lunes, marzo 24, 2008

Ricos, pobres y medioambiente

Como suele ocurrir, la ley de Murphy se cumple a rajatabla, y siempre en el peor momento posible. Hace un par de semanas me encontré con el follón añadido de impartir sendas sesiones en un par de cursos de experto de la Universidad de Almería. Uno, el que llamé de los ricos, de Experto en Asesoría Financiera, en el que me vi en la complicada tesitura de explicar macroeconomía (macromagnitudes, ciclos económicos, indicadores y política monetaria) en apenas un par de horas. Casi muero en el intento...
Otro, el de los pobres, sobre Pobreza y Desarrollo (en este participo por tercera vez) en el que hablé sobre pobreza y medio ambiente. El año pasado ya dejé en esta página las transparencias de la presentación, en las que añadí algunas apreciaciones sobre el esquema conceptual. En esta ocasión, me he decantado un poco más por el enorme dilema moral que al que nos debemos enfrentar. Un dilema que pasa por la necesidad de limitar los efectos ambientales negativos del desarrollo de los países pobres, pero que nos obliga a los más desarrollados a sacrificarnos en pos de posibilitar un espacio ecológico mayor para estos países.
La tragedia, la gran tragedia, es que no creo que de verdad estemos interesados en ello. Pongo un ejemplo de hoy mismo. He asistido a una interesante conferencia sobre el papel del empresario en el siglo XXI. El conferenciante, que ha dibujado un panorama con el que me encuentro identificado intelectualmente, ha propuesto, hacia el final de su charla, una solución al problema que tendremos a corto plazo en España con el aumento del paro. Su imagen del parado extranjero es la de alguien que no tiene nada que hacer, más que presentarse en la oficina del INEM a cobrar cada mes. Y, claro, si tiene tiempo libre, también tendrá tentaciones de pensar en incrementar sus ingresos de formas ilegales. La solución pasaría por enviarlos de vuelta a sus países de forma voluntaria, cobrando el paro y con el compromiso de inscribirlos en una lista preferente por si mejora la demanda de trabajo en España. Pero, claro, para cobrar ese subsidio, los trabajadores tienen que residir en España. Y aquí viene la trampa. ¿Y si asignamos esa subvención al 0,7% de ayuda al tercer mundo? Desde su punto de vista matamos dos pájaros de un tiro, destensamos la estadística de paro y mejoramos nuestra ratio de ayuda al tercer mundo. A mi me parece más bien un poco de contabilidad creativa y el desvío de fondos de un programa de gasto social concreto a otro, que se vería así desnaturalizado. Y si esto es lo que se propone desde las bancas de una de las más prestigiosas escuelas de negocio de España, ¿os imagináis lo que ocurriría con el medio ambiente? ¿Encontraríamos alguna manera de "malversar" el concepto? Seguro que si.
Pobreza y medio ambiente 2008

Volver con la frente "ma'anchita"

Pues si, vuelvo. Durante las pasadas semanas no he tenido tiempo ni de mirarme al espejo y, claro, cuando he vuelto a mirarme me he dado cuenta de que la frente se me ha ensanchado pero también de que llevaba un montón de días si poner nada ni en este ni en mi bitácora diaria (ya casi ni pienso en términos de blog).
Ya se acerca la fecha de mi incorporación a un nuevo puesto de trabajo y he estado muy liado con los cierres de asuntos abiertos. Supongo que no podré irme con la conciencia totalmente tranquila (suele ocurrir cuando las organizaciones están vivas, no se producen interrupciones). De hecho, creo que actualmente soy algo así como el presidente de los Estados Unidos en su último año de mandato, poco más que un adorno más o menos atractivo.
Espero que la nueva vida que emprendo me permita dedicar unos minutos a escribir en esta, vuestra casa.

viernes, marzo 07, 2008

Cuestionamientos electorales (2)

Leo un titular de ABC que me deja muy preocupado: El cerebro de los fumadores toma peores decisiones al ignorar las alternativas.
Y dado que estamos en época electoral, o sea, que debemos elegir a las personas que tomarán decisiones en nombre de todos, me asaltan las dudas: ¿Alguno de nuestros candidatos es fumador? ¿Quiénes de los futuros ministros de los distintos partidos son fumadores?
Para calmar mi sed de conocimientos he recurrido al nuevo gran hermano, ese al que tanto amamos/odiamos algunos y me encuentro que ante las palabras "Rajoy fuma" y "Zapatero fuma", el sagrado oráculo me devuelve las siguientes respuestas en imágenes...
Ver respuesta Rajoy
Ver respuesta Zapatero

Cuestionamientos electorales (1)

¿Está haciendo Nature campaña en favor del PSOE? La semana pasada me llamó mucho la atención un artículo que se llamaba "A new Silver Age?" (Acceso con suscripción).
La entradilla del artículo decía algo así: el gobierno español ha doblado el gasto en investigación en cuatro años. El nuevo gobierno debe crear las estructuras legales para asegurar que ese dinero es gastado sabiamente.
A lo largo del artículo aparecen la Junta de Ampliación de Estudios, Buñuel, Lorca, Ramón y Cajal, los protagonistas de la primera edad de plata que fue bruscamente interrumpida por nuestra salvaje guerra incivil. El CSIC heredero de la tradición de la JAE siguió su curso, ahogado por las dificultades burocráticas (de las que puedo dar fé por haber trabajado en un proyecto de investigación liderado por un grupo del CSIC).
La justificación del titular aparece tras el titulillo Fresh impetus, en la que se cuenta que el actual gobierno del PSOE está intentando cambiar las cosas doblando los fondos dedicados a la investigación y transformando el CSIC en una agencia independiente. Se añade que si se gana un segundo mandato la cifra irá creciendo un 2% anualmente hasta 2011.
Afortunadamente, justo después de eso se realiza una valoración crítica del proceso y se habla de las rigideces del Centro y del modelo de reclutamiento de nuestro sistema científico. El artículo acaba destacando lo que se ha avanzado y lo que queda por avanzar, señalando que parece que las cosas van por buen camino.
¿Mira que si fuera cierto que nos acercamos a una nueva edad de plata?