Pues va a ser que no: no es el Sol

Los 4 ó 5 lectores fieles de esta bitácora (mira que me gusta poco lo de blog) sabrán que en alguna ocasión he estado tentado de pensar que, efectivamente, el Sol tiene un papel relevante en el Cambio Climático. Sin embargo, hoy he leído una referencia en Real Climate que me ha llevado hasta este artículo de Lockwood y Frölich al respecto del papel de nuestro astro en el actual proceso de calentamiento global.
Estas son sus conclusiones tras revisar las tendencias de la actividad solar:

There are many interesting palaeoclimate studies that suggest that solar
variability had an influence on pre-industrial climate. There are also some
detection–attribution studies using global climate models that suggest there was
a detectable influence of solar variability in the first half of the twentieth century
and that the solar radiative forcing variations were amplified by some mechanism
that is, as yet, unknown. However, these findings are not relevant to any debates
about modern climate change. Our results show that the observed rapid rise in
global mean temperatures seen after 1985 cannot be ascribed to solar variability,
whichever of the mechanisms is invoked and no matter how much the solar
variation is amplified.

Lo señalado por mi en negrita significa: nuestros resultados muestran que el rápido incremento en las temperaturas medias producidas después de 1985 no puede ser adscrito a la variabilidad solar.
Es más, de los gráficos que acompañan al estudio, cabe plantearse un comportamiento contrario de las tendencias de la actividad solar y las temperaturas terrestres. Es decir, que si no hubiera nada aparte de la actividad solar en la explicación de las temperaturas, deberíamos estar sufriendo una nueva edad del hielo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista