La teoría de Milankovitch

Leo en Nature un abstrab sobre indicios que demostrarían la veracidad de la teoría del título, y eso me abre la puerta a una pequeña investigación vía Wikipedia y Google (resultados 1 y 2) en las que me entero de qué va la cosa. Según el artículo de referencia han encontrado indicios (estudiando el corazón del hielo de los glaciares) de que también en el hemisferio sur, los ciclos glaciares estarían dirigidos por la insolación recibida por el hemisferio norte en verano.
Evidentemente, este indicio viene en apoyo de la teoría solar, de la que el otro día se publicó un artículo poniendo en entredicho el efecto del sol sobre el cambio climático en los últimos tiempos.
Si esto no fuera un asunto crucial, sería una estupenda película de intriga en la que el guión presenta giros desconcertantes cada pocos minutos, de forma que cuando crees que sabes quien es el asesino, comienzas a sospechar de otro personaje.
Y, para rizar el rizo, en el mismo número de Nature se celebran los 35 años de la publicación de un artículo de Sawyer en el que éste predecía el calentamiento global merced al efecto invernadero ("Man-made carbon dioxide and the greenhouse effect").
Maravillosa incertidumbre, en la que el conocimiento se pone a prueba una y otra vez, aunque también desesperante incertidumbre, en la que uno nunca está seguro del todo. ¿Será por eso que cada vez hay más gente que se toma esto del cambio climático como una cuestión de fé?

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea