jueves, noviembre 29, 2007

Informe PISA 2006

Mira tú por dónde se han adelantado los datos del informe PISA, que realiza la OCDE entre sus países miembros y algunos más adheridos, que evalúa las capacidades de los alumnos de los diferentes estados y nos permite realizar un seguimiento temporal dado su carácter trianual.
Pues bien, España ocupa en el último informe el puesto 26 con 488 puntos. Muy por debajo de Finlandia, que ocupa el primer puesto y por debajo de la media de la OCDE. Para estar contentos...

Con los datos recabados de un artículo del Cinco Días he preparado este gráfico que puede ayudar a posicionarnos como país y como región (no he sido capaz de encontrar el informe original completo):

miércoles, noviembre 28, 2007

Política de YouTube

Exabrupto regurgitado tras la visita a los canales de los dos partidos mayoritarios en el YouTube y que he mandado para su publicación a Almería Actualidad.

¿Hay alguna ventaja en tener una población poco formada o, peor, mal formada? Evidentemente, en el mundo globalizado e hípercompetitivo de la economía del conocimiento, no. Pero a la hora de las campañas electorales hay que reconocer que tiene su lado bueno: los mensajes pueden ser simples (de hecho, es mejor que lo sean), los electores no se hacen preguntas complejas y los hacedores de programas no tienen más que copiarse a si mismos una y otra vez.
El entorno ideal para esos mensajes simples y simplistas es, paradójicamente, la cabeza de playa de esa sociedad del conocimiento: Internet. El medio de la inmediatez, el medio de la masificación en el que para lograr la atención lo mejor es el mensaje corto; el medio en el que si no has captado la atención en un par de segundos, has perdido al lector.
En ese medio es en el que los partidos echan sus redes a la espera de que los pececillos incautos le concedan sus votos. Así que se lanzan a Internet a la caza y captura de la atención de los surfistas votantes, a los que les ofrecen desde la web de moda (Youtube) sus simpáticos vídeos.
Los vídeos del partido, de los jóvenes del partido o de los amigos del partido se parten la cara en la red con los del partido rival, para lograr audiencia. Unos recurren al chiste fácil, otros a la crítica feroz, pero siempre en menos de un minuto, siempre con la frase estudiada, a modo de estribillo.
Y mientras, nuestra productividad del futuro, nuestra competitividad a medio plazo, se dedica a obtener los más elevados niveles de fracaso escolar de Europa. Pero eso ahora no es lo más importante, que estamos en campaña.

martes, noviembre 27, 2007

Más sobre las algas petroleras

Ya hablé en otra ocasión de las petroalgas, a partir de unos comentarios en una revista y la visita a una página web. Ahora, a través de la página de Nature, tengo más información. Resulta que el coste de producir un barril de biopetróleo está estimado en unos 50 US $. Eso significa que con un barril entre los 80 y los 100 dólares, la explotación del negocio resultaría rentable. Y eso sin subvenciones.
La cuestión es ¿por qué no se hace ya?

Petróleo, arenisca y CO2


Entre las soluciones ingenieriles que se proponen para el problema de la captura de CO2 siempre ha estado la inyección del mismo bajo tierra. Pues bien, siguiendo a ScienceCentric, un equipo de la Universidad de Leeds mantiene que la inyección de dióxido de carbono diluido en superficies de tierra arenisca, podría resultar más eficiente de los supuesto hasta ahora.
¿Será una solución bombear petróleo e inyectar CO2? Al menos es una forma un tanto brusca de cerrar el círculo, sacamos el combustible e inyectamos el producto de la combustión.

lunes, noviembre 26, 2007

Medusas, salmones y calor


Interesante artículo el que leo en Climate Feedback, en el que se habla de la aparición en el Atléntico Norte de una impresionante plaga de medusas que han diezmado la producción de una plante de engorde de salmones en las costas de Inglaterra.
La evidencia de una relación entre el proceso de calentamiento de los mares y la proliferación de medusas parece tomar forma, –aunque también la hay de que se debe a la sobrepesca– por lo que me pregunto si la introducción de tortugas bobas que quiere realizar la Junta de Andalucía en el Mediterráneo andaluz será suficiente o será como poner una tirita en la brecha del Titanic. No sé.

sábado, noviembre 24, 2007

Una charla sobre la economía de Almería

Ayer tuve el placer de participar como ponente en el Curso de Experto en Dirección y Gestión de Empresas de la UAL (va ya por la décimo primera edición, creo) para hablar sobre la economía de Almería.
Fueron cuatro horas intensas, pues no siempre tiene uno la posibilidad de hablar para un auditorio que interactúa y eso es poco habitual hoy en día. Tal y como les prometí, hoy cuelgo las diapositivas en la web. Este es el enlace:
Curso Experto 2007

FÉ DE ERRATAS: El año de la inauguración del Aeropuerto de Almería es 1968. Gracias por el aviso Zelig

viernes, noviembre 23, 2007

Pequeños cambios en No más de 15 al día

Finalmente mi hermano me ha reglado un par de diseños para la Bitácora de cuentos que tenemos casi a medias:
No más de 15 al día

Me gustan tanto que finalmente he dejado los dos. ¿Qué opinais vosotr@s?






Versión larga






Versión corta

jueves, noviembre 22, 2007

Vivir a crédito (ecológico)

Ya he hablado en otras ocasiones de la huella ecológica y de las repercusiones que este concepto presenta para el desarrollo (in-) sostenible.
En fechas recientes WWF-Adena ha presentado un informe sobre la evolución de la huella ecológica, el PIB y la población de la Europa Unida, ofreciendo como resultado que en una década, Europa ha pasado de una posición de superávit ecológico a otra de claro déficit. Déficit que se compensa consumiendo el potencial ecológico de otros (otros países y otras generaciones). Cuando menos, da que pensar.



Enlace al informe en PDF.

Un ojo de Almería en Australia

Idependientemente de si el cambio climático es de origen antrópico, natural o espiritual, lo que está claro es que se está produciendo y que tendrá consecuencias varias por doquier.
En Australia (Vía ScienceCentric) se están preguntando qué puede pasar con sus escasos y vulnerables recursos de agua dulce...
Hay que estar atentos a sus conclusiones pues yo me se de un territorio ya de por sí bastante árido que depende del agua más que de ningún otro recurso (más de un 50% del PIB según algunos estudios)... ¿Me siguen?

Política invernadero

Os remito a un interesante artículillo sobre el papel del cambio climático en las elecciones generales de Australia y Estados Unidos. La conclusión es que poco a poco el cambio climático está entrando en la agenda política de los países, incluso en la de los no firmantes de Kyoto.
Me pregunto, sinceramente, si esta preocupación creciente se debe más a la proximidad creciente de elecciones en el horizonte (incluso en el caso de España) que a in interés cierto en el asunto.
El tiempo ha de decírnoslo: permanezcan atentos a sus pantallas.

miércoles, noviembre 21, 2007

Regreso al futuro


Vuelvo a empuñar la pluma (la de escribir, no la de la boa) para dejar constancia en un especial de La Voz de Almería de cómo creo que será el futuro de Almería, el futuro económico, se entiende. Al tiempo, aprovecho la ocasión para ver si logro que dejen de llamarme más. Es una perra esto de no saber decir que no...


– Hola, me llamo Juan Mompeón y voy a ser su guía en la Almería de 2050.
– Vaya, gracias. Pero se suponía que nadie podía saber que estoy aquí. Entiéndalo, yo debo estar más muerto que vivo en esta época y si se supiera que he logrado viajar al futuro, podría producirse una paradoja espacio-temporal de repercusiones impredecibles.
– No se preocupe, no lo sabe nadie más. Lo que sucede es que mi abuelo colaboró con usted en la organización de este viaje en 2007 y, desde que nací, me han estado preparando para este momento.
– Bueno, pues muchas gracias de nuevo y, usted dirá…
– Verá, las cosas han cambiado bastante desde comienzos de siglo. Digamos que las reglas del juego han cambiado, pero es que también lo ha hecho el tablero. Por ejemplo, no sé si lo habrá notado, pero para ser noviembre hace bastante calor. Lo mismo pasa en el centro y norte de Europa, lo que ha provocado que ahora nuestras producciones agrícolas se vean limitadas por los mayores tiempos de cosecha en los mercados europeos y por las temperaturas extremas de nuestro verano. Por otro lado, cada vez más competidores han venido a sumarse a la lucha por los mercados de alimentos en fresco y, para colmo de males, ahora el agua desalada nos cuesta más, por el consumo eléctrico y la sequía perenne con la que vivimos.
– Entonces, ya casi nadie se dedicará aquí a la agricultura…
– No exactamente, yo mismo soy agricultor. Tengo unas 200 hectáreas en producción.
– ¿Doscientas? ¿En cuantos municipios?
– Realmente, en 4 países. Tengo repartida la producción entre Francia, Turquía, Almería y el Norte de México.
– ¿Y cómo hace para gestionar todo eso?
– Es sencillo, desde casa tengo información y control sobre los cultivos en tiempo real, de forma que puedo iniciar tratamientos o programar riegos en cualquier momento, en cualquiera de mis explotaciones. Además, me las apaño para ir al menos una vez al mes a cada uno de los sitios. Tengo un bono de avión anual, con vuelos prefijados, que me sale bastante bien de precio.
– Pero, ¿y si le surge algún imprevisto?
– No hay problema, siempre que avise con 24 horas de antelación puedo modificar hasta 5 fechas de vuelo.
– Entonces, ¿seguimos viviendo de la agricultura?
– Más o menos. Verá, yo obtengo ingresos por la venta de productos en fresco, por el cultivo de algas para las farmacéuticas en mis invernaderos situados más al Sur, por la fijación de CO2 y por mi participación como accionista en una empresa de productos bioalimenticios.
– Ya veo. ¿Y como se ha llegado a esto?
– Pues verá, ha sido cosa de la globalización, de la extensión de Internet a todos los ámbitos y lugares del planeta y por los acuerdos bilaterales entre bloques comerciales. Bien es cierto que hay muchos problemas entre las empresas multinacionales y los gobiernos, y que en muchos lugares del mundo son habituales los conflictos sociales, y ni le cuento la de movimientos terroristas que han visto la luz en todos estos años. Pero, al final, poco a poco, los mercados libres han ido ganando terreno.
– Me está dando miedo…
– No le falta razón, lo pasamos muy mal en la segunda década del siglo. El turismo se vino abajo a medida que el clima se endurecía en el Sur y se dulcificaba en el Norte. Gastamos millones de euros en evitar la subida del nivel del mar y cada año tirábamos kilómetros de redes para alejar de las playa a las medusas. Menos mal que cambiamos de tercio. Hoy mantenemos aún una cierta presencia en el maduro segmento de sol y playa, pero hemos logrado obtener posiciones ventajosas en el turismo de cruceros (aprovechando el AVE con Granada), también hemos hacho crecer segmentos de nuevo cuño, como el turismo tecnológico (tenemos los cultivos más espectaculares del mundo, los nuevos Jardines de Babilonia, les llamamos), o el turismo virtual.
– ¿Y el mármol? ¿Sigue existiendo?
– Bueno, ya le dije que el terreno de juego ha cambiado. Algunas de las empresas de Almería hoy son verdaderas multinacionales, tienen canteras y fábricas por todo el mundo. Otras se han convertido en especialistas. No le digo más, tenemos una empresa dedicada a investigar las aplicaciones quirúrgicas del micronizado. Otra se ha especializado en arte sacro, ha creado relieves de piedra para multitud de iglesias, sinagogas, mezquitas, templos budistas así como para la secta de los tecnoiluminados. El proceso también fue costoso, dese usted cuenta de que la mayor parte de nuestra población no tenía la formación adecuada. De hecho, hemos tardado un par de generaciones en adaptarnos. Aunque parte del mérito hay que dárselo a la rectora Luisa Fernández, ella fue la primera en percatarse de por dónde iban las cosas y adaptó la Universidad para hacer frente a los cambios. De hecho, hoy la Universidad de Almería es una de nuestras principales empresas.
– ¿Y después de tantos años, y con todos los cambios que me ha mencionado, seguimos dependiendo de los mismos sectores?
– Para empezar, en realidad, no son los mismos sectores. La tecnología y la biología se han mezclado con ellos y han dado lugar a sectores nuevos, aunque les seguimos llamando como antes por comodidad. Pero no sólo eso, ahora somos una potencia en bioalimentación o en consultoría tecnológica-agraria o en robotización y climatización. Tenemos a los mejores especialistas en energía solar y eólica, nuestras empresas de logística compite con UPS de tú a tú y hasta hay una pequeña empresita que ha revolucionado el mundo de la piscicultura.
– Impresionante. ¿Y desde el punto de vista social?
– Bueno, eso no termina de estar resuelto. La crisis de la segunda década del XXI puso a prueba la paz social. Hubo grandes problemas relacionados con la integración de los inmigrantes y fuertes enfrentamientos entre los trabajadores que se quedaban en la cuneta de los cambios y los nuevos especializados que se embolsaban elevados salarios. Hubo que hacer un enorme esfuerzo en la recualificación de personas, así como mucha pedagogía social. Afortunadamente los políticos no echaron más leña al fuego y, poco a poco, hemos logrado una cierta tranquilidad que siempre está a punto de romperse, ya que los cambios hoy ya no es que sean rápidos, son súbitos.
– O sea, que no estamos mejor.
– Ni peor. Depende desde la perspectiva que lo miremos. Por ejemplo, la apertura del canal ártico dejó al Canal de Suez y a los puertos del Mediterráneo español al borde de la quiebra. La solución vino del desarrollo de la orilla sur. Desde que Marruecos, Argelia, Túnez, Libia y Egipto se convirtieron en socios preferenciales de la UE, el comercio con ellos no ha dejado de crecer y eso ha generado una recuperación del tráfico de mercancías en el viejo Mare Nostrum.
– Una cosa más, ¿y la energía?
– Sabía que me preguntaría eso. He leído su antiguo Blog –mejor bitácora, ¿no?)– en el repositorio histórico de la web mundial. Le daré tres pistas: mayores rendimientos y ahorro, nuevas fórmulas de obtención y una menor presión humana. Ahora somos 5.500 millones y bajando. La gente en las ciudades tiene menos hijos, aquí y en Tombuctú.
– Pues muchas gracias por la información, creo que me voy más tranquilo.
– Por cierto, antes de se vaya, debo decirle que la última miss universo es almeriense, con ascendencia subsahariana y también algo de nórdica. Lo digo porque creo que esta es la única de sus predicciones que se ha hecho realidad.
– Bueno, esto último podría habérselo ahorrado, Mompeón, que la vanidad es una de las principales motivaciones humanas y usted me la acaba de tirar por el WC. Muchas gracias de todas formas.

Fdo. David Uclés Aguilera
Economista y viajero espacio-temporal

jueves, noviembre 15, 2007

Resultados del Taller de Participación en Abla y Abrucena

Dentro de un proyecto de investigación del que ya hice referencia en una ocasión anterior, el pasado mes de Julio organizamos unos talleres de participación ciudadana en los municipios de Abla y Abrucena con el fin de recopilar información cualitativa sobre estas localidades, tendente a dotarnos de un conocimiento más exacto sobre la sensibilidad de los habitantes ante distintas propuestas.
El objetivo del proyecto es diseñar una herramienta de gestión municipal que permita a los alcaldes y concejales medir y hasta predecir la sostenibilidad ambiental de sus decisiones. La novedad es que se trata de un equipo realmente multidisciplinar en el que nos obligamos a poner sobre la mesa nuestros diversos puntos de vista para llegar a soluciones de compromiso (lo cual no siempre es fácil). El enlace que adjunto es un resumen de las conclusiones que obtuvimos de esos talleres:
Talleres de Participación de Abla y Abrucena

¿Solución imaginativa o disparate ecológico?

Juzgue usted mismo. La fuente es la lista de distribución ECOAGRA de la Red Iris:
Repulsa mundial a un intento de sembrar de hierro el océano
Una empresa de EE UU pretende fertilizar el agua marina para absorber CO 2
MARÍA JOSÉ VIÑAS - Santa Cruz - 14/11/2007

El enorme potencial económico del mercado de emisiones de CO2 es el estímulo que ha llevado a Planktos, una empresa estadounidense, a iniciar este mes el mayor experimento hasta la fecha de fertilización del océano con partículas de hierro, provocando la alarma de científicos y naturalistas que temen una catástrofe ecológica. Esta alarma se ha reflejado ya en la Organización Marítima Internacional, que ha manifestado su preocupación por los experimentos de fertilización oceánica que se aprovechan del vacío legal existente, y anticipa su intención de desarrollar normas que controlen este tipo de proyectos.

La teoría es que si se añade hierro a aguas oceánicas ricas en nutrientes pero donde la falta de este elemento impide el crecimiento del fitoplancton (los organismos microscópicos que forman la base de la cadena alimentaria oceánica), se provoca un florecimiento de éste, que al absorber dióxido de carbono de la atmósfera mitigaría así el efecto invernadero. Y de paso, la empresa que lleva a cabo la fertilización se lucraría mediante la venta de derechos de emisión en el futuro mercado.
El problema es que hasta la fecha, todos los experimentos de fertilización se han realizado a pequeña escala y en condiciones muy controladas. En cambio, Planktos quiere verter 100 toneladas de micropartículas de hierro en mar abierto. "Planktos está introduciendo un riesgo desconocido difícil de seguir, controlar y medir", afirma Stuart Banks, un oceanógrafo de la Fundación Charles Darwin, dedicada a proteger las islas Galápagos. Planktos había planeado inicialmente llevar a cabo su experimento en aguas internacionales situadas 350 kilómetros al oeste de las Galápagos. La compañía eligió ese lugar porque se trata de aguas muy pobres en hierro.
Un lugar desconocido
Ahora, debido a las duras críticas de grupos ambientales y del Gobierno ecuatoriano y las amenazas de otros grupos que prometían interceptar el barco de Planktos, que ya ha partido, la compañía se niega a revelar dónde realizará su experimento. Russ George, fundador y director de Planktos, defiende el experimento asegurando que su compañía no busca sólo el beneficio económico, sino también restaurar los ecosistemas marinos. George señala que las poblaciones de plancton llevan décadas disminuyendo a velocidad alarmante. George cree que las preocupaciones de los ecologistas no tienen base, pero aun así reconoce que no puede predecir con total seguridad las consecuencias. "No tenemos suficientes conocimientos", dice. "Pero éste es precisamente el propósito de la misión: recoger información".
George afirma que su objetivo de mercado es principalmente la Unión Europea, y que para poder obtener la autorización para vender derechos de emisión, su empresa necesita desarrollar una metodología basada en datos reales obtenidos de un experimento a gran escala.
Kenneth Coale, líder de varios experimentos de fertilización oceánica con hierro, está preocupado por la falta de control científico: "Ahora mismo, este tema lo están desarrollando capitalistas que quieren obtener beneficios de fertilizar el océano, y la ciencia ha pasado a segunda fila en este debate", afirma.

Los grandes emisores de CO2

Nature ha publicado en Internet un artículo en el que señala quienes son los principales contribuyentes a las emisiones de CO2 en el sector de la generación eléctrica. El ranking estaría encabezado por Estados Unidos, seguido de China (muy cerca) , Rusia, India y Japón.
Por cierto, prueba de agudeza visual, ¿qué tremendo error han cometido los chicos de Nature en el gráfico?

La globalización autocontenida

¿Es posible pensar en un proceso de freno en la actual carrera globalizadora?
El mundo, a horcajadas sobre el corcel de las TIC se ha hecho mucho más pequeño (o más plano, en la terminología de Friedman). A mi modo de ver, más que aplanar (es un símil planteado para llamar la atención, más que para expresar un concepto), lo que ha provocado la emergencia de las TIC es una disminución sin precedentes de los costes de transacción y de información, proceso que a su vez ha permitido movilizar "recursos dormidos" (esto si lo explica bien Friedman), como la inmensa y disciplinada mano de obra china o el cualificado y constreñido capital intelectual indio.
El final de la Guerra Fría y el derrumbamiento del Muro de Berlín han contribuido definitivamente a que esta marea globalizadora se comunique por más países, gane masa crítica. Y, en la medida, que se crean nuevas conexiones, aumentan las posibilidades de crear otras aún más nuevas, ya que mejora la información y el canal de comunicación.
Pero, ¿está condenado el mundo a seguir empequeñeciéndose, a seguir compitiendo en un mercado cada día más grande y más homogéneo? La inercia es mucha, pero hay muros que son difíciles de derribar y trayectorias históricas que acaban en callejones sin salida.
  • La primera de las barreras que encuentra la globalización es la física, la medioambiental, la barrera de pretender un crecimiento económico infinito sobre la base de una tierra que es finita y de unos recursos limitados o, en el mejor de los casos, sometidos a unos delicados mecanismos de reproducción. En otra entrada ya comenté el concepto de Frontera de Posibilidades de Producción de la humanidad. Por definición, no es posible mantener a largo plazo el uso al límite de todos los recursos (una de las condiciones de eficiencia contenidas en la teoría económica). Por otro lado, nuestra actual base energética ofrece numerosos interrogantes de difícil e incluso imposible solución.
  • La segunda barrera es la de las identidades. Un mercado global más transparente, más comunicado tenderá a homogeneizar las producciones, en busca de una mayor rentabilidad. Pero esa tendencia al final chocará con las identidades, ya sean nacionales, religiosas o de cualquier otra índole. Y es muy difícil que esta barrera caiga, ya que al final cada persona necesita un enraizamiento con su tierra, con su historia, con sus antepasados y por mucho que el mundo se "aplane" las diferentes culturas seguirán ejerciendo su labor diferenciadora. –Piense el lector en los movimientos terroristas que han surgido en los últimos tiempos y analice su base–.
  • Un tercer dique de contención lo constituye el miedo a la exposición que supone una competencia global. A medida que se eliminan ineficiencias en los mercados y la información circula libremente, es más difícil encontrar razones para que los trabajadores poco cualificados del primer mundo reciban salarios elevados. Enmanuel Todd mantenía que la razón por la cual los trabajadores occidentales sin cualificación recibían salarios altos era su proximidad a los altamente especializados. Pero hoy, gracias a las TIC están prácticamente igual de cerca los trabajadores del tercer mundo que los propios. Y es de la mano de este miedo que los empleados no cualificados (finalmente votantes) podrían optar por opciones políticas nacionalistas y proteccionistas.
  • Finalmente, y posiblemente sea esta la barrera más definitiva, la globalización pone en tela de juicio la propia existencia de los Estados-Nación. Frente a este poder monopolizador de la fiscalización y de la violencia emergen empresas que no conocen fronteras y que asignan los recursos con el único objetivo de aumentar la eficiencia económica de los mismos. Poco a poco, se erosiona una parte importante del poder estatal, poniendo en entredicho la continuidad de muchas de sus instituciones, las cuales consideramos actualmente en muchos casos como sinónimo de civilización. Además, esta barrera, unida a la anterior, tenderán a hacerse más grande en función del crecimiento del movimiento globalizador.
Marx y Engels definían en el Manifiesto Comunista (1848) una realidad calcada a la actual, y planteaban que el desenlace lógico sería un movimiento revolucionario por parte del proletariado (aunque el proletariado de entonces no tenía capacidad de ahorro ni invertía en los mercados de capitales como ahora):
La burguesía, con el rápido perfeccionamiento de todos los medios de producción, con las facilidades increíbles de su red de comunicaciones, lleva la civilización hasta a las naciones más salvajes. El bajo precio de sus mercancías es la artillería pesada con la que derrumba todas las murallas de la China, con la que obliga a capitular a las tribus bárbaras más ariscas en su odio contra el extranjero. Obliga a todas las naciones a abrazar el régimen de producción de la burguesía o perecer; las obliga a implantar en su propio seno la llamada civilización, es decir, a hacerse burguesas. Crea un mundo hecho a su imagen y semejanza. La burguesía somete el campo al imperio de la ciudad. Crea ciudades enormes, intensifica la población urbana en una fuerte proporción respecto a la campesina y arranca a una parte considerable de la gente del campo al cretinismo de la vida rural. Y del mismo modo que somete el campo a la ciudad, somete los pueblos bárbaros y semibárbaros a las naciones civilizadas, los pueblos campesinos a los pueblos burgueses, el Oriente al Occidente.
En cualquier caso, si no se produce un retroceso en el proceso, resulta evidente que terminará alumbrando una sociedad muy distinta a la actual. ¿Cómo de distinta? Eso es lo que estamos dilucidando usted y yo ahora mismo...

martes, noviembre 13, 2007

La paradoja china

Hoy tenía prevista la celebración de un seminario sobre economía almeriense en mi clase de Economía Aplicada de 5º de CC. Ambientales. Sin embargo, ayer se truncó el plan, ya que el conferenciante invitado se excusó por cuestiones de salud. Así que tenía preparada una clase práctica de reserva, a base de problemas de economía: sobre todo de oferta y costes. Sin embargo, mientras estaba en ello, un compañero del departamento me pidió un favor: que le copiara un documental de un disco duro externo a un pendrive. El documental versaba sobre China y las nuevas multinacionales.

Aprovechando la ocasión, me hice una copia y me puse a escucharlo mientras buscaba en el disco duro del portátil mi serie de calificaciones del proceso de evaluación.
Al final, pasé de seguir buscando y le presté toda la atención al documental, que me estaba hablando de una realidad que era mucho más alucinante de lo que yo creía: horarios excesivos, confucionismo orientado a la productividad, competitividad a ultranza, mercado y estado, etc.
Así que rápidamente decidí que esto tenían que verlo mis alumnos, y esta mañana lo hemos proyectado. La pregunta que ha quedado para su posterior debate en el aula virtual es ¿hasta qué punto es sostenible un sistema político basado en el control social, con uno económico basado en las decisiones individuales?
"No importa que el gato sea blanco o sea negro, lo que importa es que cace ratones", decía Deng Xiaoping, pero los estudiantes de Tian'anmen no opinaban igual, querían que el gato no llevase collar.
La pregunta tiene su miga, de cómo la responda el pueblo chino dependerá el futuro de todos nosotros.

La revolución de la información

Está en inglés, pero se entiende muy bien (encontrado gracias a Memoria de acceso aleatorio). Nos muestra en pocos minutos cómo se ha transformado el mundo de la comunicación de y almacenamiento de la información en los últimos años.

viernes, noviembre 09, 2007

Amor en los tiempos del Cólera


Gracias a un widget recientemente instalado (Movie Trailers) me he enterado de la existencia de una película basada en la novela homónima de Gabriel García Márquez. A ver si ya por fin se le hace justicia en el cine a alguna de sus historias, la mayor parte de las veces echadas a perder en este medio.
Podéis ver el trailer aquí.

Sometido a un tercer grado

Hace unos días, un periodista de un conocido medio escrito de Almería, me mandó por correo electrónico un amplísimo cuestionario a responder sobre diversas cuestiones relacionadas con la economía almeriense. Sin embargo, algunas de esas cuestiones podían ser representativas de lo que sucede a nivel nacional y, en cualquier caso, pueden resultar útiles para los que quieran conocer el momento de la economía provincial.

CUESTIONARIO ASPECTOS GENERALES DE LA ECONOMÍA ALMERIENSE

VIVIENDA Y SISTEMA HIPOTECARIO.

La primera bajada del Euribor en muchos meses, ¿producirá algún cambio o es sólo coyuntural?
La tendencia que cabe esperarse no es de mayor relajación de los tipos. Antes al contrario, la inflación (el objetivo declarado del BCE) será la que dicte la marcha de los tipos y no parece que ésta vaya a contenerse a corto plazo.

¿Cómo está la burbuja inmobiliaria en Almería? ¿Seguirá construyéndose al mismo ritmo?
Ya no se construye al mismo ritmo que hace doce meses. Lo cual no es de extrañar, pues los fuertes crecimientos de los años anteriores han sido espectaculares.

¿Cuáles son las expectativas a corto-medio y largo plazo?
A corto y medio plazo, parte de la pérdida de actividad en el sector de la vivienda va a ser sustituida por la obra civil, empujada por el año electoral y los proyectos de infraestructuras ferroviarias.

ENDEUDAMIENTO Y CONSUMO

¿Cuál es el nivel de endeudamiento de las familias almerienses?
Muy elevado, como en el conjunto de España. El comportamiento de la economía almeriense ha ido acompasándose al de la media nacional en los últimos años, de forma que no somos una excepción en este terreno.

¿Cómo afecta al consumo?
Un endeudamiento elevado, evidentemente, condiciona el nivel de consumo de las familias, que deben modificar sus pautas de consumo y contener los gastos que suponen importes elevados o el recurso al crédito.

¿Y a la inversión?
Los actuales niveles de tipos no creo que vayan a influir de manera importante sobre la inversión, mayor trascendencia va a tener la disponibilidad de las entidades bancarias para asumir riesgos. En este sentido, la inversión inmobiliaria está sufriendo ya la desconfianza de las entidades financieras.

AGRICULTURA

En 2010 se contempla una zona de libre-cambio entre la UE y los países de la ribera mediterránea, ¿cómo afectará a la agricultura almeriense?
Por un lado será una nueva vuelta de tuerca en lo que respecta a la competencia, pero por otro lado es de esperar que la industria auxiliar de la agricultura se beneficiará de la reducción de barreras, así como las empresas de comercialización (muchas de ellas integradas por agricultores).

¿Y la futura entrada de Turquía?
El impacto de Turquía si que será muy importante en los mercados, ya que su producción potencias es muy elevada y su nivel tecnológico está a niveles similares a los nuestros. Además se encontraría mucho más cerca de los mercados del Este que nuestros productores.
Afortunadamente, la adhesión de Turquía está aún lejana en el tiempo y podemos tomar las medidas necesarias para prepararnos.

¿Cuáles son los principales retos que debe afrontar el sector a corto y medio plazo?
El primero es el de mantenerse en primera línea de fuego de la competitividad mundial. De ese gran objetivo dependen los demás, que pasan a corto plazo por adaptarse rápida y eficientemente a la producción integrada, introducirse en el mercado de los alimentos-medicina, mejorar nuestros canales de distribución y en eliminar los agentes perjudiciales para el sector: aquellos que no cumplen con las normas y ponen el peligro el trabajo de todos los demás.

TURISMO

¿Cuáles son las posibilidades reales de crecimiento sostenible?
El crecimiento sostenible es imposible, hay siempre límites físicos que lo impiden. Otra cosa es plantearse si existe un modelo de explotación turística que nos permita incrementar los ingresos. En este sentido me da la impresión de que la oferta almeriense tiene la desgracia de estar en tierra de nadie. A grandes rasgos, lo que funciona hoy en el mercado son la oferta de lujo y la de low cost. Y nosotros estamos en medio. Hay que definirse claramente, y plantearse si podemos estar en los dos mercados a la vez (yo creo que sí, aunque no deberían solaparse demasiado), así como asumir las consecuencias que nuestra elección tendrá sobre el conjunto de la economía y sobre nuestro territorio desde el punto de vista ambiental.

¿Cuál es el peso real de este sector en la economía almeriense?
No lo sabemos con certeza, aunque se estima que podría estar en el entorno del 10%, aunque esto sería matizable por años, ya que en los últimos tiempos los ingresos turísticos han venido mermando, mientras que otros sectores han ganado mucho protagonismo. En cualquier caso, sigue siendo uno de los principales puntales de nuestra economía, tanto en términos de generación de riqueza como de empleo.

MÁRMOL

¿Cuál es el peso real de este sector en la economía almeriense?
Estimamos que entre el 2 y el 3%. Aunque para este sector el grado de información disponible es menor aún que el que tenemos para el turismo.

¿Cuáles son sus expectativas de futuro?
Creo que este sector está dando los pasos adecuados en la dirección correcta: diferenciación vía diseño y calidad. El empresario tipo del mármol aúna una visión largoplacista con la búsqueda constante de la innovación, tal vez debido a los vaivenes que ha sufrido la actividad en los últimos años y que le ha mostrado los riesgos del "monocultivo" productivo. Desde la mitad de los años 90, las empresas del mármol han mirado prioritariamente hacia fuera, logrando introducirse en mercados muy complejos y sofisticados.
Sin embargo, en los últimos tiempos, factores ajenos a él, como la marcha de la cotización euro/dólar les está mermando competitividad en uno de sus principales mercados extranjeros, precisamente Estados Unidos.

OTROS SECTORES

¿Qué otros sectores pueden ser motores en la economía almerienses? ¿Cuáles proporcionarían mayores garantías?
Hay una larga lista. Es más, creo que el factor relevante es que esa lista crece cada día. En cuanto a los que parecen ahora más maduros creo que hay que contar con la industria y los servicios auxiliares de la agricultura que en los últimos años van ganado peso internacional, la industria de la construcción de embarcaciones de recreo y deportivas que tiene un peso muy importante a nivel nacional aunque aún debe dar pasos en la dirección de la diferenciación y la marca, así como el propio sector de la promoción que puede invertir los excedentes de los últimos años bien en desarrollos en el extranjero, bien en la creación de nuevas líneas de negocio en la provincia.

INMIGRACIÓN

¿Cuál es su peso en la economía almeriense?
¿Qué es una economía sin personas? Los inmigrantes se encuentran hoy repartidos por todos los sectores productivos, aunque aún siguen siendo la agricultura y la construcción los principales sectores de absorción.

¿Qué aporta?
Aporta una mano de obra indispensable para nuestro modelo de desarrollo. Sin el impulso poblacional de la inmigración no hubiera sido posible el desarrollo almeriense de la última década.

¿Supone alguna desventaja para la economía almeriense?
Si, en el doble sentido de que nos están obligando a pensar de manera global en nuestra propia casa y nos amplía nuestra base productiva. Almería tiene hoy una población extranjera que roza el 20%, lo que nos hace ser conscientes desde la propia escuela de la diversidad cultural del mundo, lo cual debería verse como una oportunidad única de nuestra economía. Por otro lado, la mayor parte de la inmigración se concentra en estratos de edad relativamente jóvenes, por lo que la mayor parte son activos desde la perspectiva del mercado laboral.
Por otro lado, diversas fuentes apuntan a la mayor disponibilidad de los inmigrantes (sobre todo de las primeras cohortes) a la asunción de riesgos empresariales, y los datos de la Cámara de Comercio de creación de empresas parecen apuntar en esa dirección.

INNOVACIÓN

¿Por qué se habla tanto de innovación, nuevas tecnologías o emprendedores?
Por dos razones básicas:
  1. Porque está de moda, lo mismo que en los 80 la terminología de moda era el I+D y todo lo que no fuera eso no tenía sentido.
  2. Es, en parte, el reflejo de un cambio de paradigma. El I+D necesita normalmente de una dimensión empresarial que no es usual. Sin embargo, dado que el tejido empresarial español y europeo está constituido principalmente por pequeñas y medianas empresas hemos comenzado a poner el acento en el desarrollo de este tipo de empresas, que suponen un efecto muy importante en la creación de empleo y el aumento equilibrado de la renta.
Lo de las nuevas tecnologías es algo derivado de la revolución social y económica que están trayendo consigo. En términos de productividad, de conectividad y de futuro, son una especie de líquido oleaginoso que irá colándose en todos los resquicios de la sociedad y la economía contribuyendo a una mejora de la eficiencia y, en algunos casos, a la total metamorfosis de las mismas.

¿Cuál es el desarrollo de la provincia de Almería en estos conceptos?
Demasiado lento para mi gusto, aunque no dejo de reconocer que posiblemente no estemos muy atrás en el ranking nacional. No obstante, de acuerdo al perfil de nuestras empresas, la innovación es un elemento necesario para poder explicar el largo período de desarrollo económico que hemos vivido desde los años 60.

UNIVERSIDAD

¿Qué expectativas reales tienen los jóvenes universitarios almerienses una vez concluyen sus estudios y quieren en el mercado laboral?
Bastante favorables, aunque hay diferencias con respecto a diversas carreras. En general contar con una economía creadora de empleo es una ventaja de partida. Sin embargo aún debemos mejorar mucho en lo que se refiere a la dotación de capacidades profesionales a nuestros alumnos y en el grado de comprensión del quehacer universitario por parte de la sociedad.
A veces tengo la impresión de que se trata de un verdadero diálogo de sordos en el que cada uno anda sumido en sus propios pensamientos y no deja posibilidad para el encuentro. También hay que dejar claro que tanto desde la Universidad como desde distintas instancias de la sociedad se está intentando poner remedio a esta realidad.

CONCLUSIONES

¿Qué radiografía hace de la economía provincial actual?
Nos enfrentamos a una época de incertidumbres internacionales que en el ámbito nacional ha venido a coincidir con el frenazo de la construcción de vivienda, sector que ha tenido un papel protagonista tanto en la creación de VAB como en la creación de empleo. Por tanto hay que esperar tiempos menos favorables. Es de esperar, sin embargo que haya sectores que tomen el relevo de la construcción, siendo de nuevo la agricultura y su clúster el principal candidato para sacarnos del atolladero a corto plazo.

¿Hacia dónde caminamos?
Hacia un mundo más global, más competitivo, en el que las barreras entre economías nacionales tienen a desaparecer y en el que el poder de las personas individuales será mayor gracias a las TIC.
En ese mundo, la economía almeriense tiene algunas buenas cartas que jugar, pero debe hacerlo de manera inteligente, tomando riesgos calculados y evitando tropiezos que pongan en riesgo el devenir futuro. No podemos permitirnos el lujo de tener agentes internos que nos pongan zancadillas en el camino.

¿Hay algún aspecto que quiera añadir sobre cualquier cuestión económica?
Más que económico, creo que es una cuestión política y social. Almería tiene un problema institucional. Nuestro escasa relevancia política. Aunque hemos crecido mucho en los últimos tiempos, nuestro tejido social no ha ido capaz de poner en valor estos activos en el terreno de la política, lo que nos condena una y otra vez a ser los últimos en cualquier proceso importante de modernización regional o nacional. La culpable posiblemente sea nuestra propia falta de interés, no sé si derivado del nivel cultural o de la propia desesperanza con respecto al mundo de la política.
Lo cierto es que esa falta de peso se nota en los retrasos indefinidos de muchos proyectos de infraestructura, en la falta de compromiso de los políticos con sus promesas electorales (relacionado a su vez con el escaso coste que tiene el incumplimiento) y en una sociedad que desconfía cada día más de sus representantes.

miércoles, noviembre 07, 2007

Imágenes de la luna en Alta definición


Lo ha logrado la Agencia de Exploración Aeroespacial japonesa:

Chad, niños e historia

Suscribo, trazo por trazo, lo que hoy dibuja Eneko en su Blog (perdone usted si ésto que hago es ilegal, pero no me puedo resistir):

El barco chino

Este artículo lo he preparado para los amigos del Grupo Joly, que en unos días se unirá a la familia de la prensa almeriense con la cabecera "Almería Actualidad". Bienvenidos y suerte.

Hace unos meses un amigo me regaló un libro titulado “La tierra es plana”. He de reconocer que el título me pareció petulante y pude imaginarme a un autor tan creído de si mismo como yo. Así que lo fui posponiendo en favor de otros textos que me llamaban más la atención. Pero, finalmente, todo llega. Así que desde hace unos días ando liado con la lectura del librito de marras. Versa sobre la globalización que, según el autor, ha “aplanado” la Tierra haciendo posible que los negocios puedan seleccionar aquellos lugares del mundo en los que se es más eficiente en cada función.
No voy a entrar (de momento) en la discusión de los contenidos. Ahora me interesa China: un mercado enorme, una mano de obra aún más enorme, unos costes de producción irrisorios para los estándares occidentales, una ambición irrefrenable y una apuesta por la libertad económica. A estas alturas pocos dudan de las posibilidades ciertas que presenta este país para convertirse en la gran superpotencia de finales del siglo XXI, por encima de los Estados Unidos. Queda, por supuesto, el problema de la falta de libertad política y de libertad de prensa, sin la que la transparencia no existe (y sin transparencia es difícil eliminar los costes derivados de la corrupción y de la información asimétrica), problema que cada día se hará más evidente en la China emergente.
Su capacidad competitiva, en cualquier caso, es enorme y se hace muy difícil plantearse cualquier negocio de envergadura contra China o sin contar con China. Hasta hace poco pensábamos que las relocalizaciones y las desinversiones eran cosa de la industria, sobre todo de la de productos de baja calidad y escasa incorporación de tecnología. Pero en apenas una década, China ha sido capaz de ponerse a competir en mercados sofisticados y de elevada calidad, como el de los productos de electrónica, o el de los semiconductores. Poco a poco, cada vez son más los sectores afectados por la competencia de los asiáticos y cada vez menos países quedan al margen de las nuevas reglas de juego.
Sólo se salvan los servicios personales. China no podrá sustituir a nuestro peluquero, a nuestras tiendas favoritas (en las que cada vez se venden más productos made in China) o a nuestro panadero, únicas islas a salvo de esa competencia desigual. Pero, ¿y si mañana un crucero chino lleno de peluquerías y tiendas de ropa, atendidas por chinos, y con precios chinos atracara en el puerto de Almería?
“Entre gratis, le damos un paseo de 4 ó 5 horas y mientras usted y los suyos disfrutan de una orgía de consumo al más puro estilo oriental”.
Y uno se embarca, se pela y peina a precios chinos, se relaja en un spá con masajes y tratamientos a precios asiáticos y se da una vuelta por la galería comercial del barco repleta de productos de la más diversa índole.
La conclusión, que la hay, es que ningún sector puede considerarse a salvo de esta vorágine que es el mundo global, y que a cambio de disfrutar de una gama de productos y precios sin parangón en la historia de la humanidad, tendremos que poner a prueba constantemente nuestra capacidad de competir. Eso, o vamos aprendiendo a hablar en mandarín: Nǐ Hǎo.