Wachtmen y V de vendetta


Este verano, durante mis mortecinas vacaciones he tenido la oportunidad de leer dos obras maestras del cómic. V fue un regalo de mi hermano, el friki oficial de la familia, estas Navidades. Pero no me había puesto con él porque había visto la película y no me terminaba de gustar el aspecto de las viñetas. Sin embargo, este verano me he puesto manos a la obra y he podido deleitarme con la historia de "V de Vendetta" de Alan Moore y David Lloyd. Un reciente pasado alternativo, postapocalíptico, en el que Gran Bretaña ha caído en manos de un movimiento fascista, y un vengador que intenta destruir el sistema. Las vidas de los protagonistas se entrecruzan y dan sentido a las de los otros. El protagonista, un enmascarado cercano al fantasma de la ópera, dinamita los símbolos principales del viejo orden, y pone en entredicho los cimientos del sistema.

Por su parte, Watchmen, de Alan Moore (si, otra vez Moore) y Dave Gibbons me lo ha prestado mi hermano (si, el friki) con la petición expresa de tener con él mucho cuidado pues es "el mejor cómic que he leído nunca". En esta ocasión, también en un pasado cercano alternativo, unos héroes de carne y hueso encapuchados se enfrentan a un posible asesino, al tiempo que el mundo se acerca poco a poco a una tercera guerra mundial. Otra vez encontramos un mundo desagradable, un posible pasado alternativo y enmascarados poco convencionales que se autoimponen la misión de salvar ese asqueroso mundo. En esta ocasión da la sensación de que la historia está más trabajada, aunque el lector avispado descubrirá rápidamente la clave de la trama. No obstante, las historias paralelas y los añadidos de la edición que he podido leer contribuyen a añadir matices interesantes a los personajes y a la propia historia.
Em ambos casos, el guinista es Alan Moore. De ahí algunos paralelismos que me han llamado la atención. El primero es la elección de un tiempo contemporáneo (en su momento futuros cercanos), otro es el recurso a la figura del o de los enmascarados. Una especie de transusntos de los superhéroes tradicionales, sin superpoderes (excepto el caso de uno de los protagonistas de Watchmen). El tercer paralelismo es el recurso al flasback de manera intensiva y la correspondiente necesidad de leer de manera atenta. Otra similitud es la compleja psicología de los protagonistas, y los métodos poco usuales de éstos para enfrentarse a sus problemas.
A la espera de la película (adjunto un interesante vínculo a la web no oficial de la misma) el cómic resulta de lo más sugerente.

Mis valoraciones son de 7,5 para V de Vendetta y 8 para Watchmen (siempre sobre 10).

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista