La agricultura del cambio climático

Leía este fin de semana un reportaje de un dominical (no recuerdo ahora mismo cual) en el que se hablaba de los ganadores del cambio climático. Es informe se centraba en el ámbito del ártico, destacándose las nuevas posibilidades de transporte, recursos mineros y energéticos y acceso a nuevas pesquerías. En el mismo artículo se comentaba que los perdedores ya estaban sufriendo las consecuencias: los oso polares, posiblemente extintos para 2050, algunas especies marinas y los inuits y otras étnias adaptadas a vivir en esas latitudes.
Hoy me encuentro en la lista de distribución de EAGRA la siguiente referencia:

Climate changing UK irrigation in a global market

Y, en la página en español en la que se referencia, este sucinto comentario:

El mapa del cultivo en todo el mundo se desplazaría hacia el norte (hacia el sur en el Hemisferio Sur), dejando algunas zonas fuera de la posibilidad de cultivo por excesivo calor y falta de agua, sobre todo en las zonas donde la mayor parte del cultivo de cereales se da ya actualmente en un clima semiárido, como es el caso de Australia o España.
Me pregunto seriamente si España estará entre los ganadores o los perdedores...



Comentarios

  1. Anónimo2:39 p. m.

    He leído el mismo artículo. Fue en El País Semanal. Me extraña que no le hayas dedicado más líneas. Me pareció abrumador. No sólo me reafirma en mi pesimismo frente a las medidas protectoras que se deberían adoptar, sino que encima veo un aliciente al calentamiento global por parte de las grandes empresas de siempre.
    Vale, quizás es exagerado pensar que el calentamiento es provocado para atacar los recursos del polo, pero ya que está ahí ¿porqué no aprovechar para esquilmarlo?
    La sabiduría humana es infinita: si se deshiela el polo nos tiramos a por sus recursos de cabeza. Cuando se acabe, sólo hay que esperar una sequía que retire los mares para sacar la riqueza de sus fondos. ¿Quién dijo que los recursos se agotan? Al ataqueeerrrr.

    ResponderEliminar
  2. De hecho lo recorté para comentarlo. Pero luego se me pasó. Efectivamente, la impresión que da el artículo es la que tú mencionas: al ataquerlll. En plan Chiquito de la Calzada. En el fondo es una prueba más de la incapacidad de nuestro sistema capitalista para autolimitarse. De hecho, creo que la Antártida se libra porque no hay cerca ninguno de los grandes países occidentales. Si en vez de Argentina, Chile y Australia, los más cercanos fueran Gran Bretaña, Estados Unidos, Rusia o España, ya hubiera habido una o dos guerras del Polo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea