Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2011

Confianza y fragilidad

Este artículo me lo ha pedido el periódico Agricultura Sí para el viernes, pero viendo el desenlace de la situación y que tenía un par de horas perdidas en Barajas, he decidido adelantar su entrega.

Hace unos años escribía en un libro sobre el sistema agroalimentario mundial que este sector y el financiero compartían una materia prima común: la confianza. Los consumidores de servicios financieros confían en que las entidades en las que tienen depositados sus ahorros se los devolverán al completo llegado el caso, de la misma forma que se fía de un pedazo de papel en el que aparecen unas cifras en euros, a pesar de que el propio papel tiene muy poco valor. En el caso del agroalimentario, los consumidores creen que los productos que se exponen para la venta en los lineales de los supermercados y en las baldas de los puestos son aptos para el consumo. Los sistemas de alerta alimentaria y multitud de reglamentaciones nacionales e internacionales velan por que esa garantía sea cierta. De ah…

Las frutas y hortalizas en el contexto mundial

Este artículo me lo ha publicado El Economista hoy. Habrá ampliación, ya que el espacio que me han dado era demasiado pequeño:

La FAO nos predice el crecimiento de la demanda mundial de alimentos y la incapacidad a corto plazo de la oferta para ajustarse. Ésta sería la principal causa del aumento de los precios de los alimentos que, por otra parte, corre sospechosamente parejo al de las materias primas. Sin embargo, los productores de frutas y hortalizas españoles y, por ende, los andaluces, llevan años viendo decaer las cotizaciones de sus productos en términos reales. ¿Qué está pasando? La demanda alimentaria, es cierto, tiende a crecer merced a dos movimientos tendenciales de amplia influencia como son el aumento de la población mundial, por un lado, y el aumento del consumo per cápita derivado de las ganancias de renta de amplias capas de población en los países emergentes. Estas poblaciones, además, como demostrativo de su nuevo estatus, consumen bajo un patrón cada …

Desde el fondo del pozo se ve la luz

Imagen
Los que tienen la santa paciencia de seguirme por Twitter (@Sayonada) ya sabrán que comencé la semana en Valladolid, en el Seminario sobre Política Económica organizado por la Facultad de Económicas de la Universidad de Valladolid y patrocinado por la Fundación Cajamar, entidad que me paga el sueldo cada mes. En dicho seminario participaron Antonio Torrero, Juan Velarde y José Luis Feito. Como pueden imaginar mis lectores actuales y ya sabe mi batallón de seguidores (no se crean, 3 ó 4, no más) las conclusiones de aquella jornada eran, cuanto menos, sombrías. El panorama dibujado por estos tres economistas era muy negativo, aunque lo que más me preocupó fue la sombría visión  que sobre nuestra situación financiera planteaba Torrero. En charla aparte él mismo llegó a describir su diagnóstico como catastrofista, si bien luego añadía que, dado que a su alrededor no veía tanto pesimismo como el suyo, debía ser que estaba equivocado. Desde luego, eso espero. Como digo, el comienzo de seman…