Primero es la temperatura, luego el CO2

Vuelvo a un tema ya clásico de esta bitácora, que podríamos resumir como ¿qué fue primero, la gallina o el huevo? Siendo, en este caso la gallina la temperatura y el huevo el CO2.
La teoría del cambio climático de origen antropogénico (realmente habría que decir del calentamiento global antropogénico) mantiene que el aumento de la concentración de CO2 provoca un aumento de las temperaturas a causa del efecto invernadero.
Sin embargo, el artículo que se ha publicado en Nature, sobre la temperatura y el CO2 en el Paleozóico, viene a insinuar que es el aumento de la temperatura el que provoca el aumento del gas carbónico y no al revés, ya que durante el paleozóico la temperatura no era muy superior a la actual aunque la concentración de CO2 era superior. ¿Cual es la explicación? El mar, ese gran intercambiador térmico del planeta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea