Encrucijadas y sendas de desarrollo

Este texto es un artículo que me han pedido desde la Asociación de Empresarios del Mármol. Ha quedado un tanto largo y no he podido profundizar sobre las características del momento actual, lo que haré seguro más adelante.

Una buena parte de la historiografía económica suele hablar de sendas de desarrollo y encrucijadas. Las primeras vienen marcadas por elecciones anteriores sobre tecnología, abanico de necesidades a cubrir, gama de productos, etc. Y las segundas son momentos en los que los sectores, o las economías, toman decisiones cruciales (en cierto modo rupturistas) que, precisamente, marcarán las nuevas sendas de desarrollo a partir de ese momento.
Si aplicamos el esquema a la industria de la piedra natural de la provincia en los últimos años podemos, al menos, encontrar dos momentos en los que se produjeron encrucijadas que condujeron a sendas de desarrollo distintas. Un primer momento puede establecerse en los primeros años de la década de los 80, en los que el sector optó por la modernización de su sistema productivo invirtiendo en bienes de capital. Esta decisión dio lugar a una senda caracterizada por producciones homogéneas y muy estandarizadas, adecuadas para el creciente mercado de la construcción de aquellos años. Un segundo momento clave se produjo tras la crisis de mediados de los 90, en la que el sector optó, ante el derrumbe de la construcción, por ampliar su rango de productos y de mercados, llegando por esa senda a las necesidades de diferenciación.
No obstante, esta senda se vio en cierta forma truncada por un nuevo boom inmobiliario, que generó un cliente nuevamente potente en el mercado interior y con unas necesidades poco refinadas de producto (en términos generales).
Esto nos lleva al momento actual, en el que el parón de la construcción en España y la situación de crisis global que se vive a nivel mundial han paralizado el consumo en algunos rubros de la actividad. ¿Es este momento una nueva encrucijada que requiere decisiones rupturistas o las soluciones están aún en la senda que se abrió en la pasada década? De la adecuada respuesta a esta pregunta dependerá el futuro del sector a medio y largo plazo.

Comentarios

  1. Está muy bien el artículo. Mi primo que dirige el CTAP, está bastante de acuerdo contigo. Me temo que va a haber unas cuantas empresas que van a sufrir bastante. Hay algunas que han innovado y que tienen unas situación más saludable pero para muchas esta época de bonanza quizá habrá sido una desgracia más que otra cosa. Curioso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista