Adiós abueli

Hola abueli. Ya sé que hoy no es mi día de visita. De hecho, no lo volverá a ser nunca más. Pero ésta es una visita por escrito y, por lo tanto, intemporal. Además, ya sabes que destilar el dolor a través de las palabras es un ensalmo ideal para calmar el alma. Y hoy lo necesito.
Fiel a tu costumbre, te has terminado saliendo con la tuya, sin darnos siquiera tiempo para despedirnos. Se me han quedado en el tintero algunos te quiero, el penúltimo episodio de las azañas de Javi y enseñarte las fotos del cumpleaños de Jorge. El único al que has faltado. Sí, ya sé que eran 13, y con la mala suerte no se juega. Por cierto, tendrías que haber visto lo bien que se ha comportado cuando se lo he dicho: ya es todo un hombre y no ha querido contribuir a mis lágrimas. Aunque le he visto morderse los labios y aguantar las suyas en el borde de los ojos. En eso se parece a tí, le cuesta expresar sus sentimientos.
A tu Javi no le hemos dicho nada, seguramente no lo entendería o incluso preguntaría si a la vuelta le traerías un regalito. No se siquiera que le diré cuando pregunte el próximo domingo sobre por qué no voy a verte.
A lo largo de hoy han ido llegando mis hermanos, bueno aún Sonia viene de camino. Como siempre ella es la que más llorará: es la más empática de los cuatro. Así que, en cierto modo, has logrado tener a toda tu familia en torno tuyo. Sólo ha faltado la peque, aunque ha estado en fotografía y todos han dicho que es preciosa (lo que hubieras presumido).
Ahora toca seguir sin tu presencia, sin tus broncas y tus indirectas directas al corazón. Toca saber que ya nunca volveré a probar unas croquetas como las tuyas y que en la calle Javier Sanz ya no estará más que tu sombra asomada a la terraza del cuarto.
Adiós abuela. Adiós.
Sólo una cosa más: por mucho que te empeñes no soy ni el más guapo, ni el más listo de los nietos. Pero gracias por decirlo.

Comentarios

  1. Siento lo de tu abuela. Ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3:21 p. m.

    Bonito y emotivo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sociedades Comparadas, de Jared Diamond

¿El plagio del rector de la URJC es solo bajeza moral o es consecuencia del sistema?

El principio del fin de la globalización