China toma la delantera

Ni Apple, ni Microsoft, ni Sony, ni Nokia. Ni americanos, ni japoneses ni europeos, la telefonía de 4ª generación viene de la mano de la industria china. Qué tiempos aquellos en lo que lo único que venía de China eran productos de consumo de bajo coste y pésima calidad y dueños de restaurantes chinos. Hoy, cada vez con mayor frecuencia, el gigante asiático nos enseña que puede también luchar en las grandes ligas económicas de los mercados tecnológicos y que nuestra supuesta fortaleza comienza a hacer aguas.
En realidad, la única barrera que perdura y que impide un mayor desembarco de empresas en China es su sistema político, sistema que en última instancia lastrará su desarrollo social y económico.
No hace mucho leía en un artículo de The Economist las razones por las que avanzaba el final del auge de la economía china. Yo no lo veo tan claro, sobre todo porque el país está siendo capaz de sacar adelante importantes proyectos de tecnología con notable éxito y nos demuestra que en ningún mercado hay enemigo pequeño.
Me viene a la memoria una conferencia de López de Arrioartua a mediados de los 90 en la que menospreciaba los automóviles coreanos por su baja calidad. Estoy seguro que hoy no diría lo mismo.
En fin, pequeño saltamontes, nos esperan tiempos interesantes y teñidos de amarillo también en la tecnología.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea