Maus, de Art Spiegelman (Cómic)

Maus es el descarnado relato de un superviviente del Holocausto. Un viejo judío polaco va desgranando a su hijo el desarrollo de su vida durante la guerra. Desde un comienzo optimista, hasta la más terrible oscuridad. El relato, en blanco y negro, huye de las figuras humanas. Representa a los judíos como ratones, mientras que los alemanes (no sólo los nazis) son gatos.
El relato va y viene entre el pasado del campo de concentración y las penurias de la guerra, hacia un presente en el que el protagonista (el padre del propio Art Spiegelman) se ha convertido en un viejo intratable y avaro, obsesionado con el dinero, y que hasta para morirse busca la opción más barata.
Spiegelman no representa a su padre como un héroe, al menos no como un héroe tradicional. La novela (me da la impresión) se convierte en una especie de cura, en la que emergen sus propios fantasmas: una madre suicida, un hermano muerto en la guerra con el que debe competir, un padre que le acusa de todo...
La primera impresión sobre el libro es de extrañeza: uno no puede imaginarse a los ratones (casi siempre simpáticos protagonistas) como sujetos de una historia tan oscura y desgarradora. Sin embargo, pasado el asombro inicial, te engancha y te obliga a ir pasando las viñetas una tras otra hasta el doble final (el de la guerra en el pasado y el de la vida del viejo Vladek, en el presente).
No es un cómic a la manera de los últimos que he comentado en esta bitácora; aquí la historia es la principal protagonista, lo que sucede supera con creces el dibujo, y la narración en off del padre se hace absolutamente pesente en todas y cada una de las páginas.
En resumen, una narración ejemplarizante, una biografía, una lección de historia y un paseo por lo más oscuro del alma humana. Todo en una misma historia.
Le doy un 9,5 sobre 10.

Comentarios

  1. Pus no sabes cuánto me alegro :D

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:57 a. m.

    Yo lo conozco hace muchos años y por fin el año pasado me lo compré para poder disfrutar de su lectura. Es una novela excelente en mi opinión, a veces, demasiado dura para ser ratoncillos. En el mundo de los comic es un clásico. De este estilo voy a buscar Persépolis, antes de ver la película, que me han dicho que está muy bien también.

    Un saludo
    Jonatan

    ResponderEliminar
  3. Ese también lo tengo. Fue el primer cómic que me hizo llorar. Aquí, unos dibujos de apariencia inocente, como de niña de instituto, narran una historia de desarraigo y decadencia de las libertades. Pavoroso. Y fabuloso. (Mucho mejor que la película)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Trump: Bienvenidos a la era autista

¿El plagio del rector de la URJC es solo bajeza moral o es consecuencia del sistema?

De animales a dioses (sapiens), de Yuval Noah Harari