Fabulosas narraciones por historias, de Antonio Orejudo

Me causó sorpresa encontrar esta primera novela de Antonio Orejudo en el Círculo de Lectores. Antes de ésta ya había leído "Almería, crónica personal". No era una novela propiamente dicha, pero me gustó su prosa. Así que en cuanto vi la reseña en la revista, no lo dudé y la apunté en mi hoja de pedido.
Debo decir que la primera cuestión que me llamó la atención fue la poca diferencia de edad entre él y yo (cinco años), sinceramente pensé que había más (¿la literatura avejenta o es la sana envidia la que rejuvenece?).
La historia que nos narra en un formato atípico, en el que se mezclan recortes de prensa, anuncios, cartas y la pura narración, es la de un grupo de amigos que se conocen en la Residencia de Estudiantes en los años 20. Son enormemente diferentes: uno quiere ser escritor de novelas, otro es un señorito de provincias que se empeña en refinarse en la capital y el tercero es un sobrino de Azorín que odia la intelectualidad y ama la violencia.
Desde ese momento inciático, en el que los tres amigos comienzan a beber juntos, hasta la escena final, sus vidas se superponen a una conspiración intelectual y económica, que desde la Residencia pretende acabar con el realismo del XIX. Suceden, asimismo, la dictadura de Primo de Rivera, la República y el alzamiento.
El tiempo, el amor y las ideas irán minando poco a poco esa relación a tres bandas. Sus vidas toman caminos distintos y la literatura deja paso a la política en un país que poco a poco se va llendo al carajo.
Desde el punto de vista literario creo que le sobran algunas páginas, ya que hay momentos en los que pierde un poco el ritmo. Por otro lado, los personajes están bien dibujados, incluso los nombres están muy bien elegidos (particularmente el de Santos Bueno) y el recurso de los anuncios es un hallazgo, al menos al principio. Me ha sorprendido la autocrítica que el autor se hace a través de una carta de una de las protagonistas y que resume algunas de las pegas que se le pueden achacar, aunque peca de modesto y se inculpa de algunas que realmente no lo son. En resumen, el libro me ha gustado y estoy seguro de que volveré a leer algo de Orejudo en breve.
Mi calificación: 7,5 sobre 10.

Comentarios

  1. Acabo de darme cuenta de que la Residencia de Estudiantes tiene web:
    http://www.residencia.csic.es/pres/presenta.htm

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista