De la transición demográfica al retraso de la jubilación

La transición demográfica: el paso de una demografía antigua (altas tasas de natalidad y mortalidad) a otra moderna (bajas tasas de natalidad y mortalidad) suele generar un boom demográfico (la tasa de mortalidad desciende más deprisa que la de natalidad). Pero, si se consolida, finalmente nos acaba volviendo la tortilla. Al final, el envejecimiento hace que los sistemas públicos de bienestar social se vuelvan vulnerables: aumentan los costes por encima de los ingresos y las salidas al problema son siempre traumáticas.
Se puede hacer como en Chile o Estados Unidos: optar por un sistema de capitalización en el que uno ahorra para SU jubilación, aunque si se viene de un sistema de solidaridad intergeneracional los costes para la generación de transición pueden ser trágicos.
O se puede hacer lo que Alemania, que ha aumentado la edad de jubilación, logrando así un alivio temporal en el que los trabajadores cotizarán dos años más que ahora, logrando así una cierta mejora en los ingresos y dando tiempo a que la muerte aligere un poco el contingente de los receptores de pensiones.
Desde el punto de vista de la sostenibilidad medioambiental, la disminución del contingente humano sobre la Tierra es una buena noticia, aunque desde la perspectiva de los sistemas de previsión social es un desastre, y desde el punto de vista del "crecimiento" económico también: las poblaciones envejecidas son menos consumistas y menos productivas (menos activos). Así que he aquí otra de las tremendas paradojas que deberemos afrontar en los próximos decenios si de verdad queremos asumir el camino de la sostenibilidad.

Comentarios

  1. Anónimo11:39 a. m.

    Al hilo de lo que comentas, me llama la atención el referéndum Suizo sobre el sistema de seguridad social http://actualidad.terra.es/sociedad/articulo/suizos_rechazan_creacion_sistema_nacional_1446970.htm Aquí que en España somos adictos al sistema sanitario público y viendo lo contentos (aparentemente) que están en Suiza con sus sistema privado ¿acabaremos por el mismo camino?
    Ahora mismo ya nos llevan poco a poco por la senda, y como los buenos dirigentes, haciendo creer que es una petición popular el sistema privado. Cada vez que alguién dice: es guay me he apuntado a Sanitas y es chachi, o dice, me he sacado un plan de jubilación que no veas, lo único que está haciendo es contribuir a debilitar el sistema actual.
    No puedo decir que no sea bueno un sistema privado, a la vista está que en EEUU o Suiza están contentos, pero tiene un pequeño inconveniente: las empresas privadas buscan maximizar el beneficio, no prestar el mejor servicio. Y segundo, aunque los más ricos reciban el mismo servicio que los más probres, y por lo tanto es normal que se enfaden por pagar más impuestos por recibir lo mismo, en mi interior pienso que la redistribución de la riqueza es un sistema más justo.
    Por cierto, con la mentalidad española ¿Qué ocurriría con un sistema privado? Pues lo mismo que con los autónomos, que la gente pagaría el mínimo de cotización o ni eso. Y dentro de 40 años a pasar hambre.
    ¿Qué quizás haya que buscar soluciones de compromiso o incrementar las cuotas actuales? Seguro.
    Pdta. Perdón por escribir la dirección, no se insertar enlaces

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea