Ciudad de ladrones, de David Beniof

Una grata sorpresa para este verano de variadas lecturas. Esta novela narra las correrías de un adolescente de Leningrado durante una semana en pos del cumplimiento de una misión surrealista para salvar su vida. Acompañado por un soldado optimista y conquistador el protagonista recorre la ciudad, cruzándose por el camino con todas las miserias que una ciudad sitiada y aislada puede contener.
Durante esa semana, el chico conocerá a la que será su esposa, perderá a un amigo y matará a un par de soldados nazis. Y todo ello, por una docena de huevos.
La historia es muy atractiva y tanto los personajes como el ritmo narrativo son estupendos (aunque tengo que añadir que a mi abuela no le está gustando –claro que no sé si realmente la está entendiendo–). Beniof cuenta la historia por la boca de su abuelo, el que teniendo 15 años vivió el asedio de la ciudad y que sufrió la orden de encontrar una docena de huevos para un pastel de bodas. Sin embargo, algunos detalles resultan tan absurdos que cuesta distinguir si son realidad o más bien añadidos del autor.
Como decía, el ritmo de la narración es muy bueno y las cosas que les suceden al protagonista y a sus amigos te enganchan desde el principio. A lo largo de las páginas de la obra uno puede encontrarse con lo peor y lo mejor del género humano: caníbales, niñas prostitutas a la fuerza, partisanos sanguinarios, nazis, traidores, amigos de verdad, etc.
Mi calificación: 8,0 sobre 10 (merece la pena).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Trump: Bienvenidos a la era autista

¿El plagio del rector de la URJC es solo bajeza moral o es consecuencia del sistema?

De animales a dioses (sapiens), de Yuval Noah Harari