Entradas

Mostrando entradas de abril, 2010

Freakonomics, de Levitt y Dubner

Imagen
¿Qué tienen en común un maestro de escuela y un luchador de sumo? Este es el sugerente título del primer capítulo. Y, sí, los demás tienen títulos igual de sugerentes. Es éste un libro de economía que no lo parece. Fruto de la colaboración de uno de los economistas más atípicos de los últimos tiempos (en la línea de Becker, a quien considera su maestro) y un periodista aficionado a la economía, este volumen nos propone multitud de preguntas extrañas (de ahí lo de freak), esas a las que casi nunca un economista serio les dedicaría atención. Pero Levitt, en algún momento de su historia académica decidió que tal vez, usando las técnicas de la economía, podría encontrarles respuestas. Claro que lo único que necesitaba era contar con los datos adecuados para poder aplicar sus técnicas. Cosa que no siempre resulta sencilla.
La edición que tengo es una traducción de la edición estadounidense de 2006, revisada y aumentada de la primera edición de 2003. Esto significa que los autores tuvieron …

El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad

Imagen
Hace unos años emprendí la tarea de leer todos los clásicos de la literatura universal, luego de haber leído una gran parte de la novela latinoamericana desde los 60. El reto, creo que sobra decirlo, no fue cumplido: ni tengo la paciencia necesaria, ni mi curiosidad es capaz de retener mis ojos por mucho tiempo en una misma cosa. De aquella época quedaron una pequeña colección de clásicos (sobre todo de la literatura latina), algunas lecturas muy provechosas (como la del Quijote –cuando hube de hacerlo en el colegio, me apañé con una edición infantil y lo que recordaba de la serie de dibujos animados–).
Hace unos meses, cuando vi en el catálogo del Círculo de Lectores una edición ilustrada del libro de Conrad (por Ángel Mateo Charris), y recordando el placer cuasi orgásmico que sentí al ojear la edición de lujo de Las mil y una noches del mismo Club, no pude por menos que comprarlo. Los que alguna vez me han leído ya sabrán que estoy a la espera de que aparezca en el mercado español e…

Elegí un mal día para dejar de escribir

Hoy no era el día. Un correo de mi jefa pidiendo algo para ayer. Un correo de una colega queriendo cerrar temas. Un BEF por escribir, esbozado apenas en la cabeza. Una jornada para la semana que viene en mente. Hoy, repito, no era el día. Pero un correo de un amigo recibido la semana pasada no paraba de darme por saco en algún lugar del cerebro (posiblemente en la parte más primaria del mismo). El mensajito decía tal que así:


Pensamiento de Adrian Rogers (1931):
Todo lo que una persona recibe sin haber trabajado para obtenerlo, otra persona deberá haber trabajado para ello, pero sin recibirlo.. El gobierno no puede entregar nada a alguien, si antes no se lo ha quitado a alguna otra persona. Cuando la mitad de las personas llegan a la conclusión de que ellas no tienen que trabajar porque la otra mitad está obligada a hacerse cargo de ellas, y cuando esta otra mitad se convence de que no vale la pena trabajar porque alguien les quitará lo que han logrado con su esfuerzo, eso... mi querido…