jueves, agosto 31, 2006

El presidente ejecutivo de Google se sentará en el Consejo de Administración de Apple [Econ]

La noticia parece señalar en la vía de la colaboración entre los dos principales enemigos de Microsoft en el mundo de Internet. En línea con lo comentado el otro día, parece que los jugadores comienzan a dejar entrever sus apuestas en la partida final por Internet que resta por jugarse.
Microsoft llegó tarde a la batalla, pero cuenta con un sistema operativo ampliamente instalado y la suite ofimática Office que le permite mantener una posición de privilegio. Por su lado Google es puro Internet, nació, creció en este entorno y es posiblemente una de las empresas que mejor lo conocen y entienden. En los últimos tiempos está apostando por el software libre y colaborativo, consciente de que Microsoft aún no ha dicho su última palabra. Apple vive momentos gloriosos, como en sus inicios, pero sabe que los buenos tiempos pueden agotarse pronto y debe actuar rápido. Cuenta con un hardware que permite ejecutar los tres grandes sistemas operativos del mercado (MacOS X, Linux y Windows), y el binomio más exitoso de los últimos tiempos: iPod-ITMS.
Hay otros jugadores en el juego: AOL, Yahoo, DELL, ... Todos ellos terminarán tomando partido por alguno de los competidores anteriores, o intentará ofrecer un frente consistente en la batalla que se avecina.
Internet es en parte como el viejo Oeste. Las reglas no están del todo claras y el terreno es tán virgen que aún hay sitio para pistoleros solitarios. Sin embargo, el Oeste se civilizó y la Red, tarde o temprano, será un terreno trillado y maduro, en el que las leyes sean conocidas por casi todos y en el que impere un orden. Lo que se dirime ahora es quién será el sheriff que lo imponga.

miércoles, agosto 30, 2006

Cambios en Capeando el temporal

Este es un blog de temática muy variada, por lo que resultaría muy apropiado contar con clasificaciones temáticas de las distintas entradas. Dado que esta utilidad no está implementada en Blogger (¿alguien me escucha?) he optado por incorporar desde hoy etiquetas clasificatorias en los títulos de cada entrada. De momento se me ocurren los siguientes:

[Tec] Tecnología
[Econ] Economía
[Lit] Literatura
[Mac] Mac
[Var] Varios


Y ya se me ocurriran otros. Y si no, al tiempo.

Xfera sale a escena [Tec]

¿quién lo iba a decir? Después de los dinerales que se jugaron en las subastas de licencias de telefonía de tercera generación, después de que nos dijeran que era mejor el procedimiento español que el alemán, pues garantizaba una mayor velocidad de despliegue, después de creer que nunca llegaría a funcionar realmente, Xfera resucita y anuncia que comenzará a dar servicio antes de final de año, aunque para ello ha tenido que venderse a Telia-Sonera, empresa sueca de telecomunicaciones que anuncia una reducción de los precios merced al aumento de la competencia que supondría su entrada en el mercado español.
Sin embargo, el despliegue inicial anunciado parece muy pobre, apenas 6 ciudades y 100 empleados. Del ritmo de expansión de las actividades de la compañía dependerá el éxito de la misma. De eso y de la calidad inicial del servicio.

martes, agosto 29, 2006

SpiralFrog

La noticia tecnológica del día: Universal ha llegado a un acuerdo con SpiralFrog para distribuir música legal de forma gratuíta por Internet. La mayor parte de las referencias en prensa que he leído hacen referencia al posible reto que ésto significa para iTunes Music Store de Apple.
La idea no es nueva, contenidos gratuítos a cambio de publicidad. O sea, lo que la empresa vende son impactos publicitarios y la música gratis es el caramelo que se ofrece para que los receptores de los anuncios acudan a la página. En el fondo es una especie de mezcla entre Google y la ya mencionada ITMS.
Hasta aquí todo bien, pero me asaltan algunas dudas:
  1. ¿Habrá alguna diferencia entre la música descargada de los servicios P2P de la de SpiralFrog? Si no la hay, tampoco tiene sentido ir a una web en la que sabes que te van a bombardear con publicidad.
  2. ¿Se acuerdan de Kaaza? ¿Estarán dispuestos los usuarios a dejarse observar por SpiralFrog para que ésta pueda vender impactos relevantes?
  3. Si el juego finalmente va a ser ese, ya hay dos jugadores mucho mejor posicionados en el mercado, precisamente Google, que tiene una base de usuarios amplísima y una información cada día más completa de los mismos, y Apple, que tiene una base instalada de usuarios también muy amplia y cuanta con el binomio software-hardware.
En cualquier caso, es un movimiento interesante del mercado y abriría la posibilidad de ofrecer otros contenidos bajo la misma premisa. No obstante, me apuesto el iPod a que no funcionará...

El peligroso olvido

Vuelve el suplemento Expectativas al diario IDEAL, y con él vuelve también la obligación de esta colaboración quincenal. No arranco el curso muy optimista que digamos, aunque espero que el tono ayude al lector a darse cuenta de que lo que nos jugamos es mucho más que un determinado porcentaje de PIB.

Cada día tengo más claro que el homo sapiens es la única especie, hasta dónde yo sé, que tiene consciencia plena de su vida y, por tanto, de su muerte. Pero esta capacidad es potencialmente inmovilizadota: ¿para qué moverme si voy a terminar muriendo? Sin embargo, en nuestro devenir diario interviene una capacidad también muy humana que nos permita seguir adelante. Es, como habrán adivinado, el olvido. Vivimos nuestras vidas sin ser conscientes a cada momento de la relativa futilidad de nuestros esfuerzos.
Olvidamos el detalle de nuestra fragilidad, que sólo volvemos a percibir cuándo alguna muerte juvenil sucede a nuestro alrededor, y nos centramos en el futuro cercano, en el que es probable que sigamos vivos. Incluso olvidamos que para la naturaleza tan sólo somos una especie más, que no somos el fin último de la evolución, sino un experimento más, el resultado de la combinación exitosa de material genético. Ni siquiera hemos sido la primera especie humana: ha habido otras. Nuestra capacidad de adaptación es asombrosa y es una de las claves de nuestro éxito, pero no por ello dejamos de tener unos límites para el desarrollo de nuestras actividades vitales.
Este comportamiento olvidadizo se traslada a todos los ámbitos de nuestra actividad, como no podía ser de otro modo. Así, el saber popular nos cuenta que más vale pájaro en mano que ciento volando (transliteración del principio económico de la preferencia por la liquidez). El olvido, por tanto, nos lleva a minimizar los riesgos de nuestras acciones, sobre todo cuando esos riesgos sólo serían visibles en el largo plazo, ese en el que ya no estaremos presentes. Así, por ejemplo, se nos olvida la relación que existe entre las masas forestales y la lluvia, o entre aquellas y el mantenimiento de los suelos. Olvidamos eso y cada año arden en la España húmeda más hectáreas que en la España seca. Olvidamos que la naturaleza ofrece multitud de interrelaciones, y así nuestros excesos pesqueros derivan en el aumento de las molestas medusas entre los turísticos bañistas.
Es, por tanto, el olvido, uno de los principales responsables de la insostenibilidad de nuestras sociedades, las cuales están irremisiblemente condenadas a su desaparición. Sólo hay un par de esperanzas. La primera, muy tenue, que implicaría, como pasa con los ancianos, que al vernos cerca del fin tomemos conciencia de nuestra debilidad y deje de actuar el olvido (aunque suele ser tarde). La segunda, a mi juicio la más exitosa, que pongamos en práctica otra de las capacidades humanas por excelencia: la solidaridad. Una solidaridad a través del tiempo que nos permita tender puentes con las generaciones venideras, con esos descendientes nuestros que no llegaremos a conocer, pero que tendrán que habitar el planeta Tierra que nosotros les leguemos.
Si esto no sucede, dentro de algunos millones de años, unos seres evolucionados desde los habitantes de las profundidades abisales actuales, se preguntarán qué pasó con aquella especie que, en función del registro fósil, fue capaz de extenderse a todos los puntos del planeta. O, a lo mejor, la naturaleza “aprende de sus errores” y da por cancelado el experimento de la inteligencia.

lunes, agosto 28, 2006

¡Qué cosas!

Os pego un texto anónimo de hace 400 años, posteado por Arsenio Escolar en su blog. Sorprende lo poco sutil, casi como una letra de los de Semen Up.

-¿Qué me quiere, señor? -Niña, hoderte.
-Dígalo más rodado. -Cabalgarte.
-Dígalo a lo cortés. -Quiero gozarte.
-Dígamelo a lo bobo. -Merecerte.

-¡Mal haya quien lo pida de esa suerte,
y tú hayas bien, que sabes declararte!
¿Y luego que harás? -Arremangarte
y con la pija arrecha acometerte.

-¡Tú si que gozarás mi paraíso!
-¿Qué paraíso? Yo tu coño quiero
para meterle dentro mi carajo.

-¡Qué rodado lo dices y qué liso!
-¡Calla, mi vida, calla, que me muero
por culiar teniéndote debajo!


Publicidad comparativa

Para los españoles es aún extraño toparnos con anuncios que directamente comparan marcas. Estos anuncios son una versión doblada al castellano de la campaña de tv de Apple, Get a mac. No se mencionan mrcas de PC, pero, ¿no tiene un cierto parecido el actor-PC con Bill Gates? Os pego aquí uno de mis favoritos.
Buenos, sencillos, directos y, por lo que parece, efectivos, puesto que la cuota de mercado de Apple está volviendo a crecer después de muchos años por debajo del 3%.

jueves, agosto 24, 2006

En el varadero

Ana esperaba en el varadero, acurrucada bajo el casco de un viejo velero de madera. Apoyaba su espalda en la orza mientras intentaba mantener la respiración bajo control para minimizar al máximo los posibles ruidos.
Le oía pasear entre los barcos, y se lo imaginaba moviendo la linterna de un lado a otro, buscándola. Su voz sonaba lejos. Eran palabras tranquilizadoras, dichas con una entonación dulce. Pero Ana ya sabía que eran nada más que una estratagema para hacerla salir de su escondrijo.
A ratos llegaba a su cubil el lejano destello de la linterna y, durante unos minutos llegó a pensar que podría escapar. Tenía pánico de que la encontrara, temía volver a tenerlo delante. Tenía miedo de su propio miedo, de la parálisis que éste siempre le provocaba. De hecho, la huída del barco habia sido el único acto de valor del que había sido capaz en los últimos 10 años de convivencia con Luis y sus demonios.
Ahora la voz sonaba más cercana. La respiración se le aceleró y comenzó a llorar. Una rata a su lado apuraba los últimos restos de un bocadillo olvidado. La linterna se paró sobre ella y ésta huyó pasando sobre los pies de Ana, que no pudo reprimir un grito.
La luz apuntaba ahora a sus ojos. La parálisis había vuelto. Lo último que oyó antes de que un arpón de pesca submarina perforara su corazón fue: "puta".

(Escrito en algún momento de 2004)

miércoles, agosto 23, 2006

De vuelta

Ya se ha acabado lo bueno (este año, lo regular) y esta mañana he vuelto a escuchar la radio al levantarme: un accidente de tren: exceso de velocidad: un puñado de muertos; Israel se pasa por el forro el acuerdo de alto el fuego en Líbano; el alcalde de Fines (Almería) dice que hace la vista gorda con las construcciones ilegales pues son de gente del pueblo para vivir y no para especular...
Da gusto comprobar como casi nada cambia por mucho que uno se haya quitado de enmedio: el mundo sigue apenas en el mismo punto en el que lo dejé (aunque con un montón de hectáreas de bosque menos en Galicia).

El ladrón de tumbas

Ayer, último día de mis vacaciones, acabé este libro que, a diferencia de los que he leído últimamente, va claramente de menos a más. La historia es la de un viejo profanador de tumbas y su hijo (el peor delito que se podía cometer y un pecado execrable), y transcurre durante el reinado de Ramsés III al que el autor parece tenerle tanto aprecio, como desprecio dedica a los burócratas de los templos (socavadores del poder del faraón según Antonio Cabanas y últimos responsables de la ruina del país, o sea, viva el absolutismo).
La novela logra contar de manera distraída algunas costumbres de la sociedad egipcia de la época y abunda en detalles que facilitan la imaginación del cómo debió ser aquel mundo. En este sentido, es casi una obra de divulgación.
Literariamente no es excesivamente brillante para mi gusto aunque se lo perdono por las 150 últimas páginas trepidantes y por la manera en la que narra los pasajes eróticos, para mi gusto lo mejor escrito del libro.
Le consigno un 7 sobre 10 y recomiendo su lectura encarecidamente.

martes, agosto 08, 2006

El Clan del Oso Cavernario


Estoy de vacaciones. Así que ahora tengo tiempo para leer algo distinto a los tratados de economía o de historia económica. Este verano he decidido dedicarle un tiempo a la novela de Jean M. Auel. Hacía años que la tenía en el punto de mira, pero primero fue una manía febril por la novela sudamericana y luego la falta de tiempo. Esta semana, por fin, me he desquitado.
Me ha perecido increible que se me hubiera resistido hasta ahora, básicamente porque la evolución humana es uno de mis temas favoritos, leo casi todo lo que a este respecto cae en mi mano. La novela en sí es entretenida, y deja entrever muchas de las diferencias entre las dos especies humanas de la época. Sin embargo, hay algunas cosas que no terminan de cuadrarme, una es la posibilidad de híbridos entre neandertales y cromañones, lo que no tengo demasiado claro que fuera posible. Además, estoy convencido de que una buena explicación para la desaparición de los primeros es la facilidad innata de los sapiens sapiens para la violencia. Otra es la posibilidad del recuerdo de especie de los neandertales: me cuesta creerlo.
Le doy un 6 sobre 10, y las gracias por haberme lanzado a la lectura de un libro que compré el pasado invierno sobre la evolución humana.