Sigue hambriento, sigue alocado

Así termina su discurso en un acto de graduación de la Universidad de Standford el actual CEO de Apple, Steve Jobs. Comienza su discurso reconociendo que nunca se graduó y que esa fue, posiblemente una de sus mejores decisiones. Y que lo echaran de Apple fue, tiempo después algo tremendamente positivo en su vida.
Para los fanáticos de la marca, es un motivo más de amor y para los que no, resulta una auténtica revelación sobre la forma de pensar de uno de los hombres que más han influído sobre la tecnología que nos rodea a diario.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista