¿Dónde están los brotes verdes?


El presidente del Gobierno ha dicho hoy que ya hemos pasado lo peor de la recesión. Para ello ha comentado la notoria mejoría de alguno de nuestros vecinos, como Alemania y Francia que han dejado atrás las tasas de crecimiento intertrimestrales negativas. Sin embargo tan cerca como anteayer el INE corregía a la baja la tasa de crecimiento de 2008 y de 2007 (y al alza la de 2006). La corrección más intensa fue para 2008, en el que la cifra oficial pasó del 1,2% al 0,9%. Tres décimas. Pero es que ayer se publicaba el PIB trimestral, que era peor de lo previsto y nos llevaba a una tasa interanual históricamente negativa para el segundo trimestre: -4,2%.
Entonces: ¿en qué se basa el Gobierno para decir lo que dice? ¿Es que Zapatero es muy tonto o vive en una realidad paralela? Vaya por delante que no confío en la inteligencia de la clase política española: no es que carezca de ella, es que no la ponen al servicio de la sociedad a no ser que esté en juego su cabeza; pero en esta ocasión creo que hay algunas razones de peso para dar por medio buenas sus palabras (nótese: medio).
La primera, por desgracia, es que pocas cosas pueden ir a peor con intensidades crecientes. El ajuste de la construcción se ha llevado a cabo de manera rápida y con resultados dramáticos en el empleo, los concursos de acreedores pierden velocidad y las actividades inducidas (industria de materiales y empresas de servicios) han reajustado a su vez sus plantillas.
La segunda es que las medidas fiscales han comenzado a dar algunos frutos: recordemos la relativa mejora del paro registrado y el ligero aumento de la afiliación, o el aumento de las ventas de coches en agosto (recordemos que la decisión de compra de coche implica normalmente un compromiso de pago diferido en el tiempo). Aunque, posiblemente, de no lograrse que el consumo interno se reactive de aquí a diciembre, podamos asistir a un nuevo deterioro por la finalización del Plan E.
La tercera es que la confianza de las empresas y de los consumidores claramente han cambiado de tendencia, lo que se traduce también en una recuperación de las cotizaciones bursátiles, y lo que implica que sus expectativas no son a mucho peor, sino sólo a un poco peor.
La cuarta razón se deriva de la clara mejora en la economía mundial y las potenciales implicaciones que ello puede tener para nuestro turismo y para nuestras industrias, si es que logran mejorar su competitividad y darle un verdadero vuelco a la balanza de pagos, que de momento está recogiendo los frutos de un descenso de las importaciones.
En suma, es cierto que en España es bastante probable que comencemos a ver la luz al final del túnel, aunque, dada la intensidad de nuestro ajuste y los problemas enormes en el mercado laboral, esa salida se me antoja aún lejana. La destrucción de empleo tiene efectos demoledores sobre la confianza de las familias, las cuales no olvidarán fácilmente este episodio y no impulsarán el crecimiento con su consumo en mucho, mucho tiempo.

Comentarios

  1. Anónimo11:17 p. m.

    Me gustaría saber quién te paga a tí el sueldo: seguro que te pagan por ponerle el culo a los sociatas.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con Ud. Sr. Sayonara, diga lo que diga el Sr. Zapatero ésto va para muy largo. Inducido por el comentario que tan educada e inteligentemente hace el Sr. "anónimo" sobre este artículo, me he tomado la molestia de releerlo varias veces, era posible que este Sr. estuviese en lo cierto. Cuanto mas lo leía mas me convencía que el Sr "anónimo" no había entendido nada del mensaje.
    Estoy seguro que si lo lee Ud. mas detenidamente unas cantas veces mas, tal vez llegue a entender algo y darse cuenta lo injusto de su actitud.
    Con todo respeto, un cordial saludo para el Sr. Sayonara y para el Sr. Anónimo.

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente, si hay algo deben ser "brotes verdes" porque lo que son "hojas amarillas" deben de haberse caído ya casi todas, y es curioso porque la mejoría que está experimentando estos días la Bolsa, ese mercado tan sensible, hipocondriaco y manejable, es un indicativo de que el gran capital está volviendo a confiar en ella. Respecto de que los consumidores aprenderemos de esta crisis no lo tengo tan claro, para eso están la "caja tonta" y el Marketing publicitario; lo que sí que tengo claro es que se ha llevado a cabo una destrucción tanto de empleo como de actividad empresarial, es de cir de tejido productivo, que va a remodelar totalmente la sociedad, sólo quedarán una clase social de alto poder económico, mientras que las clases medias, al ser los únicos que soportaremos el coste de la solidaridad social, nos habremos diluído en las capas sociales más elementales. Al fin y al cabo ¿no sería esto tal vez lo que se perseguía con esta crisis financiera?.
    Y por cierto, el primer comentario a este artículo me ha parecido de una "capacidad mental" inaudita, ha hecho un análisis de la situación "rápido y sólidamente argumentado ", en fin, ¿qué se le a hacer?, estos individuos (porque además no dice quién es) siguen el mismo patrón de siempre: descalificando e insultando, lo típico de los tradicionales fascistas de siempre, menos mal que poco a poco van siendo ya una especie en vías de extinción.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea