Respuesta al anónimo veneciano

Hace unos días comentaba en el blog un artículo sobre la relación entre el flujo solar y el calentamiento global. Alguien puso un comentario sin dar ninguna indicación de nombre o correo electrónico. Este es el simpático texto que esputó:

porquería de blog y fanático en ristre.

este articulo de Jawarowski demuestra que todo lo que dice este tipo es diarrea científica:

http://www.larouchepub.com/eiw/public/2007/2007_10-19/2007-11/pdf/38_711_science.pdf
Bien, creo que esto lo dice todo y que al acusarme de fanático en ciernes de esa manera está poco menos que definiéndose como tal. Si se hubiera molestado mínimamente hubiera descubierto que dudo, aunque tiendo a creer que existe relación entre los niveles de CO2 y los aumentos de temperatura. No niego ni me cierro a ninguna posibilidad mínimamente contrastada, creo que la ciencia es ciencia siempre que mantenga el espíritu crítico y no se transforme en fé, en dogma, que hay que creer a pies juntillas. El artículo que referencia de Jaworowski, plantea serias contradicciones y problemas en los datos del IPCC, comenzando por la propia información de partida, y en sus conclusiones. A modo de resumen, las críticas de este físico hacen referencia a los siguientes aspectos:
  • La cantidad de CO2 emitida por los humanos es ridícula en comparación con el CO2 emanado de forma natural.
  • La famosa curva en forma de palo de hockey es falsa porque está mal calculado el nivel de CO2 antiguo y se han realizado ajustes arbitrarios en la misma para encajar los datos con la teoría.
  • Las emisiones de CO2 son un efecto del calentamiento, emitidas por unos océanos más cálidos, y no una causa.
  • Hay una clara relación entre los flujos de rayos cósmicos y la actividad del sol y la temperatura media global de la Tierra.
  • No se está produciendo un aumento del nivel del mar como el predicho por la teoría, ni el deshielo puede justificar los aumentos de volumen del nivel del mar.
  • En realidad, estamos a punto de asistir a una nueva Pequeña Edad de Hielo como la pequeña acaecida durante la Edad media.
Los argumentos que plantea son convincentes, pero no tienen por qué ser ciertos, ni falsos. Respecto a lo que plantea sobre los problemas de la serie en forma de palo de hockey, no es el único, ni el primero. Es más en la fuente del artículo origen de la indignación de mi comentarista anónimo hay un post relativo a esta cuestión.
Ahora bien, si se hubiera molestado en leer el artículo, se hubiera dado cuenta de que estos investigadores plantean que, mientras que las mediciones actuales de la actividad solar apuntan hacia una menor intensidad de la misma, como señala el propio Jaworowski que debía pasar, la temperatura no parece responder aún a este movimiento, sino que sigue su tendencia creciente. Así que, una de dos, o bien las variaciones en la actividad solar actúan sobre el clima de la tierra con un retardo de más de 20 años (desde 1985 está siendo menor la actividad), o bien su poder de influencia sobre el clima de la Tierra no es el que era. Lo primero no parece probable, lo segundo nos llevaría a plantearnos la pregunta de: y, entonces, ¿qué o quien es el responsable del aumento de las temperaturas? ¿Podría serlo el propio aumento de la temperatura de los mares, que ha puesto en marcha un proceso de retroalimentaciones que no podrá pararse hasta que se reduzca su inercia? ¿Podría ser responsabilidad nuestra? No lo sé. Así que vuelvo al principio de prudencia valorativa de los contables.

Comentarios

  1. pues mira que hoy recibi un forward respecto a "la gran estafa del calentamiento global" el link es este: http://video.google.com/videoplay?docid=-2515307958912095923&hl=es

    aun no lo veo todo porq es largo y estoy en el trabajo pero hay cosas para analizar, aquello de que los paises desarrollados hablan del calentamiento global para detener el desarrollo de los paises pobre... se relaciona con algo de otra entrada tuya no?

    saludos,

    Sofy

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista