El papel de las remesas de emigrantes

Íñigo Moré cerró las V Jornadas de Primavera de Economía, celebradas en Almería durante las semanas anteriores. Su conferencia estuvo dedicada a "las remesas de los inmigrantes y su contribución al desarrollo".
Íñigo Moré es consultor y promueve el movimiento Remesas.org (desde hoy añadido a los recursos didácticos de mis asignaturas). Su conferencia estuvo llena de datos y, sin embargo, lo más sorprendente no es precisamente lo que sabemos, sino lo que desconocemos, que en este terreno es casi todo.
Decía Moré que "las remesas de los inmigrantes son el principal cauce de recursos netos entre países ricos y pobres". Y, a pesar de ello, no están cuantificadas. Y no lo están por las dificultades que entraña dicha operación: no tienen contrapartida, a veces utilizan mecanismos informales y ningún organismo multilateral se encarga de ellas.
Entre la multitud de datos relevantes que aportó, me parece que hay unos cuantos que deben ser señalados por su relevancia:

  • En el mundo hay 50 países para los que las remesas suponen más del 50% de su PIB.
  • Para Marruecos (4º receptor de remesas del mundo), las remesas suponen el 8% de su PIB y so de mayor cuantía que la IDE (Inversión Directa Empresarial).
  • España pasó a ser emisor neto de remesas en 2003 y actualmente es el primer remesador de la UE y el 4º del mundo (Moré pone en duda este ranking por la nula contabilización llevada en otros países receptores de emigrantes).
  • La mayor parte de los inmigrantes emiten remesas, sobre todo en las primeras fases de su aventura migratoria, y suele ser un porcentaje muy relevante de sus ingresos (24% del salario bruto en una investigación realizada en la Comunidad de Madrid).
  • Las remesas actúan como compensadoras de las Balanzas por Cuenta Corriente de los receptores y son un mecanismo muy efectivo para reducir la pobreza y aumentar el capital humano de los países (son mecanismos que funcionan de "persona a persona").
  • Por su cuantía, las remesas son el principal plan social de Iberoamérica.

Curiosamente, siendo Almería una tierra de inmigración (como no hace mucho lo fue de emigración) no sabemos nada del comportamiento de nuestros residentes extranjeros sobre este comportamiento. Además, teniendo en cuenta la naturaleza dicotómica del fenómeno en nuestra provincia (inmigrantes laborales y residentes), sería interesante cuantificar los flujos de renta que salen y entran a Almería por estas cuestiones. Creo que ahí hay un interesante filón para la investigación económica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea