Tecnoadictos Anónimos

Leo en La Vanguardia que los psicólogos han comenzado a detectar casos de tecnoadicción, personas que se ven impelidas a gasrtarse los billetes que tienen (o no) en los últimos cachivaches tecnológicos. Miedo me ha dado de pensar que a lo mejor yo respondo a ese perfil de enfermo social.
Afortunadamente, al leer los perfiles del adicto me he quedado tranquilo:
Las personas con más facilidad para caer en una adicción a la tecnología comparten rasgos de personalidad, según los psicólogos. Su autoestima suele ser baja, sus habilidades sociales, limitadas, y tienen una escasa tolerancia a la frustración. También son vulnerables aquellos que se encuentran en un momento de crisis personal o que están insatisfechos con algún aspecto de su vida y buscan un refugio donde esconderse. Otra característica que se encuentra a menudo es la falta de madurez, además de un déficit en la comunicación familiar. Así, los psicólogos distinguen cuatro grandes tipos de tecnoadicto, aunque compartirían características:

EL ESNOB: Delante de los demás aparenta que lo controla todo y presume de sus últimas adquisiciones tecnológicas. Abunda más entre adultos.

EL INSEGURO: Compensa sus inseguridades con poseer la última tecnología, confiando en que hoy en día permite dominar el mundo.

BAJA AUTOESTIMA: Se siente mejor consigo mismo en la medida de su conocimiento. Así, muestra su valía a través de lo que ha comprado.

EL OBSESIVO: Es una persona que necesita dominarlo todo, y en cuanto a la tecnología, cada detalle de lo último que sale al mercado.

De momento no respondo a ninguno de ellos, tal vez un poco al snob, pero de serlo, lo soy a una sola marca y, en cualquier caso, yo controlo y soy capaz de dejarlo cuando quiera...

Comentarios

  1. "yo controlo y soy capaz de dejarlo cuando quiera..."

    Ya, ya :D

    ResponderEliminar
  2. No te pases tío, que te meto con la PDA en toda la cara y no te reconoce ni el GPS que te parió. Yo puedo dejar de usar mi móvil 3G, mi portátil y mis 3 videoconsolas cuando me plazca. ¿Qué se habrá creído el tío este? ;-P

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea