lunes, abril 30, 2007

El papel de las remesas de emigrantes

Íñigo Moré cerró las V Jornadas de Primavera de Economía, celebradas en Almería durante las semanas anteriores. Su conferencia estuvo dedicada a "las remesas de los inmigrantes y su contribución al desarrollo".
Íñigo Moré es consultor y promueve el movimiento Remesas.org (desde hoy añadido a los recursos didácticos de mis asignaturas). Su conferencia estuvo llena de datos y, sin embargo, lo más sorprendente no es precisamente lo que sabemos, sino lo que desconocemos, que en este terreno es casi todo.
Decía Moré que "las remesas de los inmigrantes son el principal cauce de recursos netos entre países ricos y pobres". Y, a pesar de ello, no están cuantificadas. Y no lo están por las dificultades que entraña dicha operación: no tienen contrapartida, a veces utilizan mecanismos informales y ningún organismo multilateral se encarga de ellas.
Entre la multitud de datos relevantes que aportó, me parece que hay unos cuantos que deben ser señalados por su relevancia:

  • En el mundo hay 50 países para los que las remesas suponen más del 50% de su PIB.
  • Para Marruecos (4º receptor de remesas del mundo), las remesas suponen el 8% de su PIB y so de mayor cuantía que la IDE (Inversión Directa Empresarial).
  • España pasó a ser emisor neto de remesas en 2003 y actualmente es el primer remesador de la UE y el 4º del mundo (Moré pone en duda este ranking por la nula contabilización llevada en otros países receptores de emigrantes).
  • La mayor parte de los inmigrantes emiten remesas, sobre todo en las primeras fases de su aventura migratoria, y suele ser un porcentaje muy relevante de sus ingresos (24% del salario bruto en una investigación realizada en la Comunidad de Madrid).
  • Las remesas actúan como compensadoras de las Balanzas por Cuenta Corriente de los receptores y son un mecanismo muy efectivo para reducir la pobreza y aumentar el capital humano de los países (son mecanismos que funcionan de "persona a persona").
  • Por su cuantía, las remesas son el principal plan social de Iberoamérica.

Curiosamente, siendo Almería una tierra de inmigración (como no hace mucho lo fue de emigración) no sabemos nada del comportamiento de nuestros residentes extranjeros sobre este comportamiento. Además, teniendo en cuenta la naturaleza dicotómica del fenómeno en nuestra provincia (inmigrantes laborales y residentes), sería interesante cuantificar los flujos de renta que salen y entran a Almería por estas cuestiones. Creo que ahí hay un interesante filón para la investigación económica.

jueves, abril 26, 2007

¿Por qué se mueren las abejas?

En todo el mundo lapoblación de abejas disminuye. No se sabe aún el porqué. Ahora es en Suiza, donde los miembros de una asociación apícola considera que el problema radica en un virus llegado de Asia portado por los ácaros.
No sé si la razón tendrá finalmente algo que ver con la acción antrópica, pero desde luego los milenaristas van a encontrar el terreno muy pero que muy abonado.

Last FM

Hace meses me apunté a Last.fm. Estaba en inglés y no me enteré bien de lo que decía, así que no le hice demasiado caso. Hasta que hace unos días comencé a ver que este servicio comenzaba a ser recomendado en un montón de páginas web y bitácoras. Así que esta mañana he vuelto a entrar y, por fin, me he dado cuenta de lo que es y de cómo funciona (gracias a que ahora se puede visualizar en español).
En todos estos meses, cada vez que yo reproducía una canción en mi ordenador estando conectado a Internet, se mandaba la referencia de la canción a Last.fm, componiéndose, de esta forma un completo mapa de mis gustos musicales. Con esta lista de autores y canciones, el servicio genera una emisora de radio, que puede ser compartida (desde hoy está en la cabecera del blog) con el resto del mundo y te permite saber quienes escuchan cosas similares a ti.
Es, en esencia, una herramienta de creación y gestión de redes sociales cuyo vínculo principal es la música.

miércoles, abril 25, 2007

Globalización y desigualdad

Cooperación y desigualdad: el papel de la cooperación internacional. Este era el título de la conferencia que impartió José Antonio Alonso en la segunda sesión de las V Jornadas de Primavera de Economía, que se celebraron en Almería el pasado lunes.
Alonso ilustró al personal con una charla muy ordenada en la que se mezclaban en dosis cuasi perfectas el lenguaje llano y la introducción de conceptos económicos, sin resultar en ningún momento inaccesible. La primera parte la dedicó a dilucidar si el proceso de globalización ha generado mayor desigualdad o no. Sus conclusiones, como buen gallego (esto lo dijo él), es que en realidad se han producido dichos fenómenos. A través del análisis de la evolución del Coeficiente de Theil (enlace a un Powerpoint de la profesora Beatriz Larraz) obtiene unas interesantes conclusiones, entre las que destaca que la desigualdad ha venido aumentando en el mundo tanto en períodos globalizadores como no globalizadores, por lo que es un fenómeno hasta cierto punto autónomo y que tiene más que ver con la institución del mercado que con la mayor o menos globalidad de la misma. Otra conclusión es que la globalización crea convergencia entre los países que se encuentran en la mitad de la distribución, pero aumenta la distancia entre los extremos de la misma (o sea, entre los más ricos y los más pobres). El corolario último de su razonamiento es que la globalización no corrige la desigualdad, por lo que se deben generar instrumentos correctores específicos.
A continuación justificó esta necesidad de lograr una mayor equidad a través del concepto de bien público internacional (IPG en sus siglas en inglés), entre los que destaca: la salud pública, la seguridad internacional, el medioambiente, ...
Finalmente terminó la conferencia abogando por la creación de organismos internacionales que rigieran en términos de una mayor democracia e igualdad el funcionamiento de los mercados globales. En este sentido dijo que el proceso de formación de los mercados nacionales fue acompañado de la creación de instituciones para su gobierno y de la figura de la ciudadanía (una carta de derechos). Esto no está pasando con la globalización.
Posteriormente, en el debate surgieron temas interesantes, como la falta de democracia en el proceso globalizador y cómo se convierte ésto en un elemento de debilidad del proceso, que podría terminar retrocediendo. O cómo esa carta de derechos deseable se enfrenta en la práctica al surgimiento de actitudes identitarias regionales o nacionalistas que dificultan de hecho la obtención de los derechos globales.

martes, abril 24, 2007

Cambio climático y paz mundial

A través de Ambientum, he leído una noticia originaria de El País, en la que se hace referencia a la consideración de amenaza para la paz mundial del proceso de cambio climático. El titular dice que "El Consejo de Seguridad de la ONU minimiza el peligro para la paz del calentamiento".
Sin embargo, sólo hay que echar un vistazo a las conclusiones del 4º informe del IPCC. Si estas previsiones son ciertas, veremos un empeoramiento de la situación alimenticia y de disponibilidad de recursos en muchos de los países más pobres y poblados del mundo, un excelente caldo de cultivo para los políticos extremistas y para los señores de la guerra.
Así que no me extrañaría que el Consejo de Seguridad considere que esos países no son suficientemente peligrosos para el resto. Es una lástima, pesan tan poco, que nos parece hasta poco relevante lo que pueda suceder con ellos, y no considerameos relevantes los efectos sobre nuestro primer mundo. Y lo peor es que a lo mejor no les falta razón: véase si no Darfur.

Las otras caras de la inmigración

El pasado viernes, el Consejo Audiovisual Andaluz me invitó a participar en una mesa redonda sobre inmigración. Dando por hecho que, siendo el último día de las jornadas, la mayor parte de la información cuantitativa ya estaría aportada y que se habrían tratado la mayor parte de las cuestiones, me planteé aportar algo nuevo, o relativamente nuevo.
Hace unos años, preparando una conferencia sobre este mismo tema, leí sobre el Modelo de Roy, según el cual primero emigran los más capacitados, incluso los que más dinero tienen (el viaje no es gratis, hay un coste de emigración bastante elevado), por eso sus curvas salariales en el país de destino suele ser mayor que las de las cohortes que llegan después.
Esto me llevó a pensar que, posiblemente, en la decisión de emigrar de los primeros juegue un papel no poco importante la aversión al riesgo: es mucho más arriesgado emigrar al principio que luego, cuando las redes familiares o locales ya están montadas. Si esto fuera cierto, debería trasladarse al comportamiento de esta población en el país de destino, presentando una mayor tasa de empresarialidad –odio esta palabra–.
En el caso de Almería este extremo parece cumplirse. Los extranjeros crean empresas (eso si, muy simples y con fórmulas legales que no requieren desembolsos previos) a un mayor ritmo que los nacionales (y eso que no hemos podido medir el efecto en formas jurídicas distintas a la de empresario individual).
Por otro lado, también presentamos los primeros resultados de una encuesta que estamos realizando sobre la valoración de la mano de obra extranjera por parte de los empresarios de la provincia (los resultados que se aportan corresponden a 102 encuestas, por lo que la representatividad aún es muy baja). Lo más destacable es la relativa baja permeabilidad del comercio hacia la inmigración, así como cierto sesgo eurocentrista a la hora de valorar los grados de preparación de las distintas nacionalidades.

inmigración 2007

sábado, abril 21, 2007

¿Es éste el camino?

Vaya por delante que no lo creo. A través de la edición de fin de semana de faq-mac he llegado a esta noticia de Tendencias de la ingeniería.
La idea es relativamente sencilla, se trataría de capturar el CO2 en sus puntos de emisión, comprimirlo e inyectarlo en el subsuelo. La noticia plantea que se han identificado potenciales almacenes para el equivalente a 900 años de emisiones industriales.
Aunque podría tretarse de una forma de reducir considerablemente las emisiones a corto plazo, esta solución adolece de algunos serios problemas.


  • El primero es que parece sacada de un guión de los Simpsons, concretamente del episodio en el que metían la basura bajo tierra.
  • La segunda, desde una perspectiva más seria es que no ataca la fuente del problema, que es básicamente la generación de energía con hidrocarburos. Por tanto, en cualquier caso, habría que plantear una estrategia alternativa de reducción de dichas actividades ya que es seguro que no existe una capacidad infinita de almacenamiento.
  • La tercera es el ya comentado en otras ocasiones principio de prudencia. No sabemos los problemas que podría inducir la inyección del CO2 bajo tierra, tampoco estamos seguros de que el almacén sea estable y no tenga riesgos de fugas, filtraciones, terremotos, etc.
  • Una cuarta vendría dada, si quieren ustedes por la propia naturaleza de la solución. En el lenguaje de Riechmann sería una solución no biomimética y generadora de una tecnoestructura altamente incompatible con el medio ambiente.


Por otro lado, esta tecnología aumentaría el coste de producción del kilowatio en un 50%, lo que me lleva a plantearme si no es posible encontrar una fuente de generación alternativa que sea competitiva y no genere impacto a un coste similar.
Recomiendo que se lea el artículo entero, pues se hace referencia en él a una hipotética vuelta al carbón:
El creciente interés norteamericano por las tecnologías que mitiguen el impacto medioambiental del consumo de combustibles se justifica por varios motivos. En primer lugar porque las perspectivas de la reducción de las extracciones petrolíferas sugiere que en las próximas décadas será necesario regresar a un conocido hidrocarburo sólido, el carbón.

miércoles, abril 18, 2007

¿España va bien?

En otras ocasiones ya he mostrado mi descreimiento con respecto a la fortaleza del proceso de crecimiento económico de este país en los últimos años. En primer lugar, el crecimiento se ha fundamentado básicamente en un sector de la construcción de muy baja productividad y aquejado de una evidente situación de burbuja en sus precios. Por otro lado, se ha producido un efecto desplazamiento de las inversiones, hacia dicho sector de altas tasas de rentabilidad y relativamente cortos plazos de maduración (al menos en el caso de la compra de vivienda).
Una reducción de la actividad en dicho sector tendría tremendos efectos sobre la economía real, ya que el volumen de obras en ejecución se contraería para acomodar la oferta a una demanda más reducida. Pero eso significaría mucha gente en el paro que, de no ser absorbida por otras actividades a corto plazo, pondría nuestras cifras de empleo en niveles de hace tres o cuatro años.
Por eso, cuando hoy un periodista me ha pedido que le comentara el fuerte incremento de los efectos impagados en Almería, un escalofrío me ha recorrido la espalda. Sabemos que la construcción se ha venido desacelerando, sabemos que la agricultura parece estar enganchando una segunda campaña mediocre. Pensábamos que el turismo y la industria estaban levantando el vuelo, lo que compensaba en parte el problema.
Pero, si el crecimiento de los impagados era una tendencia firme la cosa se nos pone un poco chunga. Así que me he conectado a la web del INE y he realizado el siguiente gráfico, que representa la tendencia del ritmo de crecimiento de los efectos impagados en España (en número e importe):
De momento el problema no lo es tanto ya que aunque las tasas se aceleran, la del número no ha traspasado a los números positivos, aunque va en esa vía. El importe si que la ha traspasado lo que presumo sucede por el incremento medio de los efectos en los últimos años. Es decir, ahora un efecto devuelto tiene un importe mayor que hace tres años.
No hay, por tanto que disparar las alarmas, pero si que debemos ponernos en guardia y vigilar estrechamente esta variable para que no nos coja el toro, que diría un taurino.

martes, abril 17, 2007

España comienza a descarbonizarse

Si queremos reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, es necesario desacoplar nuestro crecimiento económico del incremento de las emisiones. Por ello les parece a los señores de CC.OO. que el aumento de emisiones de España en un 48% en 2006 es una buena noticia, ya que este porcentaje se ha reducido en 4 puntos con respecto al año anterior.
Es decir, en 2006, cada punto extra de crecimiento económico se tradujo en una menor intensidad relativa en nuestras emisiones.
Sin embargo, si nuestro compromiso es reducirlas en un 20% en los próximos años, el resultado de 2006 es poco menos que una victoria pírrica. A ese ritmo, la única esperanza que nos queda para cumplir sería una terrible crisis económica, con enormes reducciones de PIB y empleo que nadie desea.
Parece ser que según nuestra ministra de Medio Ambiente, España se va a poner las pilas en esto de las emisiones (debe ser que las conclusiones del 4º Informe del IPCC han comenzado a asustar a nuestros políticos) y que vamos a ser los campeones de la lucha contra el cambio climático. Supongo que Cristina Narbona cree de verdad lo que dice, lo que no tengo tan claro es que otros miembros del gobierno actual (o de los que podrían ocupar La Moncloa dentro de un año) se lo crean también. A la hora de la verdad, pesa más el crecimiento del 3,8% en el PIB que el 48% del CO2.
Celebremos pues, el tímido éxito, pero no perdamos la perspectiva ni el objetivo. Si los expertos del IPCC tienen razón, España (al menos la parte de España en la que vivo) no será un lugar demasiado cómodo para vivir en no más de 50 años. Y, oiga, yo quería disfrutar de mi jubilación en el apacible lugar en el que nací y en el que aprendí a amar la naturaleza.

ACTUALIZACIÓN:
Gracias a Malaprensa.com he caído en la cuenta de que a veces lo mejor es ir directamente a la fuente, donde se comprueba que efectivamente los datos son bastante positivos. Lo que se ha reducido 4 puntos es el índice de emisiones (1990=100).
Fuente: CC.OO.

El reverso tenebroso de los biocombustibles

Como en "El Imperio Contraataca", descubrimos que el héroe tiene dos caras, que encierra en si mismo la fuerza que precisa la galaxia para su salvación así como su reverso tenebroso, aquel que es capaz de destruirla.
Los biocombustibles tienen un rostro muy favorable: nos ayudan a reducir las emisiones contaminantes y de gases de efecto invernadero y constituyen una alternativa comercial de producción para muchos campesinos en todo el mundo.
Su reverso tenebroso es altamente peligroso. Podría avanzar la deforestación si se dedican más tierras a la producción de estos cultivos, pero también podría suceder que se desplace una parte de la "oferta alimentaria" (humana y/o animal) hacia el sector de los combustibles (en el que las cuestiones de control fitosanitario no son tan importantes), tal y como ha pasado en México durante la crisis de las tortitas, en la que los precios del maiz se incrementaron a consecuencia de una menor cantidad de maiz disponible en las tiendas de alimentación.
Pero no queda ahí la cosa, la producción de cultivos susceptibles de su transformación energética podría modificar los equilibrios de poder establecidos hoy día en el mundo. Sin ir más lejos, Venezuela y Brasil andan a la gresca con los demás países del cono sur americano de testigos a causa de esta materia.
En cualquier caso esta cuestión es una prueba más de lo que me gusta decirle a mis alumnos, la economía es una ciencia de grises, nada es ni totalmente blanco, ni totalmente negro.

El chimpancé: campeón de la evolución

No tiene desperdicio esta corta noticia que venía referenciada en Ambientum. Resulta que el genoma del chimpancé presenta más genes transformados que el humano, por lo que en sentido estricto éste ha evolucionado más que nosotros.
Otro pequeño varapalo para los antropocentristas que en el mundo hay.
Sin embargo (y esto no lo dice el artículo) me da la impresión que el chimpancé se ha especialiado más que el "homo sapiens que a veces no lo parece", por lo que ante cambios ambientales presenta una mayor probabilidad de desaparición.
Por cierto, en cuanto termine de leerlo referenciaré aquí un interesantísimo y bello libro que aún no ha sido presentado y del que he logrado hacerme con un ejemplar tarado (¿quien sabe si evolucionado?).

lunes, abril 16, 2007

La responsabilidad del colonialismo español

¿Es responsable el colonialismo español de los problemas económicos actuales de hispanoamérica?
Esta es la pregunta con la que comenzaba su conferencia Rafael Dobado en las Jornadas de Primavera de Economía. Fiel a su leyenda, Dobado fue provocador en el planteamiento, arrollador en la presentación y devastador en la argumentación. Adelantemos la respuesta: no.
Partiendo de la base de que el diagnóstico de los problemas económicos actuales de Latinoamérica son el lento crecimiento económico y la extrema desigualdad; la primera parte de la charla, la dedicó a explicar los tres tipos de argumentaciones que se suelen utilizar para argumentar la respuesta afirmativa:

  1. Las respuestas a lo "Evo Morales": responsabilidad histórica de 500 años, basada en la idea del buen salvaje.
  2. Las que denomina como de la "vieja ortodoxia", posicionados además en dos vertientes: una que hace referencia a las diferencias religiosas (protestantes vs. católicos) y otra se basa en las diferencias motivadas por las instituciones ibéricas frente a las británicas.
  3. Las de la "nueva ortodoxia", también con dos planteamientos: la diferente dotación de factores naturales inicial, o de forma más concreta las diferencias entre la población indígena y las instituciones extractivas.

Finalmente descarga sus argumentos en contra de las posiciones anteriores. Y no son poca cosa. A modo de ejemplo:

A las posiciones a lo Evo Morales, les recuerda que el imperio español tuvo que enfrentarse a los imperios azteca e inca, que tenían instituciones como la esclavitud o los tributos en especie y en trabajo (ambas generadoras de desigualdades).
A la vieja ortodoxia les arroja la presencia de las muy católicas Irlanda y España entre los países más ricos del mundo, o el poco éxito de antiguas colonias británicas en el Caribe u otras partes del mundo.
A la nueva les recuerda que las condiciones de partida en la América española no se mantuvieron demasiado ya que hubo una gran mortandad de la población indígena, o la situación de lo que eran zonas marginales del imperio colonial con poca población como en la América del Norte.
Como colofón, explica que hay gran diversidad de situaciones en Latinoamérica, por lo que es complicado que un mismo tipo de causa pueda explicar todos los casos: hay que ir más lejos.
No nos dijo hasta dónde, pero no es descartable un cierto determinismo geográfico.
Sinceramente, creo que hacía tiempo que no asistía a una conferencia tan sugerente como ésta.

viernes, abril 13, 2007

Pobreza y espacio ecológico

Ayer, en la primera jornada de primavera de economía asistí a dos conferencias realmente buenas. La primera, de Gonzalo Fanjul, fue un repaso de las circunstancias y la evolución de la pobreza en el mundo en los últimos 50 años, incluyendo una panorámica de la transformación del pensamiento económico a lo largo de todo este tiempo. Se habló de hambre, de ayuda, de subvenciones agrarias en los países ricos, de inexistencia de tejido institucional, del Consenso de Washintong y, como no, de cambio climático.
Fanjul en su charla confunde (me da la impresión) cambio climático con deterioro
medioambiental, ya que habla de un círculo vicioso entre pobreza y cambio, siendo realmente ese círculo entre deterioro y pobreza, como ya comenté en un post anterior. Siendo éste un error de bulto, se le puede disculpar desde el momento en el que nos damos cuenta de que en una década la pobreza ha dejado de ser considerado el principal problema de la humanidad, para poner el foco en el Cambio Climático. No es extraño que intente vincular ambos problemas, aunque también es cierto que hay relación entre ambos factores (por la vía del deterioro medioambiental y del trasiego de emisiones y contaminación facilitado por la globalización).
Por otro lado, sostiene el conferenciante que, aunque hay grandes dificultades, "somos la primera generación de la humanidad que podría terminar con el hambre en el mundo". Pero, en este punto yo soy un poco más pesimista, precisamente por el cambio de foco y por mi convencimiento de que los cambios que suponen un sacrificio son más difíciles de tomar. Le pregunté por la necesaria reducción del espacio ecológico de los países ricos para permitir el desarrollo de los ricos (véase la entrada sobre huella ecológica). Como no podía ser de otra manera, Fanjul habla de responsabilidad histórica de los países desarrollados y de la justicia (que pague el que lo ha provocado). En eso estamos de acuerdo, pero ¿estamos realmente preparados para pagar el precio? ¿Sabemos cual es el precio?
Mi respuesta es actualmente no a ambas cuestiones. No hemos asumido que el mundo físico tiene límites y que esos límites, tarde o temprano, terminan reflejándose en el mundo económico o financiero.

miércoles, abril 11, 2007

La paradoja del principio de prudencia

Recordatorio: El principio de prudencia valorativa nos debería llevar a tomar medidas contra una amenaza probable, como es el cambio climático.
Leo en el Blog de Ruiz de Elvira que el Ministerio de Medio ambiente habla ahora de adaptación en lugar de evitación, lo que supone, según el propio Elvira, un sesgo hacia el derrotismo.
No le falta razón. Es sorprendente cómo hemos pasado de pedir ampliaciones en nuestras emisiones de CO2 a querer ser los campeones en la lucha contra el calentamiento global. Evidentemente, las conclusiones del 4º informe del IPCC tienen mucho que ver, ya que ofrecen para el sur de Europa unos resultados altamente preocupantes. Por ejemplo, una reducción de las lluvias del 40%, o un aumento del nivel del mar considerable, o temperaturas más extremas, o períodos de sequía más prolongados...
Y, mientras en el Ministerio se presentaban estas previsiones casi apocalípticas, la Bolsa de Madrid alcanzaba el hito histórico de los 15.000 puntos.
¿Dónde está la prudencia?
Pensemos en la siguiente situación, nos dan a elegir entre un exquisito plato de setas y un soso puré de patatas sin más aditamentos que las propias patatatas. La decisión será casi con toda seguridad la primera. Pero si nos dicen que dado que los recolectores eran inexpertos, es posible que hayan elegido alguna seta venenosa, nuestra decisión casi con toda seguridad se verá alterada. Usamos la prudencia, pues las probabilidades de seguir sano tras comer el plato de puré son mayores que las que hay tras comer el plato de setas.
Los que nos dicen que no debemos preocuparnos, el el cambio climático no tiene que ver con el exceso de emisiones de CO2, sino con las manchas solares y que nos estamos acercando en realidad a una era glacial, nos están diciendo que nos comamos el plato de setas. Pero, ¿y si hubiera alguna seta venenosa? ¿Y si no tuvieran razón? ¿Merece la pena el riesgo que corremos? Creo que cualquier persona sensata ya sabrá la respuesta.
Sin embargo, como no percibimos el cambio climático como una amenaza individual, nuestro sentido común se ve nublado, no es capaz de enfocar bien el asunto y opta por el no comer o por el comer las setas diciendo aquello de "no va a ser a mi al que le toque la seta venenosa".
Los inversores del parqué madrileño consideran que los efectos no les van a pillar o, lo más probable, ni siquiera los consideran. Les pilla demasiado lejos en el tiempo a la mayor parte de ellos, pendientes cómo están de la cotización diaria. No se dan cuenta de que lo que nos están contando supone un cambio radical en la economía de este país. Si las previsiones se cumplen nuestra potente industria agroalimentaria está herida de muerte. ¿Y qué decir del turismo de sol y playa? ¿Y el tan de moda vinculado al golf?
Coincido con Elvira en que, a pesar de que algunos cambios son irreversibles y hay que adaptarse a ellos, no hay que descuidar las medidas drásticas en materia de emisiones (en esencia es lo mismo que dice el Informe Stern). Hay que ponerse a trabajar en ello ya, porque si no, mañana será tarde.

martes, abril 10, 2007

Jornadas de Primavera de Economía

Como ya os decía, abril va a ser el mes de la economía en Almería, junto con las jornadas de economía ecológica, se van a celebrar las 5ª Jornadas de Primavera, organizadas por la Fundación Cajamar y el Departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Almería. El programa de estas jornadas es el siguiente:

Programa


Jueves, 12 de abril

16:30 h.
Presentación y apertura de la jornada

16:45 h.
50 años de pobreza, 50 años de cooperación
Ponente: Gonzalo Fanjul Suárez. Director del Servicio de Estudios de Intermon Oxfam.

18:15 h.
¿Es responsable el colonialismo español de los problemas económicos actuales de Hispanoamérica?
Ponente: Rafael Dobado González. Titular de Universidad en el Dpto. de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad Complutense de Madrid.

Lunes, 23 de abril

16:30 h.
Desigualdad internacional. El papel de la cooperación al desarrollo
Ponente: Jose Antonio Alonso Rodríguez. Catedrático de Economía Mundial de la Complutense de Madrid y director del Instituto Complutense de Estudios Internacionales (ICEI).

18:00 h.
Las Remesas de los emigrantes y su contribución al desarrollo
Ponente: Iñigo Moré.Consultor de Mercados Emergentes.

20:00 h.
Clausura de las jornadas

Dios, el libre albedrío y el Cambio Climático

Hasta hace bien poco los párrocos sacaban en procesión a las vírgenes y los santos pidiendo lluvia. Mucho antes que eso, los indígenas de Norte América danzaban a sus dioses para conjurarla. Antes que eso, seguramente, la propia lluvia fue una diosa, la diosa que fecundaba las cosechas y permitía con su benevolencia que los hombres se alimentaran. Y aún antes, es posible que los humanos se asustaran ante ese fenómeno por el que desde el cielo fluía el agua, en vez de hacerlo por los ríos.
En cualquier caso, incluso si me he colado en las suposiciones prehistóricas, no deja de ser cierto que los fenómenos climatológicos extremos han sido normalmente interpretados por las religiones como manifestaciones de la ira o la bondad de Dios o de los dioses. Sin embargo, ahora estamos bastante seguros de que las sequías y las terribles tormentas que están por llegar han sido cosa nuestra, están siendo cosa nuestra. Nuestro desarrollo industrial ha generado una mejora de las condiciones de vida de la población de los países occidentales sin precedentes, aunque ahora sabemos que el precio que vamos a pagar (todos los países, incluso los que no se han beneficiado de las mejoras) va a ser muy elevado en términos de biodiversidad, desaparición de ecosistemas y hasta en vidas humanas.
La Iglesia, claro, lo tiene bastante sencillo: Dios nos concedió el libre albedrío, lo que significa que somos tan libres que podemos llevar el planeta al borde del colapso sin que Dios vaya a mover un dedo por sus más grandes obras, esas que hizo a su imagen y semejanza. Las conclusiones avanzadas por el 4º Informe del IPCC se asemejan a una profecía milenarista, tanto que cualquiera fácilmente excitable podría confundirlas con el verdadero fin del mundo.
Lo que sucede es que el fin del mundo iba a estar provocado por el propio Dios, no por los hombres. Por lo tanto, la conclusión teológica inmediata es que Dios nos va a dejar libertad hasta hacernos desaparecer: un padre demasiado liberal, ¿no les parece? Pero, por otro lado, ¿qué clase de Dios es ese que permite que sus hijos se suiciden? Si los efectos reales del cambio climático se asemejan a los que nos han anunciado y la población se cree la conexión entre lo uno y lo otro ocurrirán dos cosas:


  1. Por un lado aumentará el número de descreídos, agnósticos y ateos, que verán en la inacción de Dios o en el exceso de libertad de los hombres una prueba sólida de su inexistencia.
  2. Por otro lado, como ya he adelantado, los creyentes lo serán un modo más sólido, hasta el punto de que no sería extraña la proliferación de sectas de tipo milenarista, que se irían reafirmando y reforzando a medida que las predicciones findelmundistas se vayan haciendo realidad. Y es que también desde tiempo inmemorial los hombres hemos tendido a protegernos de la incertidumbre en la religión.


En cualquier caso, para la gente con un mínimo de sentido crítico, será evidente la nueva reducción del ámbito de lo divino, resumido a una serie especialmente larga de concentración de CO2 en la atmósfera, de la que nuestra manía por quemar carbón y petróleo será la principal responsable. Diga lo que diga el Papa sobre el maldito relativismo moral y la pérdida de principios, a casi nadie se le escapa que en el juego de ganadores y perdedores que genera la economía de mercado, la Iglesia ha sabido siempre nadar entre los más necesitados y guardar la ropa con los más pudientes, de forma que ha terminado estando del lado de los vencedores, dando cobijo espiritual al sistema culpable de tales desigualdades.
A medida que la ciencia nos ilumina zonas otrora oscuras, el espacio vital de Dios se va diluyendo. El libre albedrío va ganando espacio y, paradójicamente, va haciendo a Dios mucho más relativo, menos “material”. El punto de vista ético es el que las distintas Iglesias han preferido enfocar el problema (aunque también es cierto que algunas han llegado más lejos). Siendo éste un verdadero conflicto ético, ciertamente, también es otras muchas cosas, incluso, puestos a ser simbólicos y dar ideas, ¿no podría ser nuestro empecinamiento en vencer a la naturaleza nuestro verdadero pecado original de la humanidad?

lunes, abril 09, 2007

El sentido común que le falta a Bush

Usualmente se dice que el gobierno de George W. Bush está siendo uno de los más nefastos de la historia de los Estados Unidos. Normalmente se dice pensando en la Guerra de Irak, pero por lo que seguramente pasará a la historia de verdad será por su miopía ambiental y por el sometimiento del bienestar público al interés de las grandes empresas de la energía de origen fósil. Por ejemplo, la no firma del Protocolo de Kioto.
En este sentido, numerosas ciudades y estados del país han tomado decisiones conducentes a la limitación de las emisiones de gases de efecto invernadero. Por ello, el mal es menos de lo que pudiera parecer.
Por otro lado, la noticia que os enlazo me ha llamado la atención poderosamente. El tirular reza:
"El Tribunal Supremo de EEUU falla contra Bush y obliga a que se tomen medidas contra la emisión de gases invernadero".
Destacan al menos dos cosas: una, que el poder judicial, instado por colectivos de diversa índole le recuerda al Gobierno que su negativa a regular el tema no puede escudarse en la supuesta imposibilidad competencial que se aducía. La agencia Estatal tiene la potestad y la obligación de tomar medias.
Dos, que el Tribunal Supremo, claramente conservador, es mucho más independiente de lo que cabría esperar y, desde luego, más que en ese país tan requetemoderno que se llama España.

Las nuevas formas de la publicidad

¿Qué es verdad? ¿Qué no lo es? Desde hace años me viene preocupando lo sencillo que es mentir en un ámbito como es Internet. Un ámbito en el que aparentemente reina el anonimato. Por ejemplo, es posible inventar una biografía de alguien y colgarla en alguna web. Es posible entrar en los foros y colgar comentarios mentirosos (ya sea a favor o en contra) sobre una empresa o un producto determinado.
Sin embargo, si hay hoy una actividad que ha sabido sacar partido de verdad a ese potencial brumoso de lo que es verdad o mentira en la red ha sido la publicidad. Los publicistas se han enfrentado a este nuevo medio, muy saturado, con enormes dosis de originalidad y hasta de mala leche. Utilizan el correo electrónico, la web, los foros, los blogs, los comentarios de los blogs, o los vídeos...
Pero hasta ahora no había sido consciente del enorme poder que se puede conjurar con la imaginación de un creativo, hasta que leí la historia del "habitaquo". Una campaña de Orange, convertida en concurso en el que se premia a la web que aparezca en primer puesto de la búsqueda realizada un determinado día.
Yo de ti, querido lector, me preguntaría si esto que acabas de leer es cierto o es sólo el producto de alguna multinacional interesada en captar tu atención.