Blogger, Twitter, FaceBook y otros monstruos de la razón


Mi primera relación con el mundo social de Internet vino de la mano de Delicious y sus bookmarks colaborativos. Usé y uso esta herramienta para la docencia y para el trabajo, aunque la omnipresencia de Google y su velocidad, así como el estupendo Reader, han restado mucho de su atractivo (en realidad, ¿cuánto tiempo hace que no tiras de la libreta de direcciones/favoritos de tu navegador?).
El segundo paso, y el que más satisfacciones me ha aportado hasta el momento, fue la entrada en el mundo de los blogs –aunque prefiero la expresión castellanizada de bitácoras–. Primero usando la infraestructura de la Universidad de Almería y el programita iBlog. Posteriormente, usando algunas de las herramientas gratuítas de la Red, tales como Blogger o Bitácoras.com. Como ya he dicho, es la actividad en la que me siento más a gusto, ya que mi tendencia hacia la labia incontenible tiene mejor acogida aquí que en el resto de elementos de la web 2.0.
La tercera pata social fue no hace mucho, a finales de 2008, y consistió en la entrada en FaceBook. Al principio no le encontraba la gracia. La interface me parecía demasiado liosa, de hecho lo sigue siendo, aunque ya me he acostumbrado. El punto fuerte de FaceBook es su inmediatez y la facilidad para mostrar tus intereses a tus amigos y ver los suyos. La utilidad del CaraLibro, por tanto, está muy relacionada con la red de contactos que tengas y con el interés de las aportaciones de los mismos. También tiene la facultad de contactarte con personas que llegan desde tu más oscuro pasado, incluso a veces de ese pasado que querías mantener en el olvido.
Y hoy, finalmente, he dado el paso definitivo hacia el vocerío digital, dándome de alta en Twitter. Aún es pronto para hacer valoraciones. De momento, la pantalla es sencilla, limpia y sencilla de usar. Sin embargo, la limitación de espacio a la hora de escribir y la facilidad contribuyen sin duda a la inconsistencia de muchas de las entradas. Y, por tardón, he dejado de llamarme Sayonara, para ser Sayonada (que es lo mismo, pero dicho por un chino).
Al tiempo que iba profundizando en mi caída hacia lo más vecinal de Internet, tuve que ir conectando los diversos sistemas de relación: FaceBook con Blogger a través de las Notas del primero y de la creación de una insignia en este Capeando (mira la columna de la izquierda); de FaceBook con Twitter a través de una de las aplicaciones y, finalmente de Twitter con Blogger con éste Gadget (los resultados en la columna de la izquierda).
En fin, que ya estoy en los tres principales vecindarios de la red 2.0 y me dispongo a dar la lata a través de los tres sistemas. O lo que es lo mismo: por tierra, mar y aire ;-)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sociedades Comparadas, de Jared Diamond

¿El plagio del rector de la URJC es solo bajeza moral o es consecuencia del sistema?

Trump: Bienvenidos a la era autista