Sakamura, Corrales y los muertos rientes, Pablo Tusset

Las vacaciones han sido pródigas en lecturas. De momento han caído cuatro, pero quiero comenzar por éste, porque es el más apropiado para unos días de desconexión completa. No se trata de una obra maestra de la literatura, es una sátira político-policial, ambientada en un futuro cercano, en una España cercana.
En un recóndito rincón de la Costa Brava comienzan a aparecer cadáveres de extranjeros sin muestras de violencia y con un rictus riente la mar de extraño. La Interpol manda a investigar a un inspector japonés, que aprendió castellano en un manual de una tele Sony, y el Ministerio del Interior español le pone para ayudarlo a un sargento chusquero de la Guardia Civil.
A lo largo de la historia van apareciendo multitud de personajes, a cual más disparatado, destacando algunos presidentes autonómicos y el propio presidente del Gobierno español.
Como ya he dicho, no pasará a la historia de la literatura, pero para pegarse unas cuantas risas, es estupenda.
Mi calificación: 7,5 sobre 10.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea