Actividades económicas, territorio y medio ambiente

Ayer participé en un curso de experto en gestión integral de espacios litorales, impartiendo un par de módulos de dos horas. Uno primero, que lleva por título el mismo que este post y otro (de más infausto recuerdo) relativo a la pesca –tema que apenas he trabajado, pero que acepté de compromiso–. La primera charla estaba dividida en tres partes:
La primera estaba dedicada a repasar de manera muy sucinta (no podía ser de otra forma :-D ) toda la historia de la humanidad, haciendo hicapié en las fórmulas de interacción con el medio, partiendo de unos seres humanos cazadores-recolectores, de relativamente escaso impacto hasta la sociedad posindustrial de nuestros días, pasando por la sedentarización favorecida por el nacimiento de la agricultura. En cada etapa de la historia, los hábitos sociales y económicos han generado una dialéctica distinta con respecto al medio, con consecuencias evidentemente también distintas en cada caso. A lo largo de este vertiginoso viaje por la historia iba haciendo referencia a los cambios acaecidos en el pensamiento económico y cómo éste se alejaba poco a poco de los fundamentos naturales del sistema, a la par que se centraba el foco en el mercado o en el comportamiento en el mercado de los distintos agentes económicos.
En la segunda parte intentaba contextualizar los problemas actuales desde el punto de vista económico (más concretamente, desde el punto de vista de la economía ecológica), así como las consecuencias que han tenido nuestros comportamientos sobre nuestro medio.
Finalmente, utilizando para ello la deficinición de problemas y principios de sostenibilidad que enuncia Riechmann en su libro Biomímesis, planteo un marco de soluciones posibles a los problemas más acuciantes que tenemos presentes como especie y que se interelacionan unos con otros: Crisis ecológica global, pobreza y hambre en amplios territorios, la inseguridad mundial creciente y el dilema ético de fondo que conlleva la puesta en marcha de algunas soluciones con respecto a los países que se encuentran actualmente en vías de desarrollo.
Territorio, economía y medioambiente

Con respecto a la pesca, fue mucho más enriquecedor el debate suscitado alrededor de la misma que mi intervención en sí, aunque la adjunto a continuación por si algún alumno está interesado en disponer de ella. Se habló de piscicultura, de la pesca como recurso cultural vinculado al turismo así como de alternativas económicas. Lástima no haber dispuesto de una grabadora para haber consignado en ella el debate (me lo apunto para la próxima).
Pesca

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea