¿Necesita Google un sistema operativo?

Ayer se conoció la intención de Google de añadir un programa de presentaciones al estilo de PowerPoint o Keynote a su colección de herramientas. Con esta herramienta, la empresa del buscador más utilizado completa casi su set de herramientas gratuitas. Si la memoria no me falla., ya hay a disposición de los usuarios un procesador de textos, una hoja de cálculo, un dietario, un programa de chateo, un organizador de fotografías y el correo electrónico (con agenda de contactos).
Este nuevo movimiento ha vuelto a poner de actualidad la posibilidad de que más pronto que tarde salga a la luz un sistema operativo Google. Desde luego esta posibilidad existe. De ser, me imagino que estaríamos hablando de un nuevo sabor Linux, de libre distribución. De ser, además, tendría que ocurrir en breve. Actualmente estamos al comienzo de una migración progresiva hacia nuevos sistemas. Los usuarios windows se enfrentan al Vista y los usuarios Mac en primavera recibirán el nuevo felino de Cupertino: Leopard. Pero, para ser realmente operativo en el ámbito casero al conjunto de herramientas de Google le falta una básica: una base de datos. Imagino que, en este sentido, lo deben tener más fácil que con el resto de herramientas puesto que los conocimientos para este tipo de aplicación ya se encuentran en la propia empresa cuyo primer objetivo es procesar todo el contenido de la web mundial.
Pero, y esta es la verdadera cuestión, ¿para qué quiere Google sacar al mercado un nuevo sistema operativo si su base de clientes actual es la de cualquier persona que esté conectada a Internet? La mayor parte de las aplicaciones Google funcionan a través del navegador, con lo que son independientes del sistema operativo que utilice el usurario. Precisamente ese es, junto con la gratuidad, uno de los puntos fuertes de la estrategia de la empresa. A mi modo de ver, en realidad, el sistema operativo de Google ya existe (esto también lo dice Olea) y se llama Internet.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea