sábado, marzo 31, 2007

Individualismo, cooperación y el futuro del capitalismo

Acabo de leer un interesante artículo de Alfons Cornella sobre la posibilidad de que el propio capitalismo, la forma en que este funciona, acabe siendo su propia tumba. La esencia del largo argumentario creo que está en estas pocas letras:

En otras palabras, una red en la que los nodos sólo piensen en su beneficio personal no puede prosperar.


En esencia, trabaja con algunas de las ideas que ya se han abordado en este blog. Pero, al mismo tiempo introduce un interesante matiz, a medias entre la biología y la sociología y que es un tipo de razonamiento que utilicé en el pasado para justificar la necesidad de cooperación entre las empresas del sector de la comercialización hortícola ante lo que me parecía una evidencia: que la competencia entre ellas sólo estaba beneficiando a los dueños de la Gran Distribución.
Sin embargo, en una visión sistémica de las relaciones entre economía, sociedad y medioambiente, este planteamiento cobra un nuevo y evocador portagonismo. ¿Es posible que la búsqueda del interés individual, esencia de la filosofía que empapa el capitalismo, esté en la base del deterioro ambiental protagonizado por éste? Evidentemente no sólo es posible, sino que es la explicación más plausible.
La preferencia por la liquidez, ese principio descriptivo del homo economicus explica muchas de las cuestiones que se plantea Cornella y puede llegar también a explicar, en última instancia, el porqué no sería descabellado pensar que puestos ante el precipicio de la desaparición como especie, los humanos nos tiremos de cabeza, pensando en el bienestar de cada uno de nosotros.

jueves, marzo 29, 2007

Un problema: tres soluciones

La industria automovilística se enfrenta a una legislación que, según el sector, pondrá en juedo su rentabilidad y supondrá en torno a un millón de empleos perdidos. La cuestión es que para cumplir los compromisos del protocolo de Kioto, los legisladores de la Unión Europea plantean una regulación limitante ds las emisiones de CO2 de los vehículos. Los fabricantes, que inicialmente se habían comprometido a llegar a unas determinadas cifras en 2008, señalan ahora su incapacidad para hacerlo sin poner en riesgo su rentabilidad.
Para el mismo problema, los Estados Unidos optan por mejorar el rendimiento en el uso del carburante. O sea, el acento se pone en ahorrar combustible y así emitir menos CO2, aunque algunos estados se están planteando también el límite de emisiones.
Finalmente, Gran Bretaña ha optado, en línea con el Informe Stern, por mandar un claro mensaje a los consumidores: los que compren coches más contaminantes pagarán más impuestos.
A priori, me da la impresión que la medida que más impacto directo tendrá será la de la Unión, pues limita el origen del problema, aunque probablemente suponga un aumento del precio de los vehículos, aumentos de precio que, por supuesto, tendrán que cumplir todos los fabricantes que quieran vender sus coches en Europa, lo que podría reducir las ventas globales pero que no tendría que incidir en una pérdida de cuota de mercado (si todos los agentes fueran igual de eficientes).
Además, esa medida logra que los consumidores sean conscientes del coste ambiental que se genera y que se planteen un consumo más resposable en lo que a coches se refiere.
La noticia que ha servido para este post está en Ambientum.

miércoles, marzo 28, 2007

Nueva versión del timo del Nigeriano

Los que llevan en Internet unos cuantos años seguro que recuerdan aquel mensaje de un nigeriano que para cobrar una herencia fraudulenta necesitaba de nuestra colaboración, consistente en hacer una transferencia de un importe para luego cobrar el volumen completo. Aquel mensaje venía en inglés y era normalmente muy poco creible.
Hoy ha logrado escapar a mi filtro de correo no deseado el mensaje que copio a continuación. La esencia es prácticamente la misma, una herencia de un muerto en el Tsunami de Banda Aceh en 2004. El banco objetivo vuelve a ser NIGERIANO y se nota a años luz que el mensaje ha sido traducido por un programa automático (bastante malo). En fin, no deja de ser una anécdota, pero me ha hecho gracia que todavía circule este timo (que es como el de la estampita) tantos años después:

El querido Amigo,
Soy Abogado Micheal William (señor Don) un agente en la ley. Soy el abogado Personal a Sr.Peter Bush un nacional de los EEUU, que trabajaba con esqueleto-promotora inmobiliaria en Nigeria. Mi Cliente se murió en Banda Aceh en Indonesia con su esposa y la familia a consecuencia de la Tsunami mortal mientras en una Visita de Turismo en diciembre 26 2004.

Apunte por favor a este sitio web para más acerca de la Tsunami,

http://en.wikipedia.org/wiki/2004_Indian_Ocean_earthquake/ http://www.cnn.com/SPECIALS/2004/tsunami.disaster/

Después de que varias tentativas fracasadas, yo decidiera rastrear su apellido sobre el Internet, para
localizar a ningún miembro de su familia y desde que yo no podría conseguir nadie, de ahí yo le contacté. Yo le he contactado para participar en repatriar el dinero y la propiedad dejó atrás por mi cliente antes ellos son confiscados o son declarados inservible por el banco donde este BANCO inmenso de alojaron.primero de depósitos DE NIGERIA (FBN), donde el difunto tuvo una cuenta valorada en acerca de millones de dólares
$14.600.000.

El banco me ha publicado una nota para proporcionar a los parientes más cercanos o tener la cuenta confiscó
este año nuevo. Desde que he sido fracasado en localizar los parientes para más de 2 años ahora yo busco su consentimiento para presentarle como los parientes más cercanos del difunto, para que el avance de esta cuenta valorada en millones de dólares $14.600.000 puede ser pagado a usted y entonces usted y yo puede compartir el dinero. 60% a mí y 30% a usted, mientras otro 10% será apartado para cualquier gasto que puede ser accrured durante esta transacción.

Tengo todos documentos legales necesarios que pueden ser utilizados a la espalda arriba cualquier reclamo que podemos hacer. Todo requiero de usted, soy su cooperación honesta permitirnos vemos este trato por.

Garantizo que esto será ejecutado bajo un arreglo legítimo que protegerá usted de cualquier infracción de la ley. Póngase por favor en contacto conmigo por mi correo electrónico y mande a mí su teléfono y números de fax para permitirnos discutimos aún más acerca de esta transacción.

Gracias Y Dios Le Bendicen.

Los saludos,

Sr. Michael William (señor Don)

Ficción y realidad

Leo hoy en Ambientum.com que Eudald Carbonell vaticina la extinción de la mitad de la especie humana en el siglo XXI. En realidad se trata de una novela, pero el argumento parece que lo considera válido y está muy en línea con lo que otros autores de diversas áreas de conocimiento vienen expresando en los últimos años, y con lo que yo mismo pienso.
En concreto, en el artículo se dice que:
El autor añade además que, mientras la ciencia cada vez tiene más datos empíricos sobre lo que está pasando, ‘algunos medios, políticos y economistas’ los tachan de ‘visionarios y pesimistas’, cuando en realidad lo que hacen con esa negación es ‘asesinar a nuestra especie’.
Sólo discrepo en una cuestión, no es un asesinato, sino un suicidio. Y lo es porque la mayoría de la población supuestamente bien informada (que son los ciudadanos del mundo rico) prefiere creer lo que les dicen los que reducen la gravedad que lo que les dicen los científicos "alarmistas".

Por cierto, lo que ha vaticinado Carbonell es simplemente el reflejo sobre la curva de crecimiento de la población de llegar al techo ecológico, al límite de la capacidad de carga del medio, o lo que ya dijeron los autores del Informe del Club de Roma (véanse las transparencias de mi charla sobre pobreza y sostenibilidad).

martes, marzo 27, 2007

Seminario de Economía Ecológica

El departamento de Responsabilidad Social Corporativa de Cajamar ha organizado un I Seminario de Economía Ecológica a celebrar los días 25 y 26 de abril de 2007.

La primera jornada cuenta con dos ponentes:
Vicent Alcántara Escolano, que hablará de Economía ecológica y desarrollo sostenible.
Domingo Jiménez Beltrán, que hablará de Sostenibilidad en España: situación y perspectivas.

La segunda jornada presenta un programa un poco más amplio:
Francesc La Roca i Cervigón: Economía ecológica y política ambiental en Europa.
Manuel Calvo Salazar: Sostenibilidad en Andalucía: un enfoque desde la economía ecológica.
Jorge Riechmann: Los retos que la sostenibilidad plantea a la economía.

Si, precisamente, el autor del libro que acabo de terminar.

Biomímesis

Editado por Los libros de la Catarata, este libro es una colección de artículos del ensayista, filósofo y poeta Jorge Riechmann. A medio camino entre la filosofía política y la economía esta serie de artículos profundiza en uno de los principios básicos para la sostenibilidad que señala el autor:

1. Autocontención (o gestión generalizada de la demanda).
2. Biomímesis.
3. Ecoeficiencia.
4. Precaución.
5. Igualdad social.

Este segundo principio es, en realidad, la receta que se propone ante el problema de diseño de nuestra tecnoesfera, y consiste en una imitación de los procesos naturales. Esta ecomimetización se puede materializar en el cierre del ciclo material de los procesos industriales, o en la eliminación de subproductos, o en la utilización de una química compatible con la vida.
El libro es también una concienzuda enumeración de los problemas que el capitalismo tiene para llegar a ser sostenible, más allá del mal diseño de nuestras tecnologías. La propuesta del autor es el ecosocialismo, que abjura del crecimiento como objetivo e insiste en la necesidad de la toma de decisiones democráticas.
En cualquier caso, el libro es tremendamente clarificador al respecto de la crisis ecológica a ka que nos enfrentamos y procura ser realista en sus planteamientos. Por ello, se comparta o no la conclusión ideológica, es un texto muy recomendable para lograr una amplia perspectiva de la situación ambiental, de sus implicaciones económicas y de los planteamientos económico-políticos desde los que se observa esta realidad.
Le doy un 8 sobre 10.

lunes, marzo 26, 2007

¿Otras consecuencias del cambio climático?

España será cada vez más cálida. De eso estamos casi seguros, lo que ya no nos parece tan seguro es que nos convirtamos en un vergel tropical (mucho calor y mucha humedad) o en una prolongación del Sáhara. Por cierto, este fin de semana, Cuatro ha emitido un documental de la BBC sobre los seres que vivieron en la Tierra antes de la era de los dinosaurios. Se trataba de un ejercicio similar al de "Caminando entre Dinosaurios" o "Caminando entre las Bestias". Incluso, no han sido nada originales en el título: "Caminando entre monstruos". En fin, en este documental se habla de los grandes desiertos de Pangea, lugares a los que apenas llega la humedad del mar y todo se seca. Hasta la vida. Y, entonces, se habla de una extinción masiva provocada por el cambio climático. Una extinción aún mayor que la que devino en la desaparición de los grandes dinosaurios.
Esto, y el recordar (vete a saber porqué) el argumento de "Pantaleón y las visitadoras" me ha movido a una doble reflexión. La una, esperpéntica, la he dejado a modo de relato en No más de 15 al día. La otra, aún más esperpéntica, la dejo aquí, aunque hasta que termine de escribirla no sé si la etiquetaré con Medioambiente o con Política. Tal vez con las dos.
Decía, que España es cada vez más cálida, nuestra primavera y nuestro otoño se están desdibujando, y esta circunstancia parece que está teniendo importantes repercusiones en el comportamiento de nuestros políticos patrios. Sólo así se explica que quienes debieran ganarse la vida con el diálogo se dediquen a desoirse los unos a los otros. O que las ondas de radio sirvan para freir al adversario, antes que a reportar información a los oyentes. Además, de ser cierta esta disparatada teoría, la cosa sólo podría ir a peor, incluso aunque se tomen medidas contra las emisiones de CO2, a causa de la inercia climática. Pero es que, de no ser cierta, la conclusión es mucho peor: estamos en manos de unos irresponsables y de triunfar esta estrategia, estaremos en manos de unos fundamentalistas, a los que les da lo mismo lo cerca que nos pongamos del abismo, con tal de recuperar un gobierno que piensan nunca debieron perder.
Y ya que estamos, puestos a pensar disparates, la creciente actividad de grupos que como Alqaeda, anteponen la fé asesina a la razón, podría estar relacionada con este proceso, que podría llevarnos a una nueva extinción masiva (algunos científicos alegan que ya la estamos viviendo) en la que, por primera vez en la Historia Natural una especie estará haciendo todo lo posible por borrarse a si misma del planeta.

viernes, marzo 23, 2007

La agricultura del cambio climático

Leía este fin de semana un reportaje de un dominical (no recuerdo ahora mismo cual) en el que se hablaba de los ganadores del cambio climático. Es informe se centraba en el ámbito del ártico, destacándose las nuevas posibilidades de transporte, recursos mineros y energéticos y acceso a nuevas pesquerías. En el mismo artículo se comentaba que los perdedores ya estaban sufriendo las consecuencias: los oso polares, posiblemente extintos para 2050, algunas especies marinas y los inuits y otras étnias adaptadas a vivir en esas latitudes.
Hoy me encuentro en la lista de distribución de EAGRA la siguiente referencia:

Climate changing UK irrigation in a global market

Y, en la página en español en la que se referencia, este sucinto comentario:

El mapa del cultivo en todo el mundo se desplazaría hacia el norte (hacia el sur en el Hemisferio Sur), dejando algunas zonas fuera de la posibilidad de cultivo por excesivo calor y falta de agua, sobre todo en las zonas donde la mayor parte del cultivo de cereales se da ya actualmente en un clima semiárido, como es el caso de Australia o España.
Me pregunto seriamente si España estará entre los ganadores o los perdedores...



Pobreza y sostenibilidad

Últimamente pienso que la mejor metáfora para explicar el problema de la sostenibilidad de nuestro sistema económico es la del nudo gordiano. Tires del extremo que tires el nudo tiende a apretarse más. La perspectiva del subdesarrollo es uno más de los cabos que salen o entran, según se mire, en el nudo. Es un cabo más, pero es posiblemente de los más importantes, ya que en ese cabo hay en torno a 4.800 millones de personas.
Escribía Jaime Requeijo hace años que una de las plagas del subdesarrollo era el deterioro medioambiental. Un deterioro que, si lo pensamos, tiene diversas causas. Una de ellas es el propio crecimiento desbordado de la población en esos países, que provoca la necesidad imperiosa de obtener más alimentos, lo que se relaciona, a su vez, con la deforestación en busca de nuevas tierras de cultivo.
Otra razón viene de la mano de la deslocalización de contaminación que efectuamos los países ricos. Nuestras cada vez más estrictas legislaciones ambientales favorecen que las empresas busquen lugares del mundo más permisivos con sus actividades contaminantes, y estos países con débiles estructuras institucionales son terreno abonado para la picaresca ambiental.
Una tercera circunstancia viene definida por nuestra exportación de basura. Directamente. Como ya se ha comentado antes en este blog, las exportaciones de detritus a países del tercer mundo es un tipo de operación cada vez más normal. En los lugares de destino simplemente se almacenan los residuos o se clasifican y reutilizan sin tener en cuenta las más elementales medidas de seguridad para con los trabajadores.
Finalmente, en muchos de estos países los recursos naturales son los activos más valiosos, ya que alcanzan precios importantes en los mercados del Norte (léase países ricos), por lo que se extraen de manera desordenada, generando en numerosas ocasiones importantes conflictos bélicos por el control del recurso y/o de las rutas de acceso al mismo.
A todo esto hay que sumar, a modo de broma macabra del destino, que son una parte importante de estos países subdesarrollados los que están sufriendo y van a sufrir las peores consecuencias del cambio climático, cuyos principales responsables somos, precisamente, los países más desarrollados.
En resumen, el crecimiento demográfico, que se traduce en hambre y las "externalidades" del mundo desarrollado son los principales motores del deterioro ambiental de estos países. Por tanto, una forma de salvar la situación es promover su mejora económica. Pero esta mejora se ve imposibilitada por la escasez de tejido institucional, por el escaso interés que estos países suponen para el mercado global, fuera de su condición de productores de materias primas y receptores de residuos y por la propia dinámica de la pobreza. Y, si se lograran salvar todos estos problemas y estos países iniciaran la senda del desarrollo, aún tendríamos que enfrentarnos a su seguro aumento de emisiones de gases de efecto invernadero, posiblemente a niveles per cápita inferiores a los nuestros, pero con niveles globales importantes (como es el caso de China) por el elevado número de habitantes.
Nuevamente, un nudo gordiano. Lo mires por dónde lo mires, tires de donde tires, el final es un nudo más apretado. Sólo queda hacer lo que Alejandro Magno: cortar el nudo con la espada (esta es otra metáfora).
Las transparecncias del curso dictado ayer tarde en la Universidad de Almería sobre el tema de la pobreza y el desarrollo sostenible las adjunto en el siguiente enlace:
Desarrollo sostenible y pobreza

miércoles, marzo 21, 2007

Una verdad incómoda

Esta tarde, en el proceso de preparación de un curso que doy el jueves por la tarde, he visionado el documental así titulado, en el que Al Gore se encarga de explicar en un lenguaje llano y sencillo qué , exvicepresidente de Estados Unidos, puñetas es eso del cambio climático.
Armado de un PowerBook y del software de presentaciones Keynote de Apple nos deleita con una conferencia dramatizada en la que intenta llegar a la razón y al corazón de la audiencia. Y a fé mía que lo consigue.
Al mismo tiempo que logra un lenguaje sencillo, también aporta pruebas demoledoras y esclarecedoras de las causas y las consecuencias de este fenómeno. Incluso, al final, lanza un mensaje de optimismo basado en la capacidad de los humanos para sobreponerse a las catástrofes.
En cualquier caso, creo que este es un documental que todo el mundo debiera ver, comenzando por los parlamentarios y congresistas de todo el mundo y terminando por los colegios de primaria, la labor es ingente, pero el primer paso es llegar a ser conscientes de la naturaleza del problema. Me gustaría ser tan optimista como Gore, pero no puedo. Así que me consuelo pensando que seguramente lograremos detener las emisiones, aunque para entonces el clima ya no será ni volverá a ser como el de ahora (¿o ya hay que decir antes?).
Por cierto, en la web oficial del documental hay interesantes datos y material para descargar.

Nuevos mapas de la ESA

La Agencia Espacial Europea ha creado unos gráficos animados en los que representa la evolución mensual de la concentración de diversos gases en la atmósfera.
Este es el del CO2, por ejemplo:


Me da la impresión de que es en la primavera del hemisferio norte en el momento en el que la concentración de CO2 es mayor. También me parece que los tonos amarillos y rojos tienden a ser más persistentes en el último año (aunque en realidad son muy pocos los analizados). Y, de eso estoy seguro, la zona de España sobre la que hay una mayor concentración es el Levante y Sureste peninsular.

martes, marzo 20, 2007

China y la responsabilidad histórica

No me he podido contener al leer esto en una noticia de El País, leído a través de Ambientum.com:
China está que arde

(Internacional)
El año 2006 fue el más caliente en China desde 1951. La mayor parte del país ha experimentado, durante este medio siglo, un incremento continuo de las temperaturas, según aseguran los meteorólogos. Hasta tal punto que los termómetros de Pekín han alcanzado este invierno cotas desconocidas. Los lagos de la capital se fundieron en enero, cuando suelen permanecer congelados hasta marzo, algo que los expertos han atribuido al cambio climático. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) prevé que China supere a Estados Unidos en 2009 como primer emisor de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento global. Pero el Gobierno chino argumenta que para luchar contra esta amenaza necesita la cooperación tecnológica internacional, y que, en cualquier caso, la principal responsabilidad, la responsabilidad histórica por las emisiones asociadas a la industrialización, corresponde a los países más desarrollados.


He puesto en cursiva una parte del texto, que es la que me ha levantado las carnes (en sentido metafórico, se entiende). Evidentemente, a China no le falta razón. Los responsables de la situación somos nosotros y nuiestros procesos de industrialización. Es más, detrás de la industrialización china hay también muchos capitales occidentales. Así que ya tenemos un elemento más del nudo gordiano que es la situación económicoambiental actual. ¿Hasta que punto podemos exigir a otros países que renuncien a la emisión de gases cuando nosotros nos lo hemos planteado (y no todos) cuando ya habíamos estropeado el clima? Pero, por otro lado, ¿puede permitirse el Planeta una China con las emisiones per cápita de Estados Unidos?

La crisis del agua dulce

En este plantea que maltratamos a diario los humanos hay un recurso híperabundantes que, sin embargo, en su forma más directamente utilizable por los seres vivos es, en algunos lugares el principal limitante a la vida: el agua.
Aprendí en el colegio que 3/4 partes del planeta es agua. Pero luego comprendí que la que realmente nos es imprescindible para vivir es el agua dulce, de la cual ya no hay tanta. La cuestión es que, como una nueva manifestación de la crisis ecológica global de la que habla Jorge Richman, diez de los más caudalosos ríos del planeta y, por tanto grandes suministradores de ese tipo de agua tan necesaria para la vida terrestre, se ven sometidos a una seria reducción paulatina de sus caudales.
Cambio climático y contaminación parecen ser, a juicio de WWF/adena, los culpables de esta situación. Y, detrás de esos culpables últimos, como siempre, aparecen nuestras actividades económicas, que son las que producen la contaminación y, en última instancia, generan la mayor parte de las emisiones de CO2 que provocan el cambio climático acelerado (al menos si es verdad lo que dicen la mayor parte de los climatólogos del mundo).
La realidad es que el panorama al que parecemos abocados no es precisamente alhagüeño, el menos para los países pobres y los más meriodionales del Norte. Para una mayor comprensión del problema, os enlazo uno de los Mapas de Le Monde Diplomatic, sobre las disponibilidades de agua en el mundo y los conflictos que genera:


lunes, marzo 19, 2007

Los del Financial Times son unos alarmistas

Aún recuerdo cuando en 2004 se me ocurrió decir que estábamos asistiendo a un fenómeno de burbuja inmobiliaria. Por poco no me queman en una hoguera los promotores y constructores, que veían en mis palabras una amenaza a la marcha del mercado en Almería. Lástima que ni yo sea tan importante, ni ellos tan sensatos como piensan.
Al final, la mayor parte de los gabinetes de análisis económico terminó reconociendo la obviedad (algunos de forma tácita, no expresamente), pero dejando ver su clara opinión en las recomendaciones (es el caso del Banco de España, por ejemplo).
La cuestión es que, ahora, el Financial Times se descuelga advirtiendo de la proximidad de un estallido de la burbuja inmobiliaria en España, lo que es cualquier cosa menos un mensaje de tranquilidad para el mercado. Efectivamente, los incentivos que existían en los años pasados para el crecimiento de la demanda de vivienda se han agotado y los precios han llegado a un nivel en el que no queda mucha población que pueda pagarlos, y mucho menos en un escenario de tipos de interés crecientes como el que nos encontramos.
La solución evidente sería construir y vender casas a precios menores, pero los tenedores de suelo no reaccionan de forma rápida a los cambios a la baja y prefieren esperar a dejar escapar una riqueza que no han materializado, pero que tampoco están dispuestos a soltar.
En resumen, malos tiempos para la lírica y peores para la construcción, aunque como no hay bien que por mal no venga, las presiones hacia la insostenibilidad desde esta parte de la actividad económica tenderán a reducirse. Espero.

domingo, marzo 18, 2007

Huella ecológica y renta per cápita

¿Hasta que punto el desarrollo de los países ricos está mermando las posibilidades de crecimiento de los pobres? ¿Existe una relación directa entre la renta per cápita y el deterioro ecológico?
Fuente: Le Monde Diplomatique

Evidentemente, el lector de esta página ya conoce mis respuestas. Así que no me extenderé demasiado en los planteamientos y expondré un par de figuras que me parecen enormemente esclarecedoras. La primera es una representación del mundo visto desde la perspectiva de su riqueza, de forma que los países más ricos tienen un mayor grosor y los pobres se ven adelgazados. La segunda es la huella ecológica que presentan los distintos países. Como se puede ver, existe una amplia correlación entre ambas imágenes.
Fuente: Unión Europea, 2005
Si que me extenderé en las conclusiones que a mi me parecen obvias. La primera es que una pequeña parte de la humanidad ha llegado a unas elevadas cotas de desarrollo económico a costa de los recursos del conjunto del planeta, y ha alcanzado tal nivel de consumo de materia que constriñe las posibilidades de la parte más pobre de la humanidad. La segunda es que si queremos que esa parte de la humanidad alcance nuestras cotas de nivel de vida según el sistema económico actual nosotros tendremos que renunciar a una parte de nuestro actual consumo y/o tendremos que hacer crecer nuestra eficiencia ecológica (ecoeficiencia) a unos niveles mucho mayores que los actuales. No hay ninguna otra forma de lograrlo. Y si el lector tiene dudas, le invito a que responda a este cuestionario que calcula la huella ecológica individual y la extrapola al conjunto de la humanidad.

Según esa web, mi actual nivel de consumo elevado al conjunto de los habitantes de la Tierra, necesitaría de 1,25 planetas. Claro, que también hay otra posibilidad: que descienda la población humana.

miércoles, marzo 14, 2007

Un cuento cada día

Desde hace unos meses me ronda en la cabea la idea de montar una nueva bitácora dedicada a relatos cortos, de no más de unas 15 líneas y que tenga una actualización cuasidiaria. La idea es que sea una obra coral, pero a los coautores que tengo en mente los tengo que engañar. Uno de ellos es posible que lea esto y se sienta impelido a hacerlo, ¿no, docmorti? :-)

ACTUALIZACIÓN: Dicho y hecho. Con ustedes No más de 15 al día

Jornadas de Cambio Climático

Acabo de regresar a casa después de comer con los organizadores de las Jornadas de Cambio Climático habidas hoy en la Universidad de Almería. Antes de nada debo decir que para mi ha sido un placer coincidir, no sólo en el espacio y el tiempo, sino también en el fondo, con Abel Lacalle y Federico Aguilera Klink (el que junto a José Manuel Naredo fue una de mis grandes inspiraciones para elegir esta vía de la economía ecológica).
Lejos de lo que cabría suponer de dos economistas y un jurista, hemos dejado de lado la crematística (Aristóteles distnguía entre economía y crematística) y nos hemos centrado en el origen del problema, la génesis. Y el diagnóstico ha sido plenamente coincidente (obviamente con matices).
El problema radica en la escala de valores de la sociedad. Lacalle plantea que, además, las soluciones que se orquestan intentan corregir los síntomas, pero no el mal en sí. Aguilera, por su parte, habló de lo que es crecimiento y no es desarrollo, de cerrar procesos económicos y de insertar la economía en la naturaleza y se ha preguntado por la calidad de las decisiones democráticas y el papel de la política. Como verá el lector asíduo, cuestiones que hemos planteado aquí en otras ocasiones, y que seguramente volverán a salir.
Al acabar las tres intervenciones alguien ha hecho una pregunta vital: ¿Y cuando uno piensa estas cosas no se deja llevar por el pesimismo?
La verdad es que todos hemos reconocido que si, pero también todos hemos dejado abierto un pequeño resquicio para la esperanza.
Las imágenes de mi presentación las podeis encontrar aquí:
Jornadas Cambio Climático Almeria

Los mapas pertenecen al Atlas de Le Monde Diplomatic.

lunes, marzo 12, 2007

De la transición demográfica al retraso de la jubilación

La transición demográfica: el paso de una demografía antigua (altas tasas de natalidad y mortalidad) a otra moderna (bajas tasas de natalidad y mortalidad) suele generar un boom demográfico (la tasa de mortalidad desciende más deprisa que la de natalidad). Pero, si se consolida, finalmente nos acaba volviendo la tortilla. Al final, el envejecimiento hace que los sistemas públicos de bienestar social se vuelvan vulnerables: aumentan los costes por encima de los ingresos y las salidas al problema son siempre traumáticas.
Se puede hacer como en Chile o Estados Unidos: optar por un sistema de capitalización en el que uno ahorra para SU jubilación, aunque si se viene de un sistema de solidaridad intergeneracional los costes para la generación de transición pueden ser trágicos.
O se puede hacer lo que Alemania, que ha aumentado la edad de jubilación, logrando así un alivio temporal en el que los trabajadores cotizarán dos años más que ahora, logrando así una cierta mejora en los ingresos y dando tiempo a que la muerte aligere un poco el contingente de los receptores de pensiones.
Desde el punto de vista de la sostenibilidad medioambiental, la disminución del contingente humano sobre la Tierra es una buena noticia, aunque desde la perspectiva de los sistemas de previsión social es un desastre, y desde el punto de vista del "crecimiento" económico también: las poblaciones envejecidas son menos consumistas y menos productivas (menos activos). Así que he aquí otra de las tremendas paradojas que deberemos afrontar en los próximos decenios si de verdad queremos asumir el camino de la sostenibilidad.

viernes, marzo 09, 2007

Paradoja espaciotemporal

La próxima semana coincidiran en la provincia de Almería dos eventos relacionados con el medio ambiente. Uno de ellos se celebra en la Universidad de Almería y versa sobre el cambio climático. A esta estoy invitado como ponente el miércoles junto con Abel Lacalle y Federico Aguilera Klink, el primero experto en legislación medioambiental y el segundo en economía de los recursos minerales, principalmente agua. Al primero lo conozco personalmente desde hace tiempo y al segundo hace tiempo que le quiero conocer, aunque le leo desde que pensé en una tesis sobre economía ecológica en Almería.
Al mismo tiempo se celebran en Aguadulce las IV Jornadas de Golf y Medio ambiente. Supongo que alguien se sorprenderá de que ponga ambas jornadas bajo el mismo post. De ahí el título. Pero lo curioso es que el programa del primer día promete. El del segundo y tercer día da menos juego. Supongo que el verdadero objetivo de las jornadas es convencer al la sociedad (que tiene la mosca detrás de la oreja) de las bondades del turismo residencial vinculado al golf. Y la estrategia es buena, porque la verdad es que deben trabajarse a una sociedad hastiada de excesos urbanísticos, ya sean vestidos de progreso o vestidos de golf. Es lo que tienen los abusos, que generan un profundo rechazo por parte de las gentes.
De un lado se analizará como el cambio clilmático va a afectar a la economía y a otros ámbitos de la sociedad y, del otro, cómo hacer campos de golf sostenibles. ¿Es o no es una paradoja espaciotemporal?

La Frontera de Posibilidades de Producción de la Humanidad

Desde hace unos años les comento a mis alumnos que posiblemente una de las claves del por qué los economistas somos tan miopes con respecto al medioambiente radica precisamente en uno de los conceptos que se suelen explicar en los primeros temas: la frontera de posibilidades de producción. Tradicionalmente se explica que esta frontera encierra todas las combinaciones posibles de bienes y servicios que se pueden producir con un estado de la tecnología dado. Todas las combinaciones que están dentro de la frontera son posibles pero no eficientes, pues no se están usando todos los recursos disponibles al máximo. Las que están fuera de la frontera son, por definición, imposibles. Y las que están en la misma línea son posibles y eficientes, se utilizan todos los recursos disponibles y se alcanza la mayor producción posible. Evidentemente se consideran preferibles éstas combinaciones a las demás.
Con esta presentación cometemos dos errores básicos:
  1. Consideramos que el objetivo es maximizar la producción, confundiendo la mayor cantidad de bienes y servicios disponibles con mayor bienestar (no tiene por qué ser así).
  2. Al mismo tiempo, y esto es más sutil, estamos olvidando el principio de prudencia valorativa de los contables que tan buen encaje tiene en la economía ecológica. Usar los factores al máximo induce el riesgo de su agotamiento. Esto es evidente en el caso de los recursos no renovables, pero también se produce en el de los renovables. Pongamos por caso una pesquería. Situarnos en el límite de la FPP nos supone en el caso de la pesquería pescar a la misma tasa de renovación de la misma (en realidad, se está pescando por encima de ésta). De esa forma maximizamos la pesca actual sin sacrificar la pesca futura (la clave del desarrollo sostenible). Pero al actuar de esa forma estamos corriendo el riesgo de que una situación no contemplada (como una enfermedad, o un problema de contaminación en las zonas de cría) reduzca la capacidad reproductiva de la población pesquera y cometamos entonces la sobrepesca, induciendo el colapso del recurso.
Esos son errores, digamos, del propio concepto. Pero, hay más, es el que denomino problema de escala. La FPP tradicional es ampliable. Puede verse ampliada si se descubre un nuevo recurso explotable (por ejemplo, petróleo), o si se produce una abundancia de un determinado factor productivo, o si se produce el comercio. Evidentemente esto es cierto desde la perspectiva local. Pero esa perspectiva fue superada cuando la globalización entró en juego. Las economías de los países que están integrados en la red global son en el fondo una misma cosa en la que los principales operadores son empresas transnacionales (véase al respecto este artículo escrito en 2000). En este contexto, la FPP es un límite absoluto, que sólo puede ser ampliable hasta cierto punto, que viene dado por el rendimiento máximo de la máxima tecnología. Llevo meses pensando en cómo representar esta idea de forma efectiva y hoy, al arrancar el Google Earth lo he descubierto. Con ustedes, la Frontera de Posibilidades de Producción de la Humanidad:

¿Revolución digital o marketing viral?

¡Despierta imbécil!
Ese era el asunto del mensaje que me mandaba ayer uno de los comentaristas más antiguos de esta página. De primeras me pareció uno de los típicos mensajes que utilizando la ingeniería social te invitan a pinchar un vínculo que termina ejecutando código malicioso o descargando un virus. Así que en lugar de pinchar, copié el enlace y lo pegué en la barra de navegación de mi fiel FireFox.
No era un virus, al menos no como yo suponía. Despierta imbécil.com pretende movilizar conciencias, hacer "despertar" a la sociedad a aquellas realidades que suelen tener arrinconadas en lo más profundo de la consciencia, y que la sumergen en el sopor que la página intenta remover. El autor es argentino (al menos el acento me parece de allí) y los contenidos son un manifiesto, una colección de vídeos (algunos francamente brillantes) realizados por el autor y algunos contribuyentes voluntarios, así como material despertador.
A priori podría ser un movimiento social de los que pretenden un cambio de los valores ético-morales de la sociedad. Pero... No sé si será por el contagio de mi hermano que, como publicista que es, ve acciones de marketing por todas partes, a mi me resultan llamativas varias cuestiones. La primera es el cuidado diseño del material despertador y de la propia página (ya se, se puede tener buen gusto y buenas intenciones a la vez), el acabado profesional del la web, y algunos mensajes claramente demagógicos (como el de lo que hacen los bancos con el dinero de tu hipoteca).
Y, para acabar de rematar, incorpora un contador que anuncia la Gran Despertada.
En fin, o bien es un excelente trabajo de unos bienintencionados, o bien es una buena herramienta de captación de correos, o bien terminarán anunciando algún producto o servicio.
Ya veremos.

miércoles, marzo 07, 2007

¿Es sostenible el mundo digital?

En los comentarios de los últimos días ha aparecido recurrentemente el SOOS (Sistema Organizacional Open Source) y el paradigma digital. En cierto sentido, la filosofía que subyace por debajo del movimiento de código abierto (OS) es la correcta a la hora de ser aplicada en la resolución de los problemas de carácter medioambiental, al menos en los que son de alcance más global. No en vano el OS funciona en esencia como un bien común en el que todos los propietarios contribuyen a su difusión y/o a su perfeccionamiento (véase más sobre esto en "La victoria del código abierto").
Sin embargo, la pretensión de que el paradigma digital tal y como nos lo ha estado definiendo Ismael Olea es sinónimo de sostenibilidad o condición previa para él, no termina de encajarme. Y esto es así porque lo digital no es sostenible ni en el fondo ni en la forma.
No lo es en la forma porque la sustancia de la que está hecho el mundo digital es tremendamente material. El coste ecológico de un ordenador, la cantidad de materiales que se incorporan al proceso de fabricación de cada computadora, es enorme, por lo que este producto es uno de los ejemplos más elementales de ineficiencia ecológica, tanto en su fase de fabricación como en la de recuperación, cuando el producto se convierte en deshecho. Y eso sin contar la electricidad que le da vida o las toneladas de metal que se usan en las redes.
Pero es que en el fondo tampoco lo es, puesto que el mundo digital es básicamente una herramienta. Una herramienta que nos facilita estar más y mejor comunicados y que nos permite mejorar la eficiencia de nuestros procesos físicos. Es decir, nos permite obtener más output por cada unidad de input introducido en el sistema. Esto no está mal, pero las mejoras de eficiencia productiva las utilizamos los humanos para aumentar nuestra producción total. El problema es que los ahorros de inputs no pasan a ser parte del stock de riqueza, sino que se utilizan en la producción de más productos (más baratos –lo que aumenta su mercado potencial y su consumo–).
Por tanto, la única forma de que el paradigma digital se integre en una estrategia de sostenibilidad ambiental pasa por su supeditación a un nuevo marco de valores que superponga la obtención los objetivos de sostenibilidad y de calidad de vida a los del crecimiento del PIB.

lunes, marzo 05, 2007

De Juana y el cálculo electoral

He leído en diversos lugares durante estos días la teoría de que el alivio de la pena del terrorista De Juana (hasta hace poco en huelga de hambre) podría tratarse de una jugada que vendría seguida de un nuevo comunicado de alto el fuego de ETA. Y que, de esta forma, el Gobierno se aseguraría una cierta ventaja electoral.
Sin embargo, esos planteamientos adolecen de un par de fallos profundos, a saber: consideran que los españoles somos poco menos que imbéciles y que nos vamos a conformar con un simple comunicado de alto el fuego por parte de los terroristas que han demostrado suficientemente su falta de compromiso con la obtención de la paz; por otro lado le conceden al Gobierno una omniscencia de la que hasta ahora no han dado muestras (antes al contrario).
Los costes electorales de este caso serán profundos y tendrán una continuidad en el tiempo desde el momento en el que presos de todas las cárceles se sitúen en huelga de hambre. En la medida que el ejemplo cunda el sistema será incapaz de atender a todos ellos en los hospitales (claro que llevar una huelga de hambre hasta el final es complicado).
Sinceramente, creo que el Gobierno se ha equivocado. Sólo lo entendería en un caso: que ETA se comprometa públicamente a entregar las armas. Ese es el tipo de comunicado que podría hacer dar la vuelta a la tortilla: una foto de granadas, pistolas y demás entregadas a la policía o a algún observador internacional, mientras tanto no entenderé el porqué. Ya sé que son cosas del Estado de Derecho, pero ese mismo estado de derecho pidió una pena excesiva a todas luces por dos artículos de opinión. No puede ser que juguemos con las leyes según nos vaya yendo la partida.

sábado, marzo 03, 2007

El Estado federal que no lo era

Leo este curioso artículo en The Economist: La España centrífuga. El artículo se cuestiona el proceso de revisión de los estatutos de autonomía y mete el dedo en la llaga de algunos temas verdaderamente preocupantes. Por ejemplo, el continuo desmantelamiento del poder central, el avispero de las políticas del agua o lo folclórico de algunos elementos de identidad regional (nacional).
A título personal me preocupan algunas cuestiones de este proceso, algunas de las cuales creo que ya he comentado aquí.
En primer lugar me parece un disparate darle a las autonomías las competencias de las Conferencias Hidrográficas (aparte de que me parece inconstitucional): un elemento que desde siempre ha creado tensiones entre los españoles (por lo escasa y mal repartida por el territorio que se nos presenta) y que normalmente afecta a más de una comunidad autónoma tiene todos los números para salir en la lotería de los enfrentamientos territoriales. Es sumamente útil en este caso la existencia de un poder central que decida por encima de los intereses particulares de cada territorio.
En segundo lugar no termino de entender el razonamiento según el cual el binomio descentralización-desarrollo económico funciona eternamente. ¿No habrá un punto a partir del cual los costes de la descentralización terminan siendo mayores que los beneficios?
¿Hasta qué punto sería sostenible por parte de las comunidades autónomas la no trasmisión de competencias a los ayuntamientos, como por ejemplo la libertad de ejecutar y decidir su política urbanística? Los Estados se centralizaron buscando "economías de escala"; es posible que el exceso de centralidad impida ver los problemas desde una óptica más cercana al ciudadano, pero también es posible lo contrario, que un exceso de cercanía impida componer una imagen de conjunto.
En tercer lugar, y esto es una crítica de fondo, no tiene ningún sentido jurídico montar una estructura federal en una Constitución que no lo es. En este sentido, me parece mucho más coherente y mucho más barato en términos de costes derivados de los recursos de inconstitucionalidad (y la incertidumbre que ello genera) modificar la constitución, haciéndola verdaderamente federal, y luego reformar los estatutos teniendo un marco mucho más acorde con la filosofía de la mayoría de los textos que se están aprobando.
Por cierto, curioso el mapa que ilustra el artículo, las únicas ciudades marcadas son: Madrid, Barcelona y ... Granada. Curioso, ¿no?

Haciendo de Casandra

Me refiero a la desdichada hija de Príamo, el rey de Ilión (Troya) que negó sus favores a uno de esos humanísimos dioses griegos y éste, en venganza, le concedió el don de predecir el futuro, y la maldición de que nadie creyera sus vaticinios. Ella dijo que Helena traería la desgracia de Troya, pero no le creyeron. Ella predijo la presencia de guerreros en el caballo, pero sus conciudadanos metieron el caballo de Odiseo dentro de la ciudad.
En fin. Juguemos a ser agoreros. Supongamos un mundo en el que los ciudadanos de los países occidentales (los únicos que a día de hoy se lo pueden permitir), cambiasen su sistema de valores (ya sea por causa de las guerras, de las hambrunas, de las inflaciones estructurales o del simple sentido común). Supongamos que decidan medir el progreso de la sociedad no en euros, yenes o dólares, sino en calidad de vida de los ciudadanos. Supongamos que, además, disminuyan su presión creciente sobre los recursos naturales. Y que todo esto lo hagan poniéndose de acuerdo en el seno de alguna organización internacional realmente respetable y, lo que es más importante, respetada.
¿Sería este el final de la crisis ecológica global? Desgraciadamente no. Por al menos dos razones:
  • Muchos de los procesos ecológicos están irremediablemente dañados ya y es difícil predecir en qué momento alcanzarán un nuevo equilibrio y qué consecuencias tendrá ésto sobre nuestras vidas.
  • Aún así, hay muchos problemas de carácter social que quedarían pendientes. Por ejemplo, las profundas desigualdades Norte-Sur, que no quedarían saldadas por una decisión de este tipo, y que seguirían provocando tensiones y emigraciones masivas.
Incluso, en el seno de las sociedades desarrolladas seguramente movimientos de carácter populista inflamarían el descontento de los desposeídos, condenados ya para siempre al ostracismo social, y lo harían espoleados por el dinero de los que querrían ganar aún más dinero.

Por tanto las dificultades son tan grandiosas que posiblemente nuestra especie siga resbalando por la pendiente de la extinción inconsciente, de la misma manera que una plaga de langosta, que sigue viva mientras haya otro sitio al que volar para seguir comiendo.

viernes, marzo 02, 2007

La obsesión del crecimiento

Mea culpa. Me acuso. Los economistas nos dejamos perder por una tasa de crecimiento elevada: nos pirran.
Básicamente eso nos pasa por varias razones:
  • La primera es que, aunque en la facultad se nos dice que el PIB o el PNB es una medida imperfecta de la producción de un territorio, se la considera una muy buena aproximación. Los estudiantes lo oyen, pero no lo escuchan, si no hay nada mejor, para que voy a darle más vueltas. Y, realmente, en muy pocos sitios se les habla del Índice de Desarrollo Humano o de ninguna otra de las medidas alternativas que se han propuesto.

  • La segunda es que nos dejamos llevar por las cadenas de razonamiento automático que tenemos metidas en lo más profundo del cerebelo: más PIB significa más empleo, más empleo es más consumo y menores gastos sociales, lo que supone unos mayores ingresos públicos y menores gastos (ergo, menor déficit o mayor superávit), lo que... Y más empleo nunca puede ser negativo, ¿o si?
  • La tercera es que a los humanos nos encantan las listas, que no son otra cosa que la explicitación de comparaciones. La necesidad de compararnos con los demás en cualquier apartado de la vida (mientras que los animales sólo lo hacen cuando se trata de la reproducción) implica que nos gusta estar en listas y, además, lo más arriba posible. (Evidentemente, hay una segunda explicación, y es que los humanos nos comportamos como animales en celo en todo momento).
En cualquier caso, damos por bueno que el crecimiento es intrínsecamente bueno. Y se nos olvidan otras cosas igualmente importantes:
  • Que el crecimiento no puede ser infinito puesto que nuestro mundo material tiene límites, los cuales estamos continuamente poniendo a prueba a expensas de nuestras posibilidades de persistencia futura como especie.
  • Que el crecimiento en países desarrollados como es España suele significar una merma de las posibilidades de desarrollo de otros países menos afortunados (la cantidad de bienes materiales del planeta es finita puesto que son finitos los recursos).
  • Que hay actividades que se plantean como mayor crecimiento pero que posiblemente no produzcan bienes socialmente valiosos. Por ejemplo, ¿cuánto del crecimiento económico de EE. UU. en los últimos años no se debe a la guerra de Irak?
En fin, repito: mea culpa. Acabo de terminar un trabajo relativo al municipio de Níjar en el que se nos pedían líneas de desarrollo futuras y según termino de declarar el último borrador como versión definitiva me doy cuenta de que nuestras propuestas van todas encaminadas al crecimiento del PIB, dejándonos por la falsa igualdad entre crecimiento y desarrollo.