Casualidad pesimista

Hoy me he levantado de un pesimismo extraño. El final de esta semana entre apática y antipática no ha comenzado del todo bien, aunque no sé realmente el porqué. Bueno, la cosa es que con un estado de ánimo pelín marchito me he encontrado con esta noticia del CSIC: "Un equipo del CSIC aporta nuevas claves sobre la coextinción de especies `en cascada´".
El resumen de lo publicado os lo pego aquí:
Un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto que la extinción de una especie puede arrastrar a muchas otras emparentadas evolutivamente entre ellas, dadas las redes complejas de interdependencia que las relacionan. Estas extinciones en cascada provocarían así una pérdida de historia evolutiva mayor de lo que se pensaba hasta ahora.
O sea, que esas "complejas relaciones" que no son sino las relaciones de un sistema enormemente complejo, repleto de circuitos de retroalimentación directos e indirectos puede llegar a provocar extinciones en cascada. Otra conclusión es que es mucho peor una extinción de un número elevado de especies filogenéticamente relacionadas que la de especies sin relacionar, puesto que lo primero equivaldría a eliminar una rama del árbol de la vida, mientras que lo segundo sólo sería la pérdida de hojas sueltas.
¿A nadie le resulta extraño que se haya tardado tanto en llegar a esta conclusión?

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista