martes, enero 29, 2008

El uso de herramientas es un truco mental

La habilidad de utilizar herramientas está al alcance de muy pocos animales, ya que requiere capacidades "superiores" en los cerebros. El hombre y algunos otros primates están en ese grupo de privilegiados.
Leo en ScienceNow que un equipo de la Universidad de Parma (Italia) ha estado investigando la manera en la que interactúan las neuronas del cerebro de un par de macacos cuando se usan unos alicates y han llegado a la conclusión de que el cerebro los trata como una prolongación de la propia mano, como una parte más del cuerpo del mono.
Es decir, que el cerebro se "autoengaña" reconociendo como propio algo que no lo es. (Modo irónico on)Si esto es así, la conclusión electoral es evidente: si nosotros mismos ya nos engañamos, ¿cómo no van a hacerlo los políticos en campaña? (modo irónico off).

sábado, enero 26, 2008

Un deuda ecológica que no pagaremos

Leo en Science que unos investigadores han estimado en 47 trillones de dólares (supongo que el trillón USA equivale a nuestro billón) el valor del daño ecológico infringido al medio ambiente a causa de nuestras actividades entre 1961 y 2000. Pero lo más curioso del estudio es que evalúan que los países ricos les debemos a los pobres la cantidad de 3,2 trillones por el daño ecológico causado –esto si que es una deuda y no la histórica de Andalucía–.
El cálculo de estos valores se ha basado en las metodologías normalmente usadas, por lo que es de suponer su escasa veracidad, aunque no deja de ser un ejercicio relevante para hacernos una idea de lo que estamos dejando perder. Como ejemplo, en el mismo período de tiempo el PNB del mundo fue de 65 trillones. Es decir, que si tuviéramos en cuenta los costes de obtención de ese producto, el importe real sería mucho menor.
Asimismo, se ha realizado una distribución de esos costes entre tres grupos de naciones, creados a partir de los ingresos (altos, bajos y medios) de dichas naciones. Los principales generadores, con mucha diferencia fueron las naciones de ingresos altos y medios, de ahí que se pueda estimar la deuda ecológica contraída con ellos.

La Unión Geofísica Americana apuesta por el CO2

Mi hermano y los otros tres que siguen esta bitácora (ya casi no se me escapa lo de Blog) saben que con respecto al cambio climático mantengo que hay pruebas más que evidentes de que se está produciendo, particularmente un calentamiento del clima. Con respecto a la culpa directa del ser humano mantengo mis dudas, aunque la American Geophysical Union (AGU) ha realizado una declaración que va bastante más allá de la que en 2003 mantenía que las actividades humanas contribuían al cambio climático. En la actual dicen:
The cause of disruptive climate change, unlike ozone depletion, is tied to energy use and runs through modern society.
O sea, que la causa del cambio climático disruptivo es debido al uso de la energía derivada de la sociedad moderna. Y añaden que las emisiones de gases de efecto invernadero. Por tanto, apoyan las medidas de mitigación y reducción de las emisiones que, evidentemente, tendrán importantes repercusiones económicas y sociales al corto plazo.
Por cierto, he tenido noticia de esta noticia a través de Climate Feedback.

viernes, enero 25, 2008

El cambio climático como herramienta de presión comercial

La Unión Europea tiene un problema. El tipo de cambio del euro con respecto al dólar está lastrando su Balanza por cuenta corriente, así que hay que lograr por todos los medios que ese cambio (que es directamente una menor competitividad de nuestras empresas en USA) afecte lo menos posible. Y parece que la vía de esperar un ajuste natural no está dando resultados y que a corto plazo es incluso posible que la cosa empeore ya que las sospechas de recesión sobre la economía del gigante americano comienzan a ser algo más que sospechas. Así que recurrimos al socorrido dumping. Ya se comentó con respecto a los países africanos y asiáticos en los 80, hablando del dumping social. También se habló de dumping ambiental de los países en vías de desarrollo.
Así que la Comisión aprovecha para decirles a las empresas americanas que si quieren vender en Europa tendrán que cumplir nuestras severas legislaciones sobre emisiones, lo que les supondrá un mayor coste de producción y aumenta la presión sobre el gobierno de Estados Unidos para que asuma los criterios de los organismos internacionales en materia de ca,bio climático y legislación ambiental.
Los americanos piensan que lo que realmente hay es una extorsión y una edificación de barreras comerciales, que no tienen justificación en los tiempos que corren. Pero la cuestión es: ¿es justo que los costes ambientales recaigan sólo sobre las empresas europeas? Posiblemente esto deje de ser un problema en el momento en el que los consumidores incluyan en sus decisiones de compra la valoración de la "calidad ambiental".

Antropoceno, una nueva era geológica

Leo en Science Now que un grupo de geólogos ha propuesto una nueva denominación de época geológica, que tendría su comienzo hace 200 años y que estaría caracterizada por la acción humana como modificadora del territorio, de los ecosistemas y del clima:
A group of geologists has formally proposed designating a new geologic epoch, the Anthropocene, which would encompass the past 200 years or so of geologic history. The action is appropriate, say the authors, because during the past 2 centuries, human activity has become the primary driver of most of the major changes in Earth's topography and climate.

Navegar con las manos a la vista

No me he podido resistir. Lo tomo de MMM&E imaginando que éste será el próximo éxito de Internet. Me parece una estupidez soberana. Me da que si están pensando en masturbarse deben andar por una edad en la que esos muñequitos no forman parte de su menú televisivo. Y los que ven ese programa intuyo que no saben ni lo que es masturbarse. Lo que me lleva a preguntarme: ¿A que edad comenzó a matarse a pajas el guionista?

jueves, enero 24, 2008

Lecciones sobre las relaciones puerto-ciudad

Esta mañana he asistido a una interesante jornada sobre los proyectos puerto-ciudad, y nada más salir me han telefoneado pidiéndome un articulillo de 10 líneas para un periódico local sobre ciertas declaraciones de una cierta consejera. La cosa es que les he comentado de pasada que había estado tomando unas notas que han terminado siendo este artículo:

Cuando escribo estas líneas acabo de asistir a una interesante jornada organizada por la Autoridad Portuaria de Almería y la Fundación Bahía Almeríport sobre la integración puerto ciudad. Ambas instituciones se han traído a Almería a cuatro personas de perfiles disímiles aunque con planteamientos ligeramente concordantes, todos ellos expertos en la problemática urbana y social que suponen las difíciles relaciones entre las ciudades y sus puertos.
En las exposiciones ha habido planteamientos filosóficos, desde la perspectiva del pragmatismo y desde la pura y dura gestión de los territorios. Nos han contado los casos de Barcelona, Málaga y Algeciras, y nos han hablado de proyectos paneuropeos, regionales y locales.
Se han tratado cuestiones muy relevantes desde el punto de vista del diálogo entre los puertos y sus ciudades, una dialéctica que ha pasado por diversas fases a lo largo de la historia, desde la coexistencia absolutamente integrada de los puertos iniciales; hasta el enfrentamiento creciente que se origina desde los años 80 entre la ciudad que quiere volver a mirar hacia el mar y unos puertos industriales que se cerraron y crecieron por necesidades del tráfico y la seguridad.
Pero una de las cuestiones en las que se ha hecho más hincapié ha sido la necesidad de al menos tres cuestiones: la planificación, la participación y el consenso. Un proyecto puerto ciudad es la materialización de un proceso de búsqueda de intersecciones entre los intereses todos los agentes. Un proceso que debe tener en cuenta el presente, pero que debe mirar al futuro. Un proceso que debe contar con la opinión de los ciudadanos, que deben ser escuchados y tenidos en cuenta. Y un proceso que debe nacer del consenso entre todos: el ayuntamiento, el puerto y los ciudadanos.
En este sentido, es importante no sólo que las autoridades portuarias sepan escuchar las peticiones de la ciudad. También es preciso que los ayuntamientos y los vecinos comprendan las necesidades de una instalación portuaria. Es cierto que las vallas son barreras, pero también lo es que están ahí porque las actividades portuarias modernas comportan un peligro para el tránsito. Y, sobre todo a partir de los atentados del 11S, la seguridad se ha convertido en una obsesión: cualquier infraestructura puede ser un objetivo terrorista y los puertos son vitales para el comercio mundial.
Otra cuestión importante es el origen de la financiación de las actuaciones, aspecto éste muy relacionado con los usos a los que se destinen los espacios liberados por los puertos, aunque se entiende que debe realizarse una combinación entre capital público y privado, ya que posiblemente no se obtengan rápidas amortizaciones de las inversiones.
Por otro lado, en el turno de debate, se introdujo el tema del ferrocarril, de una forma muy directa pues la pregunta era, ¿necesita el puerto al ferrocarril? La respuesta fue unánime por parte de todos los intervinientes: si, lo necesita. Pero es que no sólo lo necesita el puerto, sino cualquier ciudad que piense en clave de futuro tiene que incorporar a su estructura este modo de transporte, incluso a nivel de relaciones en el seno de la propia ciudad.
En resumen, una jornada muy interesante que a buen seguro ha servido para enriquecer con argumentos el largo debate de Almería con su milenario Portus Magnus.

martes, enero 22, 2008

Los verdes billetes verdes

Este artículo irá en el Anuario de la Asociación de la Prensa de 2008. La idea inicial era plantear el cierto contrasentido de algunos productos ecológicos, aunque al final me ha salido una enmienda a la totalidad.

El consumo es una compulsión moderna, un impulso que alienta el funcionamiento de nuestra sociedad capitalista y que se retroalimenta con la fabulosa oferta que tenemos a nuestra disposición. Hemos hecho del acopio de bienes un sinónimo de felicidad, sin darnos cuenta de que parte de nuestra inexistente alma la estamos perdiendo por el camino.
Cierto es que cuanto mayor es la oferta de bienes, más demanda; y, a más demanda, más producción. Y más empleo, y más renta… Y más consumo. Hasta tal punto ha llegado la confusión entre lo económico y la mejora de la calidad de vida que las últimas campañas electorales han estado más volcadas en cuestiones monetarias que en otras de mayor trascendencia estratégica, como la educación o la investigación.
Sin embargo, cuando miro atrás en el tiempo, hace 20 ó 30 años me doy cuenta de que era feliz teniendo muchas menos cosas que mis hijos, el mayor de los cuales siempre está aburrido. La tele de mi infancia comenzó en blanco y negro (aunque pronto le salieron los colores), tenía dos cadenas y sólo se podía ver por la tarde. Raro era el amigo que tuviera un ordenador (y eso ya entrados los años 80), y todos los coches y tanques teledirigidos tenían el mando unido por un cable. Pero creo que era razonablemente feliz, incluso muy feliz.
La consecución de un nuevo objeto nos proporciona una satisfacción efímera que rápidamente queda estrangulada por la angustia de todo aquello a lo que no hemos podido llegar, de forma que paradójicamente, en el momento de la historia de la humanidad de mayor progreso material, la sensación de insatisfacción es también mayor que nunca.
Nuestro modelo económico, el capitalismo de mercado, nos ha reportado a los países desarrollados unas cotas de bienestar elevadísimas. Nos ha permitido desarrollar nuestra esperanza de vida más allá de lo naturalmente esperable, nos ha permitido liberar tiempo para la creación de conocimientos y hemos diversificado de tal manera las actividades económicas que el número de profesiones no deja de aumentar.
Pero este capitalismo que tanto nos ha dado ofrece una segunda cara, bastante desagradable. Nuestro desarrollo, basado en una filosofía claramente individualista y, tal vez por ello cortoplacista, se ha producido a expensas del deterioro acelerado de nuestro medio ambiente. Un medio que, no se nos olvide, es el que nos proporciona nuestro propio sustento vital: no es sólo espacio del que podamos disponer a nuestro antojo. Afortunadamente para nosotros los españoles, hemos nacido del lado de los vencedores, del lado de los que han podido crecer a expensas de la expoliación del medio natural propio y ajeno. Pero en la medida que más y más personas se van sumando al carro del desarrollo en China, India y Rusia, más notoria es la insostenibilidad de nuestro modelo de crecimiento perpetuo.
La emergencia creada en torno al cambio climático es, posiblemente, la punta de lanza actual del ecologismo y la más afilada desde la perspectiva mediática que nunca haya tenido. En la lucha contra el calentamiento global se han lanzado propuestas de lo más variado, desde el infructuoso Protocolo de Kyoto, de repercusiones poco relevantes en el proceso, hasta el consumo de productos ecológicos.
Sin embargo, la base del problema, la naturaleza autodestructiva de nuestro modelo económico, no se pone en duda, y seguimos buscando la mejora a través del crecimiento del PIB y no del aumento de la calidad de vida, que posiblemente (a partir de un determinado nivel) se desacople de la serie de PIB en los países más avanzados.
En lugar de ello, el capitalismo ha hecho lo que sabe hacer mejor que ningún otro sistema antes: buscar oportunidades de negocio. Y así han crecido a nuestro alrededor miles de propuestas de productos ecológicos o “neutros” para el CO2: desde un queso producido con energías renovables, hasta los coches “ecológicos” que hacen de las mejoras en el rendimiento de los consumos una etiqueta de sostenibilidad para sus vehículos. De esta manera se amplía aún más la gama de productos a nuestra disposición, interpelando a nuestra mala conciencia ecológica. Preferimos comprarnos un coche supuestamente ecológico antes que plantearnos su verdadera utilidad para nosotros.
Así, los billetes generados, verdes como la verde y natural selva, entran a formar parte del sistema global, en el que se mezclan con los no tan verdes, marrones y amarillos, circulando por los mismos canales y por las mismas manos.
Así, en fin, en lugar de replantearnos nuestra forma de actuar con el planeta, nos enrocamos en el consumo y asumimos que lo ecológico es bueno per sé, sin mirar más allá, sin caer en los miles de kilos de materias primas que aparcamos cada día en la puerta de casa, para llevarnos a un trabajo al que se llega en menos de media hora andando, o en 10 minutos en autobús.

El CSIC abre sus investigaciones a la blogosfera

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha inaugurado un nuevo portal llamado Digital.CSIC, de Internet en el que pone a disposición del público las investigaciones de sus científicos, colaborando así en la libre difusión del conocimiento.
¡Bravo por el CSIC!

sábado, enero 19, 2008

Las dos muertes de Sócrates

La novela de Ignacio García-Valiño nos cuenta la historia de Asapasia de Mileto, a la sazón esposa de Pericles y dueña de La Milesia, el mejor burdel de Atenas. El hilo conductor real es una historia de amor fracasada, al modo de El amor en los tiempos del cólera, de García Márquez. Aunque con mucha menos intensidad, pues la narración se pierde en saltos mortales temporales que sólo se justifican al final, de forma que me ha dado la impresión de que primero se escribió el final y luego se fueron completando aquellos detalles que eran precisos para dar consistencia a esa parte final.
La narración transcurre a base de saltos temporales demasiado bruscos para mi gusto, en los que Sócrates es un mero actor secundario, hasta el mismo momento de su muerte, que da lugar a la intervención de un sofista que se pone como misión descubrir la verdad de lo sucedido. Esta investigación ocupa la última parte de la novela y es posiblemente la más interesante.
Mi valoración: 6,0 sobre 10.
Por otro lado, da la impresión de que era necesario introducir un gran número de personajes reales. Intuyo que tendrá que ver con aquello que decía Borges, que para aportar una sensación de veracidad era conveniente usar algunos datos veraces. Así, pasean por las páginas de este libro, el propio Sócrates, Pericles, Protágoras, Aristófanes, Platón, Gorgias, Fidias, etc. Tantos que la estrategia de ocultación se convierte en una especie de autoinculpación: dime de que presumes y te diré de que careces.
Por último, y esto es sólo una impresión pues mis conocimientos de historia no llegan para opinar con conocimiento de causa, de que el reflejo de la vida cotidiana es bastante realista, destacando la descripción del juicio contra Sócrates, o algunas de las escenas caseras.

viernes, enero 18, 2008

Están locos estos almerienses


Los amigos de Castilla La Mancha, al menos los de este periódico digital se llevan las manos a la cabeza: ¿Cómo es posible que se beneficien del trasvase Tajo-Segura (de nuestra agua) y luego se la revendan a los catalanes?
Al margen de que la aportación del Tajo Segura en Almería es apenas testimonial y muy localizada en la zona de Levante, no deja de resultar paradójico que hayamos pasado de pedir más agua a venderla. ¿Para qué, entonces, queríamos el Trasvase del Ebro, que tanta guerra y desvergüenza generó entre nuestra clase política? (¿Qué clase de políticos tenemos?).
El problema de fondo es que en Almería no sobra el agua, estamos viviendo de las reservas naturales encerradas bajo tierra. No lo vemos, pero poco a poco los bombeos por encima de las recargas van minando nuestros "ahorros hídricos".
El problema es la asignación de precios. Si un precio es "la medida de la escasez relativa de un bien", en el caso de la subterránea, este precio no se ajusta bien pues no se visualiza la cuantía de la escasez. Hablando de forma sencilla, estamos visitiéndonos con las caras ropas de la abuela, que son piezas de museo, mientras que la ropa made in China se la revendemos a los catalanes.
Ale, pues nada, a ver si a fuerza de asomarnos al precipicio logramos caernos por él.

miércoles, enero 16, 2008

Apple se empeña en que aumente mi huella ecológica

A veces es muy duro ser Sayonara, o David Uclés. Ayer fue uno de esos días en los que mis contradicciones internas me hicieron dormir mal. Los ingenieros de Cupertino han sacado del sobre (literal) un pequeño ultraportatil con pantalla de 13,2", que es el sucesor natural de mi añorado PowerBook de 12". Desde el mismo momento en el que lo vi, supe que terminaré por comprarlo, aunque ahora mismo no lo necesite.



Estoy seguro que a lo largo de los próximos meses encontraré una buena razón y contribuiré a machacar un poco más el medio aumentando mi huella ecológica unos cientos de metros cuadrados más. Por cierto, es la primera vez que Apple hace referencia al impacto medioambiental de un producto durante su presentación, parece que han aprendido la lección de la campaña Green Apple.

Muerte e impuestos

Death and taxes: Este enlace me lo ha pasado Juanpi (Juan Pablo Seijo), de Garage Kubrick, y es una curiosa forma de representar el Presupuesto Federal de Estados Unidos. Puedes desplazarte a lo largo del gráfico y ampliar o reducir el marco de visión. De esta forma, con unos cuantos movimientos de ratón o cursor te quedas con las principales magnitudes. Los datos están obviamente expresados en dólares y cuando se hace referencia a Billions, hay que tener en cuenta que realmente son miles de millones.
Me llama mucho la atención el desfase entre el gasto militar y de seguridad nacional (67%) y el resto de conceptos (33%). Pero, si son llamativos los costes de mantenimiento de una maquinaria militar como la estadounidense que tiene que hacer frente a dos guerras en curso (Afganistán e Irak), lo que me ha dejado de piedra es que el presupuesto del departamento de educación no crece en gasto, con un recorte del 6% en Educación Superior, muy poco acorde con la economía del conocimiento en la que nos estamos moviendo y que parece que va a seguir mandando en el mundo globalizado e interconectado en el que vivimos.
Los autores del póster lo definen así:
"Death and Taxes" is more than just numbers. It is a uniquely revealing look at our national priorities, that fluctuate yearly, according to the wishes of the President, the power of Congress, and the will of the people. Thousands of pages of raw data have been boiled down to one poster that provides the most open and accessible record of our nations' spending than ever seen before. If you pay taxes, then you have paid for a small part of everything in the poster. "Death and Taxes" is an essential poster for any responsible citizen or information junkie.


ACTUALIZACIÓN: Han sido corregidas dos erratas. La primera derivada de mi desconocimiento de la lengua de Shakespeare y la segunda derivada de mi incontinencia verbal (o tecleativa), y no parar a pensar lo que ponía (la definición del billion estadounidense. Gracias al comentarista Anónimo.

martes, enero 15, 2008

Nueva encuesta: Protocolo de Kioto

Bueno, como ya comenté, voy a usar la nueva opción de encuestas de Google para sondear la opinión de mis lectores sobre diversos temas. En la parte superior derecha de la página encontrareis una presentación (es un decir) de fotos relacionadas con el tema de la encuesta y la encuesta propiamente dicha. Este mes la cuestión a debate es el Protocolo de Kioto.
Tienen ustedes la palabra...

Encuesta de inmigración

Finalizado el plazo de respuesta de la primera encuesta, aquí están los resultados. Obviamente, éstos no tienen ninguna representatividad fuera de la mera anécdota, pero lo mismo con un poco de paciencia logro que alguna sea respondida por más de 2 millones de lectores :-)

lunes, enero 14, 2008

Campaña para un debate en Internet

De cara a las elecciones de 2008 en España, algunos medios, blogs y demás están abogando por un debate entre los dos principales candidatos:
Por un debate en internet

De espaldas

Artículo enviado a Almería Actualidad.

De espaldas y en latín. Así ofició el Papa el pasado domingo una misa en el Vaticano: al más puro estilo preconciliar. Toda una metáfora. De espaldas a una sociedad que cambia (siempre ha cambiado, como el clima), de espaldas a una realidad que se prefiere no ver y en un idioma que ya nadie entiende. La única forma en la que podría llegar a entenderlo sería como recurso turístico, como esos cambios de guardia que se producen diariamente a las puertas de los palacios que en el mundo occidental, voluntariamente arcaicos para disfrute visual de los turistas y regodeo de las multinacionales de la fotografía. O, a lo mejor, una medida para atraer curiosos a las iglesias, ya que los feligreses cada día escasean más.
Sin embargo, este no es un gesto aislado, antes al contrario es la culminación de una serie de retrocesos respecto de los avances logrados en el Concilio Vaticano II. La existencia de una Iglesia próxima a su pueblo ha sido sistemáticamente torpedeada desde el pontificado de Juan Pablo II, de forma que ahora tenemos una cúpula eclesial gerontocrática (al estilo de Cuba) poco amiga de cambios y muy celosa de sus antiguas prerrogativas. Han optado por girarse, mirar hacia otro lado, el lado inmutable y seguro del sagrario. Han optado por oficiar en latín, una lengua muerta sólo conocida por unos pocos, dotando a la ceremonia de un contenido hermético, cerrado, que el Vaticano II quiso enterrar. No han inventado nada, la ciencia desde siempre ha usado una jerga compleja para distanciarse de los ignorantes y elevar la estima de los propios científicos al hacerlos incomprensibles.
Como ya digo, la ceguera de la iglesia católica para con la realidad no es un mal exclusivo de ellos. A otro nivel, en otra escala de valores (y de forma mucho más preocupante), cada vez más grupos de la sociedad tienden a olvidarse de la realidad y enrocarse en mundos virtuales paralelos. Así, por ejemplo, los “valerosos” gudaris vascos y todos cuantos los consideran valedores de la libertad de “Euskalerría” obvian la realidad de la concepción mítica de sus planteamientos o, lo que es peor, la realidad de esclerosis moral que denota el homenaje a unos personajes que apenas tienen algo más que una cierta habilidad manual con las pistolas y la dinamita.
O, por ejemplo también, el ejercicio perverso de los partidos políticos por convencernos de lo terriblemente mal que está el país o lo maravillosa que es esta Arcadia que se llama España. En estos ejercicios de realidad virtual, acompañados de una imponente artillería mediática por ambos bandos y de una canallesca chusma que infecta los rincones más recónditos de Internet, el ciudadano no puede creerse ambas versiones sin terminar mal de la cabeza o sin llegar a enfermar de un cinismo obsesivo. Así que termina creyendo aquello que le dicen “los suyos”. Porque “los otros” mienten por sistema y son los culpables de todo lo mal que está el país, incluso de que los sacerdotes se hayan dado la vuelta y oficien la misa en un lenguaje extraño.
Vamos, ceteris paribus.

miércoles, enero 09, 2008

¿Cogemos el anorak o el bañador?


Interesantísimo debate en Medio Ambiente y Ciencia, la bitácora de Ruiz de Elvira a propósito de una nota de prensa supuestamente de la NASA en la que se prevé un enfriamiento del clima de la tierra en los próximos años, en función de los ciclos de actividad solar, de los que ya hemos hablado en otras ocasiones.
Lo interesante está en la lectura de los comentarios (especialmente los intercambiados entre el propio Elvira y Eduardo Ferreyra), de los que una vez eliminados los improperios tradicionales de los que Elvira denomina "contrarians", encontramos un razonado enfrentamiento de argumentos, en los que se aportan datos y se llega hasta plantearse qué es ciencia.
Por cierto, la nota de prensa finalmente resulta ser falsa, lo mismo que el científico que la emite, aunque sus supuestas conclusiones son un refundido de trabajos anteriores de científicos especialistas en el Sol.
La cuestión, afortunadamente, no tardará en dilucidarse, puesto que el mínimo de actividad está previsto en torno al 2020-2025, así que en unos 15 años saldremos de dudas. Yo, de momento, tengo siempre a mano un bañador, aunque mantengo el anorak en perfecto estado de revista...

viernes, enero 04, 2008

Más sobre el deshielo ártico: calentamiento en altitud vs calentamiento en superficie

Fotografía: NASA.

Leo en Climate Feedback una intersante reflexión sobre un no menos interesante artículo de Rune Graversen et al. en el que se analiza el proceso de derretimiento del hielo ártico. Los investigadores llegan a la conclusión de que el efecto albedo del hielo es menos responsable de lo que cabría esperarse y que el mayor agente explicativo es la temperatura en las capas altas de la atmósfera:
As that report and others (AFP, New Scientist) point out, the surprise is that this work diminishes the role of the "ice-albedo feedback" in recent Arctic warming. In theory less ice means more sunshine is absorbed, rather than reflected back into space, which means more warming, which means less ice, and so on and so on -- a positive feedback that could be a powerful amplifier of climate change. But that effect would be felt most nearer the surface, not at altitude (The fact that some of the amplified warming takes place in the dark lends further weight to the argument).

A priori, este resultado implicaría una menor influencia de las emisiones de CO2 humanas, y un mecanismo natural en la base del proceso. Sin embargo, como señala el comentarista, ese tipo de análisis es muy simple, pues el efecto invernadero juega un papel primordial en las corrientes de aire, responsables a su vez de las elevadas temperaturas en altitud. Además, el autor del paper, ha señalado en unas declaraciones a National Geograhic News que:
Nobody knows how much of this change is the result of human emissions of planet-warming gases such as carbon dioxide, but it's likely that they play a role.

"Many models suggest an increase in energy transport when more greenhouse gases are introduced into them," [Graversen] said.

"Changes in the circulation in the atmosphere might have had a much larger effect than previously thought, but these changes may also have been induced by greenhouse gases."
En cualquier caso, y hago referencia a mi última entrada al respecto, el hecho evidente es que el Ártico se derrite y que ese proceso que algunos no quieren aceptar tendrá importantes repercusiones sobre nuestra vida y la de otras especies. No nos paremos a pensar si mejores o peores, lo que está claro es que habrá lugares beneficiados, por ejemplo los países más al Norte y otros más perjudicados, en los que los aumentos de las temperaturas tendrán efectos devastadores sobre las condiciones de cultivo o incluso sobre los propios ecosistemas. No nos paremos en si es culpa humana o no. Está claro que está sucediendo.
La pregunta es: ¿podemos hacer algo para minimizar las pérdidas (y no me refiero sólo a las económicas)? ¿Es aceptable optar por la pasividad ante la probabilidad de que la culpa no sea nuestra?
¿Seguimos enrocados o tomamos medidas ya? Usted decide, usted vota...

miércoles, enero 02, 2008

El cambio climático, descubrimiento del año para Science, paparruchas para mis vecinos

Poco a poco se acumulan más y más evidencias del proceso de calentamiento global (y con aceleración creciente) de las temperaturas medias del planeta. Y cada vez, más y más evidencias señalan a la intervención humana.
Other reminders also drove home the gravity of the climate change situation. Scientists now worry that the record melt-back of sea ice during the summer might indicate that feedbacks are amplifying the effects of global warming. A steady stream of media reports this year noted record melting of Greenland ice, record-high temperatures in the United States, and surging Antarctic glaciers. And the energy crisis deepened as oil prices increased to $100 a barrel, boosting anxieties about the future of fossil fuels.

Posiblemente, el premio Nobel concedido al IPCC (Panel Intergubernamental para el Cambio Climático de la ONU) y al gran divulgador del problema: Al Gore. Lo curioso es que en este año, en el alcance del problema es cada vez mayor tanto en el ámbito político como en el mediático (que se lo digan si no a Mariano Rajoy, o al pobre de su primo), la gente ha comenzado a hablar del tema en las tertulias y en las colas de los supermercados. Y, ya digo, lo curioso es que a pesar de que en este año los políticos han comenzado a tomarse en serio el problema, la ciudadanía observa el tema con bastante descreimiento, si es que se puede utilizar esta palabra. Hace unos días asistí a una conversación de cola de caja en el super del barrio, entre un señor bajito muy dichanachero, al estilo de Alfredo Landa en sus películas más "españolas", y una señora de barrio muy peripuesta: personajes disonantes.
La cosa es que ambos estaban de acuerdo en que, dado que en su pueblo siempre nieva en invierno y siempre hace calor en verano, y dado que el tal Al Gore se está forrando a base de dar conferencias y que cuando tuvo la oportunidad de firmar el Protocolo de Kioto no lo hizo, todo es un cuento chino que se han inventado los políticos y sus amigos los científicos para que la gente desvíe su atención de problemas más mundanos y próximos como la subida de los precios de los alimentos, provocada por el "jodido euro", dicho sea de paso.
Me llama la atención, ¿de qué sirven los informes científicos, los miles de páginas y mediciones hechas a lo largo y ancho del planeta cuando la gente no quiere oir lo que estos dicen?

¿Por qué es divertido el sexo?

La pregunta del título de este libro de Jared Diamond, el mismo de "El tercer chimpancé", "Armas, gérmenes y acero" o "Colapso", esconde en realidad un montón de otras preguntas mucho más sorprendentes. Por ejemplo: ¿por qué el pene humano es mayor proporcionalmente que el de sus primos más cercanos? ¿Por qué las hembras de homo tienen la menopausia? ¿Cual es la razón evolutiva de la ocultación de la ovulación por parte de las mujeres?
Diamond disecciona ¡en menos de 200 páginas! todas estas cuestiones, siempre desde el punto de vista evolutivo, buscando las razones últimas, no las inmediatas, de cada una de las cuestiones relacionadas con la sexualidad humana. Como siempre, resulta didáctico y divertido, aunque en este libro no propone teorías tan cerradas como en los anteriores, ya que deja sin responder algunas de las cuestiones que plantea, dejando constancia de todo lo que aún no sabemos. Ciertamente, un estupendo ejemplo de divulgación en el que se mezcla la sexualidad con la historia evolutiva de nuestra especie. Eso sí, no creo que sirva para convertir a nadie en mejor amante, aunque seguramente nos provocará una sonrisa descubrir en nosotr@s mism@s algunos de los comportamientos instintivos que subyacen en nuestra naturaleza animal.
Un 8,0 sobre 10,0.