Adiós, no más de 15

Acabo de escribir la última entrada en mi bitácora de al lado, la cual ha sido oficialmente clausurada. Durante un tiempo, que puede ser eterno, seguirá en línea, pero mi idea es enterrarla alguno de estos días. En el último post (el único que no es un cuento) cuento (valga la redundancia) mis intenciones literarias inmediatas, que pasan, o siguen pasando, por editar una bitácora en la que escribir una novela por entregas. No sé si seré capaz, de momento descansaré por una temporada y me dedicaré a buscar un viejo manuscrito en el que esbocé la historia que quiero ofrecer a la red.
Espero que a alguien le haya gustado. Descanse en paz No más de 15 al día.

Comentarios

  1. Una verdadera pena, pero tus razones son... eso si, esperaré a Crónica de Muchedumbres ;)

    ResponderEliminar
  2. Todo son ciclos. Espero la novela con nervios! Saludos

    ResponderEliminar
  3. Suscribo lo dicho. Una pena, pero todo tiene su principio y su final, y si el cuerpo te pide dar carpetazo y buscar proyectos nuevos, bienvenidos sean :)

    Yo también espero con impaciencia esa nueva novela :)

    ResponderEliminar
  4. Sí, una pena me pareció una propuesta que encajaba muy bien en la red. ¿Una novela por entrega? No es nada nuevo, el folletín tuvo épocas de gran esplendor y es posible que vuelva vía internet. La historia del soldado Schwejk fue publicada por entregas, de hecho quedó sin finalizar ese es uno de los riesgos que corremos los lectores... y el autor, claro.
    La publicación en la red condiciona el estilo, la estructura, el ritmo, ¿no son demasiadas cosas? ¿Por qué no en papel?
    Aprovecho para recomendar la última novela de Justo Sotelo, economista y escritor, al que tuve la suerte de tener como profesor. Está publicada por Huerga y Fierro y se titula La paz de febrero. Justo, de manera pausada y discreta, ha publicada tres novelas. Esta última es la que me ha parecido su mayor logro.
    Ánimo en las próximas aventuras.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sociedades Comparadas, de Jared Diamond

El principio del fin de la globalización

¿El plagio del rector de la URJC es solo bajeza moral o es consecuencia del sistema?