Oración a San Valentín

Santo de los desvaríos, querido San Valentín,
desde que de ti se apoderaron los de Galerías Preciados
las floristas y los del restaurán no ven a mi pasar:
se centran en mi cartera por si saco la Visa a pasear.

San Valentín de mi vida y del Centro Comercial
haz que mi chica me quiera sin tenerle que comprar
una joya, unas rosas o la mitad de su ajuar.

San Valentín del demonio ¿cuando te vas a cansar
de rascarnos el bolsillo cada año sin parar?

Amén.

(No me he podido resitir, lo siento).

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista