Estoy enamorado

Lo sabía, sabía que en cuanto tuviera uno de esos chismes demoníacos en mis manos querría hacerme con uno de ellos. Ayer por la mañana me reencontré con un amigo de la infancia que es, como yo, un makero convencido.
Fue darnos un abrazo y sacar de su bolsillo un artilugio negro y plata, ligero como una pluma que se encendía con una pulsación del pulgar y se podía comenzar a usar sin leer ni una sola página de ningún manual de instrucciones. Si, era un iPhone, y quiero uno para mi. YA.
Me cuenta mi amigo que se lo compró en los USA y que, aunque no puede usarlo como teléfono todavía (aunque parece que se está avanzando bastante en el desbloqueo del aparatito), lo lleva a todas partes, ya que como agenda y, sobre todo, como navegador portátil es una auténtica gozada.

Comentarios

  1. Yo estoy babeando desde que vi la Keynote donde lo presentaban...que ganas de que lo comercialicen aquí..¿que operadora se llevará el gato al agua?.

    Por cierto, que me parece que ya han sacado algunos métodos para desbloquearlo.

    Chao!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista