Todo el mundo sabe que si uno saca de una cuenta corriente más dinero del que mete, tarde o temprano, la cuenta tendrá números rojos. La naturaleza, en parte, funciona igual, aunque con alguna salvedad. Y las salvedades no suelen ser tranquilizadoras. Por ejemplo, una de ellas es la irreversibilidad de determinados procesos. Es decir, que llegados a un determinado umbral, es imposible volver a la situación de partida y el sistema busca un nuevo equilibrio. Es lo que pasa, por ejemplo, con el calentamiento global, cuyo umbral de irreversibilidad se ha estipulado en 2 grados centígrados.
Volviendo al PNB y a la forma en la que medimos nuestro nivel de desarrollo económico, tal vez habría que buscar formas de medida que involucren otros aspectos, bien habría que procurar introducir en las cuentas nacionales el cálculo de las producciones de los ecosistemas. De esta forma, seríamos conscientes de lo que “perdemos” en euros con nuestras actividades y, a lo mejor, andaríamos con cuidado a la hora de despilfarrar recursos ambientales.
De cualquier forma, la búsqueda de metodologías de cálculo de valores ambientales son necesarias para la evaluación de nuestro avance o retroceso hacia el desarrollo sostenible. Hay ya una abundante y creciente literatura científica al respecto, literatura que debe comenzar a salir de las revistas académicas y a colarse en los ministerios y, más allá, en las casas de los ciudadanos. Lo que está en juego no es baladí: aunque resulte grandilocuente, nos jugamos nuestro futuro como especie.

viernes, junio 16, 2006

Paranoias varias

1. ¿Soy un cabrón? ¿Lo soy? Empiezo a pensar que sí. No entoendo cómo, pero cada vez me siento más apartado del resto del mundo. ¿Tanto me ha cambiado el carácter? Ciertamente estoy quemado y cada día más cínico. ¿Será la edad?
2. La balcanización de España. ¿Está sucediendo de verdad? Creo que llevamos demasiado tiempo los españoles incidiendo en nuestros hechos diferenciales (que justificaban las transferencias de competencias gubernamentales) que se nos ha olvidado todo aquello en lo que coincidimos. Y, sin ir demasiado lejos, hemos superado 40 años de dictadura de manera ejemplar, hemos salido de la pobreza, hemos modernizado el país. Y eso lo hemos hecho juntos.
3. Medio Ambiente. ¿Veremos un cambio climático brusco como el de "El día de Mañana"? Las relaciones ambientales no son siempre lineales. Pero si que lo es nuestra tozudez. Miedo me da.
4. Las transferencias de las competencias de las cuencas hidrográficas. Creo que es un disparate, le podremos una bandera a los ríos, ríos que llevan milenios pasando por dónde pasan, mucho antes de que existieran las fronteras nacionales en la Península Ibérica.

lunes, junio 12, 2006

Internet en 2015

Vía Mac-Club.
Partiendo de la situación actual, este documental juega a imaginar lo que sucederá en los siguientes 10 años. No sé si lo que se plantea es tecnológicamente posible, aunque me temo que si. Lo evidente es que la revolución de Internet no está siendo sólo económica, antes bien, es una revolución social con inevitables repercusiones económicas.
La imagen que proponen los editores de este EPIC 2015 es tan agradable como detestable, contiene lo mejor y lo peor de la red, lo mejor y lo peor de la especie humana...
Entre otras cosas apuesta por un claro triunfador de la guerra digital, Google. En eso coinciden conmigo. Y, aunque no lo dice, el elemento de navegación por el que apuesta es un iPod avanzado.

jueves, junio 08, 2006

Nueva subida de tipos

El BCE acaba de decidir una nueva subida de tipos, de 0,25 puntos porcentuales en sus tipos de interés de referencia, dejándolos ya en el 2,75%. Era de esperar, con una inflación que comenzaba a "desanclarse" del 2%, el Banco tenía que ser fiel a su objetivo fundacional (la estabilidad de precios, o sea, inflación en la banda del 2%). Desde el punto de vista de la contención de los precios, es posible que la medida sea efectiva (sobre todo si se llega al 3 ó 3,25%). Sin embargo, todos aquellos que hayan firmado hipotecas a tipo fijo (que es casi todo el mundo) verán como en los próximos meses, sus cuotas seguirán aumentando. ¿Es preocupante?
Pues depende, depende de cómo las familias estén llegando a fin de mes. Si todavía tienen hogura, no pasará nada, o casi nnada (la subida está siendo muy escalonada), pero si se encuentran en ese creciente grupo de los que tienen dificultades para acabar el mes, podría ser la gota que colmara el vaso de la capacidad financiera y que la familia en cuestión se viera obligada a reducir su consumo y/o a incurrir en impagos.
Hace unos días podía leer (no recuerdo dónde) que las hipotecas se habían vuelto a disparar y también las viviendas iniciadas. Así que, o los españoles somos los más quejicas de Europa respecto a nuestra capacidad económica o los billetes de 500 euros esos tan raros de ver se están usando para empapelar apartamentos.

miércoles, junio 07, 2006

Un disparo entre las cejas de Microsoft

Google lleva tiempo apuntando a la cabeza del gigante de Redmon. Pero era un objetivo muy difícil, con una base instalada de software impresionante en el mundo y con su Windows y Office ejerciendo de estándares de hecho en los mercados mundiales. ¿Qué curso de ofimática que se precie no es en realidad un curso de MS Office?
Independientemente de lo simpático que a uno le caiga Bill Gates, hay que reconocer que tanto Word como Excel con muy buenos programas. Incluso Outlook en PC y Enourage en Mac hacen de manera ejemplar su función, por eso son usados por gran número de personas en el mundo.
La estrategia del nuevo Gran Hermano es clara: Internet, internet y más internet. ¿Se imaginan que no haga falta llevar encima el ordenador para acceder a tu escritorio personal, desde cualquier plataforma, desde cualquier punto del mundo? Tentador, ¿verdad? Tembién potencialmente inseguro, aunque los numerosos agujeros de windows no son precisamente la panacea de la seguridad.
A lo que iba, Google acaba de sacar al mercado (¿sacar al mercado?) la beta de su nueva hoja de cálculo. De momento una beta que aún no permite generar gráficos pero que puede ser modificada online por más de una persona a la vez. Antes ya había comprado Writely, un procesador de textos online perfectamente operativo. Poco a poco, las piezas de la pistola de google se van armando y es posible que a medio plazo sea capaz de disparar una bala lo suficientemente grande como para hacerle daño a la multinacional de las ventanas. En el fondo, a día de hoy lo único que le falta a Google (después de haber llegado a un acuerdo con la fundación Mozilla) es una aplicación de base de datos. MS Access no es precisamente un dechado de virtudes y, desde luego, no es nada amigables de cara al usuario, lo que explica el avance de FileMaker Pro. En cualquier caso, de cara al usuario de hogar y al escolar, la oferta comienza a ser muy atractiva, sobre todo si tenemos en cuenta su relación calidad/precio, tendente a infinito, dado que el precio a priori es cero...
Con todo, esta partida la juegan al menos dos, con permiso de Apple y Yahoo, y Microsoft está tardando más de la cuenta en su nuevo Windows Vista... ¿Vendrá con sorpresa?

martes, junio 06, 2006

El día de la Bestia

6 del 6 del 6. ¡Uy que miedo! El número de la bestia, la fecha de la bestia, el día de la bestia, el final de los días es hoy...
¿Quieren pruebas de ello? Hoy comienza Bush su cruzada contra el poderoso loby gay que pretende, ¡o cielos! equiparación de derechos civiles a través del matrimonio. Pero hay más, hoy, en España, el partido de Gobierno quedará en evidencia por pactar horrendos acuerdos con los asesinos de ETA, horrendos acuerdos que sólo buscan que abandonen las armas (tremendo pecado contra el Maligno).
Hoy, otra vez, llegarán cayucos o pateras a aguas españolas; hoy, otra vez, los espaldas mojadas intentarán atravesar la alambrada que les separa de su sueño. Hoy, probablemente, muera alguien en Irak por culpa de la sinrazón de muchos y la mentira de unos pocos. Hoy, en fin, volverá a ser un día como cualquier otro de los que llevamos en los últimos meses: prueba inequívoca del final de los días...

Inmigración

Leo los comentarios que han ido poniendo en el Blog de Manolo Saco, y me pregunto por qué nadie es capaz de poner coto al problema de la inmigración (qué pronto hemos olvidado el problema de la emigración). ¿Se puede parar a corto plazo la avalancha de inmigrantes africanos que se juegan la vida atravesando el Estrecho o cruzando a las Canarias?
Pues como diría aquel... "Va a ser que no". España mantiene con Marruecos una de las fronteras del mundo con mayor brecha de renta per cápita (mayor que la de Estados Unidos con México). Y Marruecos es de lo más desarrollado en comparación con los países de más al sur. Así que, hagamos lo que hagamos, lo haga quien lo haga, seguirán viniendo y, paradójicamente, a medida que sus países se desarrollen aún vendrán más (habrá mñas gente con posibilidad de pagarse el viaje).
Esto sólo se soluciona a muuuuuuy largo plazo y con una estrategia complicada de implementar por cuanto la emergencia (de emerger) del sudeste asiático está desviando la atención mundial hacia Oriente. África, de seguir así las cosas, tiene los días contados y los africanos, de seguir así las cosas, optarán por lo más sensato: huir del desastre.