Jornadas de Cambio Climático

Acabo de regresar a casa después de comer con los organizadores de las Jornadas de Cambio Climático habidas hoy en la Universidad de Almería. Antes de nada debo decir que para mi ha sido un placer coincidir, no sólo en el espacio y el tiempo, sino también en el fondo, con Abel Lacalle y Federico Aguilera Klink (el que junto a José Manuel Naredo fue una de mis grandes inspiraciones para elegir esta vía de la economía ecológica).
Lejos de lo que cabría suponer de dos economistas y un jurista, hemos dejado de lado la crematística (Aristóteles distnguía entre economía y crematística) y nos hemos centrado en el origen del problema, la génesis. Y el diagnóstico ha sido plenamente coincidente (obviamente con matices).
El problema radica en la escala de valores de la sociedad. Lacalle plantea que, además, las soluciones que se orquestan intentan corregir los síntomas, pero no el mal en sí. Aguilera, por su parte, habló de lo que es crecimiento y no es desarrollo, de cerrar procesos económicos y de insertar la economía en la naturaleza y se ha preguntado por la calidad de las decisiones democráticas y el papel de la política. Como verá el lector asíduo, cuestiones que hemos planteado aquí en otras ocasiones, y que seguramente volverán a salir.
Al acabar las tres intervenciones alguien ha hecho una pregunta vital: ¿Y cuando uno piensa estas cosas no se deja llevar por el pesimismo?
La verdad es que todos hemos reconocido que si, pero también todos hemos dejado abierto un pequeño resquicio para la esperanza.
Las imágenes de mi presentación las podeis encontrar aquí:
Jornadas Cambio Climático Almeria

Los mapas pertenecen al Atlas de Le Monde Diplomatic.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea